El G7 descarta nuevas sanciones a Rusia y reclama un impulso diplomático en Ucrania

Los líderes de las siete potencias más industrializadas del mundo (G7) -Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Japón y Canadá- optarán por apurar la vía diplomática para resolver las tensiones políticas y territoriales en Ucrania y descartan una nueva ronda de sanciones contra Rusia. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que actúa como anfitrión de esta cumbre, ha asegurado que «en estos momentos hay una vía diplomática disponible para comprobar si Rusia está preparada para garantizar un mayor compromiso con la estabilidad en Ucrania».

Ésta es la primera cumbre del G7 que se celebra en Bruselas y sustituye a la reunión del G8 (es decir, estos mismos países más Rusia) que estaba prevista en la ciudad rusa de Sochi.

La decisión de excluir a esta potencia se adoptó el pasado marzo tras la anexión de Crimea y el envío de tropas a la frontera con Ucrania. «Esta decisión demostró que las acciones [de Moscú] tienen un coste político», ha reconocido Van Rompuy.

A escasas horas de que comience esta reunión, la impresión es que Estados Unidos defiende una posición más amenazante que los socios europeos. En una declaración pública realizada en Varsovia, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha condenado las «tácticas oscuras» que está utilizando Rusia. «No aceptaremos la ocupación rusa en Crimea y sus violaciones de la soberanía de Ucrania», ha dicho en Varsovia, donde se ha reunido con el presidente electo ucraniano Petro Poroshenko.

EEUU no quiere mano dura

No obstante, tampoco Estados Unidos está dispuesto a endurecer las sanciones, al menos hasta ver qué agenda política desarrolla Poroshenko y cómo se implementa el plan de pacificación en el Este del país que está a punto de presentar. Obama considera que los ciudadanos ucranianos han hecho una «elección sabia» con este político y ha garantizado más apoyo al país con el incremento de material militar no letal. La Casa Blanca ha informado después de la aprobación de un paquete adicional por valor de 23 millones de dólares.

La UE quiere cooperación

La Unión Europea también quiere dar un impulso a la cooperación con Ucrania mediante esta cumbre. Por un lado, se completará la firma del acuerdo de asociación antes del próximo 27 de junio y, por otro, la Comisión está preparando una conferencia internacional de donantes que tendrá una primera reunión a principios de julio en Bruselas, según ha avanzado el presidente del Ejecutivo comunitario, Jose Manuel Durao Barroso.

El comunicado que salga de esta cumbre del G7 no incluirá grandes novedades respecto al lenguaje utilizado con Rusia en las dos últimas semanas. El viernes la mayoría de estos líderes tendrán previsiblemente encuentros bilaterales con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Normandía, por lo que la estrategia política desaconseja endurecer el tono justo ahora.

Van Rompuy también ha confirmado que la UE firmará los acuerdos de asociación con Moldavia y Georgia antes de que concluya este mes y ha pedido a Moscú que coopere en el restablecimiento de la situación en este nuevo escenario postelectoral.

Junto al tema ucraniano, las mayores potencias del mundo abordarán otras cuestiones como la estrategia energética y las relaciones comerciales. Van Rompuy también ha admitido que, aunque no está en la agenda oficial, es posible que en «los márgenes» de esta cumbre discuta con los líderes europeos los posibles nombres de candidatos para presidir la Comisión Europea.

El Mundo

Compartir: