Y Barack Obama le pidió un café doble al mismísimo Juan Valdez…

Cartagena de Indias. (15/04/2012). Barack Obama no creía lo que veían sus ojos. Si bien en su mente está presente el logosímbolo que vio en un rascacielos de Times Square, en Nueva York, en los encuentros del US Open o en exclusivas locaciones alrededor del mundo, la noche del sábado descubrió que Juan Valdez es un personaje de carne y hueso. El hombre más poderoso del planeta se impresionó cuando el ícono del más suave café del mundo, tan famoso como él, ofreció servirle un café. Y Obama pidió que fuera doble.

La cena en la Casa de Huéspedes Ilustres -sede presidencial sobre el Caribe- fue servida a las 22H30 del sábado. En una noche mágica –las mismas que describe el nobel Gabriel García Márquez–, el presidente de Estados Unidos probó un espumoso y exquisito café colombiano tipo exportación. Los aires del ritmo folclórico del vallenato, interpretados por Carlos Vives y Fonseca, completaron el marco perfecto de la velada.

Obama disfrutó de la cena, junto a los Jefes de Estado y de Gobierno y cancilleres de los 33 países participantes de la VI Cumbre de las Américas. De repente, hasta la mesa principal llegó un hombre de sombrero y bigote inconfundible. El revuelo fue evidente. El murmullo de los mandatarios no se hizo esperar. Se trataba de Juan Valdez, embajador de millones de colombianos que viven de producir el “mejor café del mundo”. Valdez, de poncho y carriel, prendas típicas de la región cafetera colombiana, saludó a Obama.

El presidente estadounidense se declaró sorprendido, y confesó a sus compañeros de mesa que siempre creyó que Valdez sólo existía como logosímbolo. Pero ‘Juan’, como lo saludó, tomó una jarra de plata -con el logo de Café de Colombia- y le sirvió el líquido que es producto del trabajo de recolectores, tostadores, distribuidores y exportadores.

Obama disfrutó más de una taza de café Volcán, llamado así por su sabor fuerte y exquisito aroma. Luego de ‘catarlo’ calma, se enfrascó en una exquisita conversación, como lo hacen millones de habitantes del planeta, acompañados del delicioso café colombiano.

Fuente: Jesús Gómez – Prensa de la VI Cumbre de las Américas

 

Compartir: