A puerta cerrada se discute declaración de VI Cumbre de las Américas

Cartagena.- El retiro de los jefes de Estado y de gobierno que asisten a la VI Cumbre de las Américas inició la mañana de este domingo en extrema reserva en un salón del Centro de Convenciones de este balneario del Caribe colombiano.

Los 31 gobernantes que participan en el cónclave ingresaron al recinto tras tomarse la foto oficial de la cita en la explanada del Centro de Convenciones e iniciaron un encuentro a puerta cerrada, incluso sin la presencia de sus cancilleres.

El tema de la incorporación de Cuba a estos foros hemisféricos, los cuestionables resultados de la lucha mundial antidrogas y la soberanía argentina sobre las islas Malvinas han sido algunos de los temas álgidos abordados por los mandatarios durante la cumbre.

La VI Cumbre de las Américas inició la mañana del sábado en este balneario colombiano y por la tarde los gobernantes realizaron su primera sesión plenaria a puerta cerrada.

Los países de América Latina y el Caribe respaldan la incorporación de Cuba a las Cumbres de las Américas mientras que sólo Estados Unidos y Canadá rechazan esa iniciativa, lo que amenaza con dejar a este cónclave sin una Declaración Final por falta de acuerdo.

El hermetismo que predominó en la primera sesión de trabajo del sábado, cuando el presidente colombiano Juan Manuel Santos, anfitrión de la cita, canceló la transmisión del debate por circuito cerrado de televisión, se mantendrá en la jornada de este domingo.

El presidente boliviano Evo Morales señaló esta mañana a periodistas que esta cumbre concluirá sin una declaración política ante la falta de consenso en temas como Cuba y las islas Malvinas, de lo cual responsabilizó al gobierno de Washington.

Ante la posición de Estados Unidos y Canadá sobre la participación de Cuba en las cumbres hemisféricas, Morales y el canciller venezolano Nicolás Maduro han planteado que esta será la última cumbre si se mantiene el veto al gobierno de La Habana.

Además del tema de Cuba y las islas Malvinas, la propuesta de abrir un diálogo para revisar la actual estrategia hemisférica de combate a las drogas es otro de los asuntos delicados de esta cita.

Por una parte, Estados Unidos se opone a cualquier tipo de despenalización del consumo de drogas, y por otra, Guatemala defiende esa opción ante el rotundo fracaso de la actual estrategia, basada en la represión.

El bloque mayoritario lo lidera Santos, quien está convencido de que la estrategia antidrogas es cuestionable y que ello obliga a abrir un debate en el que se analicen todas las opciones y se escuchen todas las voces.

Con la postura de Santos están Argentina, Brasil, Chile, México y algunos países de Centroamérica, una región que en este momento está amenazas por la violencia generada por las mafias de la droga que operan en el área.

Compartir: