EE.UU. mantendrá 9.800 soldados en Afganistán tras 2014

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este martes que una vez Washington concluya sus misiones de combate en Afganistán al final de este año permanecerán en ese país 9.800 soldados estadounidenses.

Entre las fuerzas que se estima permanecerán en Afganistán se encuentran soldados que entrenarán y asesorarán a las fuerzas militares de Afganistán, así como un grupo que continuará con operaciones especiales.

El proyecto de Estados Unidos, que fue anunciado formalmente por Obama desde la Casa Blanca, contempla reducir progresivamente el contingente militar en Afganistán hasta que se retiren casi todos los soldados al final de 2016. En ese momento, la presencia estadounidense en Afganistán será casi como la de una embajada normal.

El plan, sin embargo, depende de que Afganistán firme un acuerdo de seguridad conjunta. Mientras el actual presidente de ese país, Hamid Karzai, se ha mostrado reacio a hacerlo, la administración Obama está confiada en que será suscrito por cualquiera de los dos candidatos a sucederlo. Las elecciones están programadas para mediados del próximo mes.

«Este acuerdo es esencial para darles a nuestros soldados la autoridad que necesitan para completar su misión y al mismo tiempo respetar la soberanía afgana», dijo Obama.

Según explica el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow, el anuncio de Obama se presenta entre dos coyunturas importantes: por un lado luego de que realizara una visita sorpresa a sus soldados en Afganistán el fin de semana pasado y, por el otro, justo antes de que pronuncie un discurso en el que está previsto que describa cómo será su política exterior por el resto de su mandato.

En su discurso de 12 minutos, Obama aseguró que en su opinión es el momento de «pasar la página» de una política exterior que estuvo centrada principalmente en las guerras de Irak y Afganistán.
Afganistán, según dijo Obama desde el Jardín de Rosas de la Casa Blanca, «no será un lugar perfecto. Y tampoco es la responsabilidad de Estados Unidos que así sea».

En ese sentido, el mandatario estadounidense explicó que a partir del próximo año, sus soldados en Afganistán no estarán patrullando alrededor del país, sino tendrán lo que describió como un rol de asesores.

Las fuerzas estadounidenses estarán, además, abiertas a cooperar en dos «misiones estrechas»: entrenar a soldados locales y apoyar «operaciones antiterroristas contra los remanentes de al Qaeda».

«Debemos reconocer que Afganistán no será un lugar perfecto. Y tampoco es la responsabilidad de Estados Unidos que así sea.»
Barack Obama

Según el proyecto de la Casa Blanca, al comenzar 2015 habrá 9.800 soldados estadounidenses establecidos en ese país; al final del año esa cifra se habrá reducido a la mitad y el grueso del contingente estará en la capital, Kabul, y en la base militar de Bagram.
Un año después, al final de 2016, la presencia estadounidense será la de una embajada normal pero con un componente de seguridad como el que tiene en Irak.

«Los estadounidenses han aprendido que es más difícil terminar las guerras que comenzarlas», concluyó el presidente. «Pero así es como se terminan las guerras en el siglo XXI».

Según recuerda nuestro corresponsal, una de las prioridades de Obama desde que asumió el poder en 2009 ha sido precisamente reducir la presencia militar estadounidense en países como Afganistán y simultáneamente redistribuir los recursos de la guerra hacia otras áreas de interés.

Esto fue patente en el discurso de este martes, en el que Obama resaltó cómo su país pasó de tener un máximo de unos 100.000 soldados en Afganistán a los 32.000 que hay en la actualidad.

El presidente agregó que es el momento de comenzar un «nuevo capítulo en la política exterior» que permita responder «más ágilmente» a los retos de seguridad, así como a una serie más amplia de prioridades globales.

El miércoles, el presidente pronunciará un discurso ante un nuevo grupo de oficiales estadounidenses en la Academia Militar de West Point, Nueva York, en el que dará más detalles tanto sobre su retirada de Afganistán como sobre sus prioridades a nivel internacional.

Compartir: