‘Hoy salgo como ciudadano a defender la paz plena’: Rafael Pardo

Bogotá, 30 de Mayo ¬_RAM_ “Estoy convencido de que hoy debo salir como ciudadano a defender la paz plena, una paz que no solo está en La Habana. Por eso hoy anuncio mi renuncia a la cartera de trabajo, desde la cual hemos hecho grandes aportes para la construcción de una paz que hoy reivindico”, señaló el hasta hoy Ministro de Trabajo, Rafael Pardo.

Así mismo, afirmó que “la paz no es solo aquello que se discute en La Habana. Es tangible. La paz la estamos construyendo desde ya con los esfuerzos de los gobiernos nacional y local de las principales ciudades en la atención y programas a los más pobres, generación de subsidios, empleo, atención a las víctimas y lucha contra el desplazamiento, entre otros temas”.

En la carta de renuncia que presentó al Presidente Juan Manuel Santos, Pardo argumentó su responsabilidad con su gobierno y con el país está en acompañar como ciudadano la lucha por la anhelada paz de Colombia que lidera el mandatario.

La agenda de Pardo se concentrará en las principales capitales del país. “El fin del conflicto armado, contribuye decididamente a la tranquilidad urbana. Esa es la paz plena”, sostuvo.

Algunos de sus temas

El trabajo de Rafael Pardo en la campaña de Juan Manuel Santos para impulsar la paz y la erradicación de la violencia, que se traducirá en grandes beneficios para los colombianos, contempla ejes temáticos como los siguientes:

No más guerra es bajar desempleo: Con un país en guerra crecemos al 4,5 por ciento, generamos 550 mil nuevos empleos al año y llevamos el desempleo a 9,6 por ciento. En un país sin guerra creceríamos al 5,5 por ciento, generaríamos 650 mil nuevos empleos al año y llevaríamos el desempleo al 5 por ciento (2,6 millones de nuevos empleos). ¡Esa es nuestra promesa!

No más guerra es más educación para el trabajo: Hay más de 2 millones de jóvenes (de 18 a 28 años) que ni estudian ni trabajan. Con los recursos de la guerra (32 billones de pesos) podremos duplicar el presupuesto del Sena para formar a estos jóvenes. Hoy educamos 1,3 millones de jóvenes técnicos y tecnólogos con un presupuesto de 2,7 billones de pesos. Con más presupuesto en formación para el trabajo, muchos de estos jóvenes tendrán un trabajo seguro.

No más guerra es más empleo para los mayores de 50 años: Hay más de 200 mil personas mayores de 50 años que no logran conseguir empleo (un colombiano en promedio tarda 6 meses en encontrar empleo mientras un colombiano mayor de 50 años tarda 14 meses). Impulsaremos la Ley del Último Empleo con incentivos tributarios (descuentos de renta, no pago a CCF y otros) a la contratación de población mayor de 50 años. ¡Los mayores también merecen un empleo, como debe ser!

No más guerra es más empleo en las zonas de alto desempleo: Las ciudades con mayor desempleo son Quibdó, Cúcuta y Popayán. Las tres suman 90 mil desempleados. Un empleo con toda las de ley (salario mínimo legal vigente, seguridad social y otros) cuesta al año 10,8 millones de pesos ($900 mil mensuales). Si destináramos tan solo un 3 por ciento del presupuesto anual de guerra (1 billón) podríamos financiar 100 mil empleos al año y erradicar así el alto desempleo en muchas ciudades del país.

No más colombianos sin protección en riesgos laborales: No queremos más accidentes laborales que dejen desprotegidas a las familias de nuestros trabajadores (minas, construcción y otros). En el campo laboran casi 4 millones de trabajadores sin protección en riesgos laborales de un total de 4,7 millones de trabajadores rurales. Crearemos un sistema de riesgos laborales subsidiado para trabajadores rurales que devenguen menos de un salario mínimo (3,2 millones de trabajadores), el cual será financiado con los recursos del Fondo de Riesgos Laborales (150 mil millones de pesos).

No más guerra es una vejez tranquila: El programa Colombia Mayor creció de 480 mil adultos mayores en extrema pobreza recibiendo subsidio en 2010 a más de 1,2 millones en 2014. Vamos por la universalización del programa. Hoy el programa cuesta 1 billón al año y su universalización demandará 1 billón anual adicional (debemos cubrir 2,4 millones de adultos mayores), que se podrá financiar con recursos de la guerra y los recursos del Fondo de Solidaridad Pensional (2,3 billones de pesos).

Beneficios. En los próximos 4 años tendremos más de 3 millones de colombianos ahorrando para su vejez en el programa de Beneficios Económicos Periódicos – BEPS y más de 200 mil ya recibiendo un ingreso vitalicio. Habrá 300 mil pensionados más en los próximos 4 años, alcanzando 2,3 millones. Con todo esto pasaremos de una cobertura en la vejez de 58 por ciento (pensionados más CM) a más de 85 por ciento (pensionados, CM y BEPS) en 2018.

Compartir: