Foto Oficial Jefes de Estado asistentes a la VI Cumbre de las Américas

Tomada a las 10H12 (15H12 GMT). Fotografía oficial de los Jefes de Estado y de Gobierno de los 33 países participantes en la VI Cumbre de las Américas, que concluye este domingo en el puerto caribeño de Cartagena de Indias, Colombia.

De los 34 mandatarios que se esperaban, el sábado sólo acudieron 30. Dos de los ausentes tenían una excusa médica; otro había anunciado previamente que no iría, por motivos políticos, y un cuarto que, el viernes, a última hora, canceló. Los asientos destinados a los jefes de Estado de de Venezuela, Hugo Chávez; Haití, Michel Martelly; Ecuador, Rafael Correa, y Nicaragua, Daniel Ortega, quedaron vacíos, mientras que al dictador cubano Raúl Castro directamente no se le habilitó un asiento, lo que dio bastante que hablar.

El venezolano Hugo Chávez mantuvo el misterio hasta último momento. Tenía previsto viajar a La Habana en la noche del sábado, a continuar con el tratamiento contra el cáncer que lleva a cabo en la Isla, aunque no descataba una escala en Colombia. Finalmente, tras varios amagues, y en medio de rumores sobre una recaída en su salud  que llegaron incluso a afirmar por primera vez que el bolivariano se bajaría de la carrera presidencial, el mandatario alegó que sus médicos le aconsejaron reposar, y se ausentó, dejando para otra oportunidad un cruce personal con Barack Obama.

Chávez había apoyado la iniciativa de su par ecuatoriano, Rafael Correa, de no asistir mientras no fuera invitada Cuba, pero tras una hábil maniobra de la diplomacia colombiana en La Habana finalmente aceptó.

No fue el caso de Correa, que mantuvo firme su decisión de no participar en ninguna cumbre que excluya al régimen de los Castro. De hecho, fue el ecuatoriano quien propuso, en febrero pasado, a sus socios de la ALBA que no fuera ninguno de ellos porque Cuba debía estar presente. Finalmente, el bloque que agrupa a Venezuela, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, San Vicente y Granadinas, Dominica y Antigua y Barbuda anunció el sábado que no participará de ningún otra cumbre en la que Cuba no esté invitada. «La hermana República de Cuba, como parte integrante de nuestra América, tiene el derecho incondicional e incuestionable de estar presente y participar en un plano de igualdad soberana en este foro», dice la nota.

La nota fue difundida después de que el canciller venezolano, Nicolás Maduro, anunciara que el presidente Hugo Chávez iba a viajar directamente a La Habana para continuar con su tratamiento de radioterapia, sin hacer escala en Cartagena para asistir durante unas horas a la cumbre, como tenía previsto.

El tercer ausente proviene, también, del bloque bolivariano. El nicaragüense Daniel Ortega canceló a última hora del viernes, mismo día en que debía llegar a Cartagena, sin ofrecer razones a los organizadores sobre su cambio de planes. Por unas horas, Ortega mantuvo el misterio en torno a su cancelación, cuyas motivaciones, al conocerse, no sorprendieron a nadie.

El ex guerrillero había dicho días atrás que no podía sentirse cómodo en la Cumbre, aunque había confirmado su presencia. «Siento vergüenza de estar participando en esta Cumbre con la ausencia de Cuba», había declarado. Tras el faltazo, el mandatario se excusó: «Con qué cara puedo aparecerme en esa Cumbre después de haber dicho esto, con qué cara».

Otro exponente del «Socialismo del Siglo XXI«, el boliviano Evo Morales, viajó hasta Cartagena, pero amenazó con retirarse antes de tiempo, disconforme con la decisión de mantener privadas las deliberaciones de los delegados oficiales. «He decidió no acudir. ¿Para qué?«, dijo Morales a el periódico colombiano El Tiempo, cuando le preguntaron si iría a la ceremonia de cierre.

Por último, el presidente haitiano Michel Martelly postergó y luego canceló su participación en la cita hemisférica por las dolencias que aún le causa una operación en el hombro a la que se sometió la semana pasada. En su reemplazo, envió a su ministro de Exteriores, Laurent Lemothe.

 

 

Compartir: