«La Guerra O La Paz»

Por Eduardo Lozano M.

Bogotá, 01 de Junio ¬_RAM_ Con las elecciones del 25 de Mayo por fin terminó, al menos en su primera fase, la campaña política adelantada por cinco colombianos, entre ellos el presidente de la república Juan Manuel Santos, quien aspira a un segundo mandato por 4 años a partir del próximo 7 de Agosto.
Una campaña envuelta en medio de los escándalos, las denuncias y los ataques verbales que antes de enorgullecernos a muchos nos avergonzaron ante los ojos del mundo, que en las últimas semanas estaba expectante por lo que ocurriera con el futuro político de Colombia.
Las cifras arrojadas durante esta votación nacional, no fueron realmente contundentes como para pensar que inmediatamente se conocieran los resultados podríamos establecer el nombre de quien regiría los destinos del país en los 4 años siguientes. Por el bajo porcentaje de votación y los guarismos similares logrados por los dos candidatos que fueron en punta, se hace necesario acudir a la fórmula de una segunda vuelta electoral el próximo 15 de Junio.
Lo que el país no esperaba era que Oscar Iván Zuluaga, protagonista de insultos y escándalos, protegido por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, tuviera una mayor votación que el candidato presidente Juan Manuel Santos. Las cifras aunque no fueron contundentes (apenas 500 mil votos de diferencia), dejan una lectura incierta.
Si las banderas de Santos se agitan en favor de la paz en Colombia, las de Zuluaga se agitan por todo lo contrario. Como lo sostuvo en su campaña para este primer round electoral que desembocó en una segunda vuelta.
Zuluaga afirmó en la plaza pública que «en cuanto sea presidente les daré una semana de plazo a las guerrillas de las Farc para que acepten una negociación para la paz o de lo contrario terminará los diálogos que hace más de 1 año se llevan a cabo en La Habana, Cuba.»
Así las cosas, con estos dos candidatos que volverán a enfrentarse electoralmente el 15 de Junio, quedamos para definir con el voto entre la paz y la guerra.

Apatía Del Elector

De lo que sí estoy seguro es que en Colombia, quizás por esta campaña que pasará a la historia por la serie de ataques e improperios, alejada del debate y de las propuestas políticas, el elector primario pasó de un momento a otro a suspender su voto para convertirse en un espectador más, como rechazo a la forma como esta se adelantó por parte de los candidatos más opcionados.
De un potencial electoral de 32 millones 975 mil 158 ciudadanos en capacidad de votar, apenas acudieron a las urnas 13 millones de electores que distribuyeron sus votos entre los cinco aspirantes a la primera magistratura. Quienes volverán a enfrentarse en los comicios del 15 de Junio (Santos-Zuluaga) no lograron más de 4 millones cada uno y la diferencia entre uno y otro no pasó de 500 mil votos.
De continuar así las cosas, si los aspirantes finalistas de estas elecciones del 25 de Mayo no corrigen sus actitudes y se enmarcan en una campaña ceñida a las normas de ética y respeto, el presidente que se elija en Junio no tendría a su favor más de 6 millones de votos a su favor.

Compartir: