El presidente Juan Manuel Santos. “¿contra las cuerdas?”….

Por Carlos Villota Santacruz

Bogotá, 25 de Mayo ¬_RAM_ Si el año 2002, cuando Álvaro Uribe ganó la presidencia de Colombia, si hubiese lanzado la pregunta: “¿12 años después, mantendría su liderazgo? Con seguridad la respuesta no solo no se encontraría, sino que además, a quién la lanzase en su momento, lo tildarían de loco.

Más, con el paso del tiempo y con los resultados de la jornada electoral del domingo 25 de mayo, Uribe Vélez, con estilo personal que es aplaudido por muchos y criticado por otros, no solo fue el gran ganador de los comicios, sino que echó abajo, la estructura de los partidos tradicionales y dejo a Oscar Iván Zuluaga a las puertas de un triunfo, el próximo 15 de junio.

Un hecho inédito, en un país como Colombia, con una historia cargada de violencia, con altos niveles de corrupción y con una nueva generación de ciudadanos, que buscan un escenario para desarrollarse individual y colectivamente. La razón. Es una nación rica no solo en recursos naturales, sino en recursos humanos. La mitad de los ciudadanos, en las urnas manifestaron que quieren la paz y la otra mitad la guerra.

El panorama es un país dividido. Esa es la lectura de los habitantes de la costa pacífica y atlántica, donde ganó Juan Manuel Santos. Es decir la paz. La otra mitad, en la zona andina, parece inclinarse por la guerra. Dos hechos contundentes, que serán la columna vertebral de la segunda vuelta presidencial, donde los candidatos perdedores Martha Lucía Ramírez, Clara López y Enrique Peñalosa, jugarán un papel definitivo, a la hora de inclinar la balanza, por una u otra campaña.

Es decir, el panorama político en Colombia, en vez de “bajar las aguas”, se encenderá en las próximas semanas. Por un lado, Santos intentará mantenerse en el poder otros cuatro años y Zuluaga, llegar a la Casa de Nariño, de la mano de su jefe Alvaro Uribe, que en vez de mantener un perfil bajo, estará en la agenda pública del país, con tanta fuerza, que hasta sus silencios, serán interpretados como mensajes políticos.

La tarea para el presidente Jun Manuel Santos no será fácil. Está llamado a recomponer el camino y levantarse “como el ave fénix” de una derrota en las urnas, que era imposible de imaginar, un año atrás. Deberá mejorar su comunicación con los ciudadanos y ganarse su confianza. Llamar al orden y colocarse al frente de una campaña, que necesita con urgencia una reingeniería, desde la misma manera de trabajar la ciudad de Bogotá, donde perdió, a pesar de contar con el apoyo de su fórmula vicepresidencial Germán Vargas Lleras.

[email protected]

Compartir: