Mindefensa pide no politizar la fuerza pública

En medio de una campaña electoral en la que los temas de paz y seguridad se han convertido en las principales armas de ataque y controversia de lado y lado, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, ha tenido que capotear las intenciones que desde algunos sectores se han tejido para involucrar a las Fuerzas Armadas en la contienda.

Sobre este tema, la reciente tregua de las Farc y el Eln, el Catatumbo y el panorama de las bandas criminales en la región, La Opinión dialogó con Pinzón durante la visita que el alto funcionario hizo esta semana a la ciudad.

¿Qué balance tiene de la tregua electoral de la guerrilla?
En esto siempre mantengo una postura escéptica porque esos grupos de una u otra manera son los que tienen hoy el deber de comprobarles a los colombianos que realmente tienen buena fe. Siempre al final, de alguna forma, hacen trampa, se comportan de manera inapropiada y eso no es sorpresa.

¿Hay certeza de que estos grupos no tienen que ver con los ataques durante la tregua en Norte de Santander, en los que murió un policía?
Se ha hablado de que es el Epl, pero mantengo mi escepticismo. Lo más importante es que la Fuerza Pública haya reaccionado a estas intenciones, independientemente de cualquiera que está detrás de esto.

Si el Epl tiene alianzas con las Farc en el Catatumbo por el negocio de la droga, ¿pudieron por ahí camuflarse los ataques?
No hay duda de que todos estos grupos al final se interrelacionan por la droga, por la minería ilegal, la extorsión o el contrabando de algún bien a través del cual se lucran y terminan creando redes de criminalidad.

¿Qué radiografía tiene hoy del Catatumbo en lo que respecta al accionar de los grupos ilegales?
En los últimos dos años, en el Catatumbo se dieron los golpes más decisivos que se le hayan podido dar a las Farc en esa zona. Cayó ‘Danilo García’, el ‘Negro Eliécer’ y han caído varios jefes. La desmovilización en este sector ha sido impresionante y el trabajo conjunto con la Fiscalía ha permitido este año cerca de 40 capturas de terroristas de las Farc o del Eln. Pero no hay duda de que las redes de apoyo al terrorismo allí han ido penetrando ciertas organizaciones campesinas. Por eso también se ha hecho un esfuerzo grande para movilizar inversión social.

¿Cuál es el avance de su despacho frente a los compromisos del documento Conpes firmado para el Catatumbo por el presidente?
En lo que tiene que ver el Ministerio de Defensa, los ingenieros militares han hecho obras y eso ha generado un incremento del afecto de la comunidad del Catatumbo hacia las Fuerzas Armadas. También se ha fortalecido el pie de fuerza y eso ha permitido quitarle terreno a la delincuencia. Por otro lado, ha habido un esfuerzo en la acción integral, lo que llamamos las obras de los ingenieros. En unos 20 días, por ejemplo, estará comenzando la construcción de la vía Tibú-La Gabarra. Vienen pavimentaciones en Tibú, El Tarra y obras en Convención, Ocaña, puentes militares, en fin. Aquí es donde puede estar el potencial de desarrollo de la región y por lo mismo la Fuerza Pública tiene que hacer presencia permanente en la zona.

Politización de la seguridad

¿Qué responde a quienes sostienen que la moral de la tropa está baja, que los salarios de los militares son malos y que, en síntesis, al interior de las Fuerzas Armadas hay inconformismo con el Gobierno?
Hemos hecho un gran esfuerzo por el bienestar de las Fuerzas Armadas. Dispusimos de casi más de $2 billones en acciones que no se hacían hace muchos años. Hemos invertido en la salud de los militares, en la rehabilitación de los heridos, en educación, vivienda fiscal y en algunos aspectos salariales. Se está recuperando el subsidio familiar que les habían quitado; logramos ascender a muchos policías y venimos inyectando recursos para una prima nueva de permanencia para los patrulleros. Esto es poco para lo que se merecen, pero mucho frente a lo que no se había hecho en tres décadas.

¿Qué piensa de la forma en que se han venido involucrando a las Fuerzas Armadas en la campaña electoral?
Me preocupa mucho que intenten no solo enviarles información falsa, sino que traten de provocar una acción de su parte, generándoles nerviosismo. Me parece que quien haga eso no quiere a las Fuerzas Armadas y no respeta nuestra democracia. Todos estos pasquines que me he venido encontrando en los que se le dicen estas mentiras los estoy entregando a la Fiscalía para que se llegue al fondo de esto.

¿Qué le responde al uribismo sobre el señalamiento de que la seguridad se deterioró en este Gobierno?
Lo primero que siempre pido es que no se politice la discusión sobre la Fuerza Pública. Lo que ha pasado es que ha venido cambiando el problema de la seguridad. Pasamos de un panorama en el que el terrorismo era el gran temor de la ciudadanía a uno donde hoy son los problemas de seguridad ciudadana.

Proceso de paz

A propósito del último punto acordado en La Habana, en el que la guerrilla renuncia al narcotráficio, ¿hasta qué punto se podrá liberar el Catatumbo de este negocio teniendo en cuenta las alianzas que sostiene este grupo con otras organizaciones ilegales?
Ver para creer. Creo que los que están en el deber de demostrar si son capaces de cumplir y si tienen palabra alguna vez, son estas organizaciones.

¿En qué porcentaje se ha reducido la guerrilla y su accionar desde que comenzaron los diálogos de paz?
Hay una evidencia que encontramos en una operación en enero, cuando aparecieron unos computadores que tenían una carta del terrorista alias Timochenko a todas las Farc. En esta se decía que el plan Espada de Honor de las Fuerzas Armadas les ha significado la pérdida de la gente con más experiencia, lo que, de alguna manera, muestra la desesperación de la guerrilla por los golpes que se les ha dado.

Se cumplieron 50 años de la creación de las Farc. ¿Será este el último aniversario del grupo guerrillero?
Ojalá, para bien de Colombia.

Bandas criminales en el departamento

¿Cuál es el panorama hoy de las bandas criminales en Norte de Santander, luego de la captura y los operativos de los últimos meses contra los principales jefes de esos grupos?
El último año se le trabajó muy duró aquí a las bandas criminales porque nos tenían azotados en Cúcuta y esa conexidad del otro lado de la frontera era muy preocupante.

Se capturó a ‘Viaje’ en España, también aquí se dio de baja al jefe de ‘Visaje’ y eso fue permitiendo que se quitara la presión que ejercían esas bandas.

Pero hay que reconocer que cada golpe que se le da a una organización criminal les genera una mutación y si bien es cierto ya no están fuertes como hace un año, hay unas pequeñas bandas que se atomizan y van manejando negocios de contrabando, de microtráfico y ese es el blanco objetivo de las autoridades en este momento.

Sin embargo, esa lucha pareciera complicarse por el mismo accionar de los integrantes de los cuerpos de inteligencia. En las últimas semanas, por ejemplo, dos miembros del CTI fueron capturados por colaborar con estos grupos delincuenciales. ¿Qué están haciendo para reducir esto?

Este siempre es un riesgo. Las organizaciones criminales siempre intentarán sobornar y comprometer autoridades porque esto forma parte de su subsistencia.

El mensaje en este sentido es que, en buena hora hemos detectado estos casos y la firmeza es toda. Por eso, es muy importante la denuncia ciudadana, la inteligencia que nos ayuden a hacer para desarticular estos grupos, caiga quien caiga.

Compartir: