Colombia repudia el secuestro de la niña Alejandra Cantoñi

Bogotá, 29 de Mayo ¬_RAM_ Alejandra Cantoñi, de 10 años, fue interceptada por presuntos guerrilleros de las Farc, que la subieron a un vehículo cuando se dirigía hacia su colegio junto a dos de sus compañeras. La niña es hija de Víctor Adolfo Cantoñi, comandante en jefe de la Policía de Padilla, municipio de Guachen, departamento del Cauca.

“Que me devuelvan a mi hija. Si ellos buscan algo material, nosotros no tenemos nada, somos una familia muy pobre y humilde”, dijo la madre de Alejandra, Sandra Cantoñi.

“Sólo quiero que me la devuelvan sana y que no involucren a los niños en esta guerra que no conduce a ninguna parte, que no la traumaticen y menos que le hagan un daño psicológico”, agregó en declaraciones con Caracol Radio.

La Fuerza de Tarea Apolo del Ejército Nacional informó que se adelantan operaciones conjuntas entre el Ejército, la Fuerza Aérea y la Policía para lograr la captura de alias “Mordizco”, guerrillero del sexto frente y presunto autor del secuestro.

El plagio de la pequeña conmueve a Colombia. Cientos de personas expresaron su preocupación en las redes sociales, incluido el presidente Juan Manuel Santos y el ex mandatario Álvaro Uribe. En Twitter, Santos fue duramente criticado, ya que su gobierno mantiene un diálogo de paz con la guerrilla desde noviembre de 2012.

El alcalde del municipio de Guachené, Francisco Paz, fue el primero en acusar a la guerrilla de este rapto. “Por la ruta que tomaron, se presume que serían guerrilleros de las FARC”, señaló.

Sin embargo, el presidente Juan Manuel Santos, dijo que la menor fue secuestrada “por no se sabe quién”, aunque ha sostenido que, independientemente de quiénes sean los captores, “no va a ahorrar ningún esfuerzo para encontrarlos y rescatar a la niña”.

De acuerdo con la versión ofrecida por Paz a Blu Radio, la niña ha sido secuestrada a las 7.00 de la mañana del jueves cuando iba al colegio. Hombres armados se la habrían llevado en presencia de sus profesores y compañeros.

Los habitantes de Guachené, se armaron con machetes y palos para ayudar a la Policía a localizar a la menor. Paz ha explicado que pretenden “hacer un cerco para que las autoridades detecten dónde se encuentra la niña”.

De confirmarse, supondría una violación del compromiso que la guerrilla asumió en febrero de 2012, cuando anunció su renuncia definitiva al secuestro tanto con fines políticos como extorsivos.

Compartir: