El rey de España se recupera, mientras siguen las críticas de ecologistas

El rey Juan Carlos, que seguía recuperándose este lunes de una fractura de cadera que se produjo durante un viaje privado a Botsuana, continúa siendo blanco de las críticas, especialmente de organizaciones ecologistas que dicen que el monarca fue a cazar elefantes.

Desde que fue intervenido el sábado en la clínica San José de Madrid, donde los médicos le colocaron una prótesis, el monarca, de 74 años, «ha tenido una evolución muy positiva y ha podido descansar, de nuevo, esta noche», informó la Casa Real en un comunicado.

El rey «sigue con el programa de recuperación intensiva. La fisioterapia evoluciona satisfactoriamente y actualmente, además de caminar, se levanta y se sienta con autonomía. La movilidad es prácticamente completa y natural», añadió.

La Casa Real no ha comentado el motivo del viaje privado a Botsuana del Rey, que tuvo que ser repatriado de urgencia, pero las asociaciones de defensa de los animales, siguiendo a los medios, afirman que fue para cazar elefantes, permitido en el país africano pagando entre 7.000 y 30.000 euros.

Una foto del rey posando en 2006, escopeta en mano, delante de un elefante muerto en ese país y publicada en varios rotativos españoles el domingo, ha contribuido a alimentar el escándalo.

El forum Actuable ha puesto en línea una petición pidiendo que el rey deje el puesto de presidente de honor de WWF España, la cual ha reunido ya más de 40.000 firmas en internet.

En un tweet, WWF afirma que «hará llegar a la Casa Real los comentarios y reitera su compromiso con la conservación de los elefantes».

Por otro lado, el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, criticó que el Rey supuestamente se dedique a estas actividades cinegéticas cuando España atraviesa una dura crisis económica.

«Ha llegado el momento en que la Casa Real se plantee, en este caso, el Jefe del Estado, que tiene que elegir entre las obligaciones y las servidumbres de las responsabilidades públicas o una abdicación que le permita disfrutar de una vida diferente», aseguró Gómez el domingo a los periodistas.

«No es lo que esperábamos los españoles de la Casa Real en momentos de crisis. Es poco edificante», añadió Gómez.

Compartir: