Coca-Cola ganó un pleito a Alpina y Postobón por registro de signo tridimensional

La Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, concedió el registro de un signo tridimensional, en segunda instancia, que fue solicitado por Coca- Cola, a pesar de las oposiciones que presentaron Alpina y Postobón.
La solicitud realizada por la multinacional de bebidas fue para tener la titularidad del signo tridimensional de un envase de botella para amparar productos de la clase 32 como cerveza, aguas minerales, gaseosas, bebidas sin alcohol, bebidas de frutas y zumos, entre otras preparaciones.

Por considerar que el signo tridimensional carecía de distintividad y que “los productos de la clase 32 son usualmente empacados en recipientes idénticos a la marca solicitada”, la empresa productora de alimentos y derivados lácteos Alpina S.A. presentó oposición contra el registro marcario.

Entre otros argumentos mencionados en el documento, la firma apoderada de Alpina indicó que la empresa tenía registros marcarios en la misma clase que la solicitante.

En cuanto a la forma usual del signo tridimensional requerido por Coca-Cola, en la oposición se aseguró que, según la Comunidad Andina, se debe evitar que a través del derecho marcario una compañía tenga los derechos exclusivos “sobre los empaques comúnmente utilizados por otras empresas para presentar productos del mismo género”, confirma el recurso de oposición.

En los alegatos de Alpina, se afirmó que para que un envase pueda ser registrado debe tener elementos diferenciadores significativos, y el signo solicitado no tenía dichas características que lo hicieran diferente a otros envases usados.

Otra de las compañías que se opuso al registro fue Postobón, que coincidió con los argumentos de Alpina, al mencionar que el signo tridimensional que pretendía registrar la multinacional correspondía a una forma usual de empacar productos de la clase 32, por lo que no aportaba nada nuevo e innovador.

Esto generaría en los consumidores un inconveniente para diferenciar el origen empresarial de los productos que estén empaquetados. “La forma de la botella, por sí sola, no tiene la capacidad de identificar un producto de la clase 32”, se dijo en el texto.

Coca-Cola responde
Para la firma Brigard & Castro, apoderada de Coca-Cola, en el documento de respuesta a las oposiciones refutó la idea de que el signo tridimensional de un envase de botella con tapa, careciera de distintividad.

Sobre la forma usual del envase para identificar productos de la clase 32, para los abogados de Coca-Cola era muy poco probable que un signo consistiera exclusivamente en la forma usual de un jugo o una bebida gaseosa. “El diseño solicitado consiste en la silueta de un envase destinado a contener productos como agua y bebidas de fruta” se consignó en la respuesta a las oposiciones. La Superintendencia en primera y segunda instancia concedió el registro a Coca-Cola bajo los supuestos de que la marca tridimensional tenía elementos distintivos.

El diseño que consistía en una botella de cuello corto y un cuerpo con una serie de anillos que formaban un relieve, donde descendían en una serie de pequeños círculos, y una base con una serie de depresiones cóncavas y simétricas, resultó para la autoridad lo suficientemente diferente y con “potencial” de distinguir productos en el mercado.

Aunque Postobón y Alpina apelaron, la decisión contenida en la primera resolución, la Superindustria confirmó el fallo en segunda instancia, puesto que el diseño del signo tridimensional, según la autoridad, presentaba determinadas características como sus curvaturas, agarre y relieve que lo hicieron digno del registro.

Para María Fernanda Castellanos, socia de la firma Brigard & Castro, apoderada de Coca-Cola, “el diseño de envase solicitado como marca fue fruto de un trabajo intelectual encaminado a asociar en el consumidor una serie de sensaciones y emociones cuidadosamente seleccionadas y conceptualizadas por The Coca-ola Company, relacionadas con los efectos de fluidez, movimiento y dinamismo”.

Las razones explicadas por la firma solicitante fueron suficientes para que se otorgara el registro del signo figurativo de un envase de botella en clase 32 y se declaran infundadas las oposiciones de Alpina y Gaseosas Postobón.

Compartir: