El nuevo puente de Pumarejo en Barranquilla costará $720 mil millones

El nuevo puente Pumarejo tendrá un costo de $720 mil millones, obra para la cual el Gobierno nacional espera abrir la licitación en menos de un año.

Jorge Fandiño, representante de la firma Ecopuentes contratada por Invías para elaborar los estudios y diseños definitivos del nuevo puente en Fase III, presentó el proyecto final en el marco del VII Encuentro Regional de Infraestructura que culminó ayer en Barranquilla.

El contratista indicó que, según el resultado de su estudio, el costo directo del proyecto está en $420 mil millones, pero al incluir el valor de las vías, las obras complementarias y de adecuación, además de la interventoría, suma en total unos $720 mil millones.
La ministra de Transporte Cecilia Álvarez-Correa aseguró que el Gobierno nacional se ha comprometido con la financiación de este proyecto y recordó que el presidente Juan Manuel Santos, en reciente visita a la Barranquilla, anunció que había recursos por medio billón de pesos para la obra.

“Es un compromiso del Gobierno nacional”, dijo la ministra quien explicó que el presidente dio la orden al Ministerio de Hacienda para que apropie los recursos de la financiación del proyecto.

Sostuvo que el diseño final se seguirá socializando ante los diferentes sectores de la región. “En caso de que se requieran hacer ajustes se realizarán”, agregó. De acuerdo con Fandiño, los diseños del nuevo puente, que reemplazará al actual, cumplen con “altos estándares de ingeniería”.

Explicó que será un puente mixto con una luz central atirantada de 380 metros y dos accesos con luces de 70 metros. El sistema constructivo que la firma propone usar es tecnología de punta que incluye el uso de vigas especiales para los accesos que agilizan el proceso para trabajar con cronogramas más cortos.

El experto informó que el puente contará con dos calzadas de tres carriles cada uno, con una ciclovía en cada calzada de 1,50 metros y una vía peatonal de 2,50 metros.
El gálibo del puente será de 45 metros y permitirá el paso de buques medianos y pequeños, que, dijo el contratista, constituyen el 70% de transporte marítimo en el mundo.

El separador central tendrá un ancho de 38,1 metros y estará acoplado con las características viales del proyecto de intercambiador vial del corredor portuario de Barranquilla.

La construcción está proyectada para cuatro años mientras que la demolición del actual puente tomará un año.
El proceso de demolición tendrá un costo de $25 mil millones y se realizará bajo normas estrictas para no generar impacto en la zona.

La demolición se adelantará una vez terminen las pruebas de carga del nuevo puente. Para ello se usarán equipos de corte de broca o de agua a presión para cortar por tajadas las columnas.

El Heraldo

Compartir: