Autoridades y comunidad se unen en búsqueda de hija del comandante de la Policía de Padilla

Un gigantesco operativo fue desplegado en el norte del departamento del Cauca, donde las autoridades -apoyadas por las comunidades afrodescendientes e indígenas- buscan a la hija del comandante de la Policía de Padilla, secuestrada cuando iba para su colegio.

La pequeña, de 11 años, fue plagiada hacia las 6:30 a.m. cuando iba para la Institución Educativa Jorge Eliécer Gaitán, en el municipio de Guachené, a recibir sus clases de sexto grado.

Sin embargo, en el camino la menor fue plagiada por hombres armados que se movilizaban en un campero. Inmediatamente, las comunidades afrodescendientes, en compañía de los indígenas, iniciaron una persecución a estos vehículos, que según testigos intentaron huir hacia la parte alta de la Cordillera Central.

La movilización de la comunidad permitió que, horas después, la guardia indígena interceptara el vehículo en el que presuntamente se llevaron a la niña, cuando pasaba por el corregimiento de El Boquerón, parte alta de Caloto.

Feliciano Valencia, líder de los indígenas, explicó que 200 miembros de la guardia, acompañados de cerca de 120 personas de la comunidad afro, están haciendo un barrido de la zona entre Caloto y Toribío, donde se presume está la menor. Si en el transcurso del día no ha aparecido, se aumentará el número de integrantes de la guardia para esta tarea.

Los dos ocupantes del vehículo alcanzaron a huir y no se encontró rastro de la pequeña. Los indígenas, entre tanto, llevaron el vehículo hasta Caloto, para entregarlo a las autoridades.

Para el comandante de la Policía del Cauca, coronel Ramiro Iván Pérez, este apoyo en la búsqueda de la pequeña se debe a que su padre, un suboficial, «es un policía ejemplar que se ha ganado el corazón de la comunidad». Los habitantes de municipios como Padilla, Guachené, Puerto Tejada, Corinto, Caloto y Toribío, han estado pendientes del caso.

El alcalde de Guachené, Francisco Paz, afirmó que tras conocerse del plagio se inició un consejo de seguridad en el municipio.

Entre tanto, el defensor Nacional del Pueblo, Jorge Armando Otálora, exigió la liberación de la niña y que sus captores digan qué grupo armado está detrás del hecho.

A través de un comunicado, el Defensor condenó el secuestro y recordó que «los niños son intocables», por lo que ofreció la mediación de la entidad para la liberación de la menor. En la zona se encuentra el defensor regional del Cauca, Mauricio Redondo.

¿Quién está detrás del secuestro?

Aunque la zona a la que se presume fue llevada la pequeña, en las montañas entre Caloto y Toribío, es de influencia del Sexto Frente de las Farc, aún no es claro si detrás del hecho está un grupo guerrillero, del narcotráfico o delincuencia común.

El Ejército, por medio de la Fuerza de Tarea Apolo, indicó que están tras la búsqueda de alias Mordizco, un subversivo del Sexto Frente de las Farc al que señalan del plagio.

El general Wilson Cabra, comandante de esta unidad militar, dijo que información de inteligencia sobre movimientos de tropas guerrilleras, así como de otros elementos en la zona, hace pensar que la guerrilla tiene a la menor en su poder.

Sobre esto, Feliciano Valencia señaló que «causa extrañeza que las Farc cometan ese error político de secuestrar a una niña. Además, sería la primera vez que la guerrilla cometería el secuestro de un familiar de un policía o militar».

Sin embargo, las autoridades no descartan que el plagio haya sido cometido por delincuencia común u otro grupo asociado al narcotráfico, que hacen presencia en estos municipios del norte del Cauca.

Una fuente judicial le explicó a El País que esta hipótesis no se puede descartar aún, pues secuestrar familiares de policías no es el modus operandi del grupo subversivo.

Compartir: