Por la paz, Santos recibe nuevos apoyos de columnistas de prensa

Bogotá, 08 de Junio ¬_RAM_ La paz, como valor supremo de la sociedad, pregonada por el presidente y candidato de la Unidad Nacional, Juan Manuel Santos, recibió nuevos pronunciamientos de respaldo de columnistas de prensa.

Aunque mantienen su posición crítica, en sus acostumbrados espacios de opinión, María Jimena Dussán y Daniel Samper Ospina, anunciaron este domingo, en la revista Semana, su voto por Santos.

También expresaron su respaldo al proceso de paz que lidera el presidente y candidato, generadores de opinión como María Elvira Samper, Socorro Ramírez, Luis Noé Ochoa y Alejandro Reyes.

Con anterioridad se habían pronunciado María Isabel Rueda, Ramiro Bejarano, Laura Gil, Héctor Abad Faciolince, Rudolf Hommes, Antonio Caballero, Gabriel Silva, Eduardo Verano, Enrique Santos Molano, Francisco Cajiao, Juan Daniel Jaramillo, Rafael Orduz y Rafael Silva, de la Silla Vacía, La República, El Tiempo, El Nuevo Siglo, El Espectador, Dinero, El Colombiano y Vanguardia Liberal.

La paz y el voto por Santos

María Jimena Dussán: “Por eso voy a votar por Juan Manuel Santos. Lo hago por convicción a sabiendas de que me separan muchas cosas; de que no me veo representada en su unidad nacional ni en muchas de sus políticas. Sin embargo, creo que ha tenido la audacia que no han tenido otros presidentes de hacer un alto en sus odios para abrir la compuerta y buscar finalizar el conflicto. Me cansé de la guerra, y de los que se nutren de ellas. Quiero vivir en un país normal donde se respeten las ideas y la vida y no los panfletos y la muerte”.

Daniel Samper Ospina: “Votaré por Santos. Suena horrible, pero es así. Y cruzo los dedos para que salga a flote lo peor de él, para que fluya su maldad y pueda derrotar al Mussolini antioqueño.
Así es la vida. Votaré por Santos para atajar a Uribe. Y en caso de derrota ahogaré penas en Las Acacias. Pediré media de aguardiente y uchuvas, porque ya con Uribe en el poder sobrará el coco”.

María Elvira Samper: “Nunca antes se había avanzado tanto en una negociación con las Farc, nunca un gobierno había estado más cerca de un acuerdo para poner fin al conflicto armado. Nunca hubo tanto apoyo internacional, incluido el de Washington. Firmar el acuerdo significaría un gran avance político y la posibilidad de crecer más y de destinar más recursos al desarrollo social. Aun así, el proceso ha sido el principal blanco de ataques del expresidente Uribe y sus fieles, que afectados convenientemente por trastornos de memoria olvidan los varios intentos frustrados del gobierno de la seguridad democrática de negociar con las Farc y el fracaso de las rondas con el ELN en Cuba, que entonces sí les parecía el lugar adecuado para dialoga”.

Socorro Ramírez: “En Colombia estamos ante una elección en la que se enfrentan el presidente Juan Manuel Santos y el expresidente Álvaro Uribe en cabeza de Óscar Iván Zuluaga. El Presidente tiene muchas limitaciones, pero ha hecho un gobierno de respeto a la ley, a las otras ramas del poder, a la política y a los movimientos sociales. Adelanta con discreción y tino negociaciones para poner fin al conflicto armado y busca reconocer a las víctimas, restituirles sus tierras y sus derechos conculcados”.

Luis Noé Ochoa: “Por eso, porque mis seguidoras me lo pidieron, después de un plenum con la dirigencia nacional, hemos tomado la decisión de apostarle a la paz y acogemos el nombre del presidente-candidato, Juan Manuel Santos. Así que, sin mermelada, pues somos diab… éticos, invito a las 26 afiliadas y a los miles de seguidores y seguidoras polvistas a votar por Santos, con quien más afinidad tenemos, no solo en el tema de la reconciliación, sino en otros de sentido social del gobierno Santos”.

Alejandro Reyes Posada: “En el otro extremo, liderada por Juan Manuel Santos, una coalición modernizante quiere terminar la guerra y hacer las reformas sociales indispensables para transformar a Colombia en una sociedad más igualitaria y democrática, para que despliegue su verdadero potencial. Nunca ha sido más clara la disyuntiva entre dos candidatos presidenciales y nunca la ética ha pesado tanto en una elección”.

Compartir: