Los talibanes liberaron al único soldado de EEUU que tenían prisionero

Estados Unidos anunció ayer la liberación del sargento Bowe Bergdahl tras casi cinco años de cautiverio en manos de rebeldes talibanes, un hecho que podría impulsar la imagen del presidente Barack Obama en seguridad nacional al llevar a casa al único soldado reportado como desaparecido de la guerra en Afganistán. Como parte del acuerdo por la liberación de Bergdahl, Estados Unidos entregará a cinco talibanes actualmente detenidos en la instalación militar de la Bahía de Guantánamo, en Cuba, quienes permanecerán bajo la custodia de Qatar, dijeron funcionarios en Washington.

   Bergdahl, de 28 años, podrá volver a casa luego de años de negociaciones intermitentes con los talibanes en las que Qatar actuó como intermediario, las que según fuentes anónimas fueron retomadas en noviembre cuando los insurgentes dijeron que estaban dispuestos a volver a dialogar sobre el estado de los prisioneros. Las conversaciones fueron siempre indirectas y los mensajes eran enviados a través de funcionarios qataríes hasta el estadio final del diálogo que tuvo lugar en Doha hace una semana, según las autoridades estadounidenses.

Mediación. Obama anunció la liberación y dijo que había llamado a los padres de Bergdahl para informarles al respecto. El mandatario demócrata agradeció a Qatar por su mediación en las negociaciones, así como al gobierno afgano.

   Fuerzas especiales de Estados Unidos asumieron la custodia del soldado tras una entrega pacífica realizada en Afganistán, dijeron los funcionarios, y agregaron que se cree que Bergdahl está en buenas condiciones. Actualmente está siendo sometido a exámenes médicos. “El pueblo estadounidense está complacido de poder dar la bienvenida a casa al sargento Bowe Bergdahl, quien estuvo cautivo por casi cinco años”, dijo Obama en un comunicado. “En nombre del pueblo estadounidense, me sentí honrado de poder llamar a sus padres para expresarle nuestra dicha de que esperamos su retorno a salvo, teniendo en cuenta su valentía y sacrificio en esta dura experiencia”, expresó.

Emotiva vuelta a casa. Un funcionario de Defensa dijo que Bergdahl pudo hablar y que se emocionó al momento de su liberación. “Una vez en el helicóptero, escribió en un papel: «¿SF?»”, dijo el funcionario, en referencia a la abreviación en inglés por fuerzas especiales. “Los operadores respondieron en voz alta: «sí, hemos estado buscándote por mucho tiempo». En ese momento el sargento Bergdahl se quebró»”, añadió.

   Bergdahl, procedente de Idaho, era el único soldado reportado oficialmente como desaparecido en la guerra en Afganistán, iniciada después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos para remover del poder a los talibanes. Fue capturado en circunstancias desconocidas en el este de Afganistán el 30 de junio de 2009, unos dos meses después de arribar al país asiático.

   Obama anunció esta semana que mantendría 9.800 soldados estadounidenses en Afganistán, en su mayoría para entrenar a las fuerzas locales, después del cese de las operaciones de combate de la Otán a fines de 2014. Los últimos efectivos norteamericanos, a excepción de una presencia limitada para misiones diplomáticas, abandonarán el país a fines de 2016.

   La liberación de Bergdahl podría ayudar al presidente a mejorar su imagen en seguridad nacional, en momentos en que sus estrategias de política exterior han sido objeto de duras críticas.

Reclamo de los republicanos. El senador republicano John McCain, un ex piloto de la marina que fue prisionero en Vietnam entre 1967 y 1973, demandó en un comunicado que haya garantías de que los cinco presos de Guantánamo estarán bajo control en Qatar. McCain demandó que se explique “qué medidas concretas se están tomando para garantizar que estos despiadados y violentos extremistas talibanes nunca retomen su lucha contra Estados Unidos”. Además pidió garantías de que estos “terroristas (…) que tienen sangre estadounidense y afgana en sus manos” no amenazarán a ningún país socio de Washington ni representarán un peligro para la paz en Afganistán.

   Los padres de Bergdahl, por su parte, expresaron su alegría, alivio y agradecimiento por la liberación de su hijo. “Estamos ansiosos por abrazar a nuestro único hijo”, dijeron ambos, según la cadena de televisión CNN.

Compartir: