Elecciones presidenciales 2014: ¿Odio o Paz?

Ricardo Rondón Ch.
La Pluma & La Herida

Bogotá, 24 de Mayo ¬_RAM_ Si los debates hicieran presidentes de la República, lo más seguro es que la candidata del Polo, Clara López Obregón, tendría ganado su sillón en la oficina más importante del país. Y la verdad que lo merece. Pero no será esta vez.

Fue la más ecuánime, serena y dilecta en los dos encuentros con los aspirantes, el primero, de RCN, mucho más abierto y dinámico a la controversia, al ataque y al contraataque de los protagonistas que el segundo, de Caracol, terriblemente formateado y moderado, confuso, depósito de lugares comunes y de esa retórica ancestral de la política que nuestros abuelos llamaban ‘manzanillismo’.

Con todo esto, la señora López marcó sitio, no se salió de su jurisdicción –al decir de los taurófilos-, no se fue por las ramas, fue muy concreta en sus conceptos, manejó con altura y solidez sus argumentos, estuvo dilecta y segura. Pero los debates no hacen presidentes y menos en estos tiempos borrascosos de miedo y rabia, de intrigas pusilánimes y trapisondas de la peor calaña, como jamás en la historia política de Colombia había ocurrido en una contienda electoral.

Si la representante del Polo logró en ambos encuentros un sobrado favoritismo –promedio del 37% en ambas justas-, fue por su autenticidad y frescura; por su claridad (haciendo alusión a su nombre), despojada de egos y de pretensiones, para nada nerviosa y vacilante, igual acorde con los códigos de la kinésica, que es el estudio del lenguaje no verbal: el de la expresividad corporal, que deja mucho para la interpretación del interlocutor, en este caso el televidente elector de la franja prime.

Pero eso no quiere decir que tenga el triunfo asegurado, aunque se lo merece: por mujer, por honesta y conciliadora, porque demostró con creces en la palomita de la Alcaldía de Bogotá, que ostenta el talante, el rigor y la visión de los buenos administradores públicos, los que dejan huella y dejan la convocatoria abierta para trascender en gestiones superiores, en este capítulo, la presidencia.

Un debate a contrarreloj, con respuestas de no más de cuarenta segundos y réplicas de veinte, jamás asegurará la primera magistratura de la nación, salvo que ocurra una hecatombe, peor que la que estamos viviendo. Los resultados se verán después de las cuatro de la tarde en el conteo, y seguramente la del Polo alcanzará una cifra satisfactoria, pero no contundente para ponerse la camiseta de líder.

Similar suerte correrán Enrique Peñalosa y Martha Lucía Ramírez, quienes tendrán que esperar muchas lunas para cruzar la perseguida alfombra roja de la Casa de Nariño. El primero, él mismo lo ha sostenido, mal político, no un político malo -que hay una abismal diferencia-, y a lo mejor éste sea su último intento, mientras se madure otra cuota de su movimiento verde: un candidato de la hechura y el perfil ideológico del profesor Antanas Mockus.

Por su parte, la representante del Partido Conservador, Martha Lucía Ramírez que, por más que se lo propuso, no logró calar en la simpatía popular. Le faltó carisma. Sus alocuciones aceleradas quedaron desperdigadas en una marea gaseosa, promesera, como diría el maestro de la gastronomía peruana, Gastón Acurio: “Tantos platos sobre la mesa al mismo tiempo, confunden y merman el apetito”. En sus intervenciones nunca se supo si estaba con Zuluaga –como cuando dijo que era un candidato con una hoja de vida impecable-, o si buscaba amparo en la fortaleza y experiencia de la aspirante polista.

Si en la baraja de candidatos no apareciera el nombre de Óscar Iván Zuluaga, daría convencido mi voto por la señora López Obregón. Pero es mi obligación de ciudadano comprometido darlo por Santos. Es más, cualquiera que sea, menos el adalid de la oscuridad y la mentira, de la soberbia y el odio, de la sonrisa fingida, reflejo patético de la culpa.

¿Por qué el voto por Santos y no por Clara López? Porque a Clara le faltan dos hervores en lo que concierne a maquinaria política. El desbarajuste de su partido, con todo lo que ha sucedido, salta a la vista. Pareciera estar sola, así su fórmula vicepresidencial, Aída Abella, haga esfuerzos sobrehumanos para no hacerlo evidente. Y un solo jugador, así fichemos a Messi, no gana el partido. La cuestión es de equipo. Como nunca en los últimos veinte años, se ha observado a la izquierda, catatónica y dispersa como colectividad política.

Por Santos, porque con todas sus falencias, sus proyectos en veremos y reformas caídas, la educación, la salud, el agro, entre otras, tiene de un hilo, así lo ha demostrado, el aliciente mayor de todos los colombianos, desde nuestros abuelos a nuestros hijos, y más adelante, los hijos de nuestros hijos: la paz, la esperada paz, luego de tantos esfuerzos e intentos fallidos, de ríos interminables de sangre, de llantos desgarrados de viudas y huérfanos a granel, de una discordia a ultranza que en estos tiempos se ha transmutado en una esquizofrenia en cadena: la guerra doméstica, la intolerancia, la brutalidad rampante en ciudades, provincias y aldeas.

No es otro el entusiasmo, así la mala saña le endilgue al Presidente-Candidato que en su campaña se filtraron dineros enlodados de narcotráfico. Que quien dice asegurarlo, lo ratifique con pruebas, que las haga visibles, que ponga de presente las bases y los argumentos jurídicos para llevar a Santos a los tribunales. De lo contrario quedará como la peor calumnia, habitual y frecuente en el espíritu megalómano de quienes codician el poder instigando la injuria, cuando no la amenaza y las balas.

Si voto por Santos, es porque no quiero que mi familia, mi prójimo, mis compatriotas, sigan viviendo en medio de la zozobra y la incertidumbre, la temeridad y el secuestro, la extorsión y el pillaje. No me imagino, de ganar en la primera vuelta el candidato del Centro Democrático, el derrumbe inmediato de los diálogos de La Habana, para arremeter otra vez con plomo y retornar a la barbarie de los falsos positivos, los desaparecidos, las chuzadas, las amenazas, el contubernio político, la sombra depredadora de las bandas criminales, la irracionalidad y el irrespeto representados en la frase emblemática de su nuevo partido: “Le rompo la cara, marica”.

Si quieren más de lo anterior, voten por Zuluaga, por encima del escándalo del hacker, del vídeo publicado por Semana, que la Fiscalía, en su peritaje a fondo, dio como legítimo, así el abogado del Centro Democrático se afiance en su teoría de que es un montaje. El problema en este vergonzante episodio, calcado de la saga de James Bond o de Misión imposible, es la total ausencia de la verdad. De dar la cara con franqueza y reconocer la culpa.

Pero no, ningún político en este país tiene el coraje y la sensatez para aceptarlo, para pedir perdón y enmendarlo. Y ese mal nacional nos está perjudicando gravemente a todos. Con qué autoridad moral un candidato vinculado a un delito de tamañas dimensiones, el de comprometer y exponer la seguridad de la nación, el proceso de paz y el destino de sus conciudadanos, puede hablar de transparencia y legitimidad, de los principios y valores fundamentales para conducir un país.

Además de la mentira, el cinismo descarnado. Como si los colombianos fuéramos una manada de imbéciles para comernos entero el cuento. ¡Qué falta de respeto! Hasta esos extremos hemos llegado. La larva infecta que corroe a su paso el proceso electoral, no puede ser más denigrante. Vergüenza da con la juventud, con la gran simiente, el modelo político que se está aplicando.

Por qué no desnudar la verdad ahora, señor Zuluaga. Está a tiempo. El país se lo sabrá reconocer. Porque también está en juego el buen nombre de los suyos, de su familia, de su hijo, que según la Fiscalía, tiene mucho qué explicar cuando sea citado a declarar. Como la esposa del hacker y todos los integrantes del siniestro equipo que venía operando.

Quien siembra el odio, la trampa y la codicia del poder por encima del bien de los colombianos, está sepultando los pocos ideales que nos quedan, las esperanzas que tantos años hemos estado abrigando por una nación coherente, segura y generosa, en la que podamos salir al trabajo y regresar a casa a reunirnos con nuestros seres queridos, sin el temor y la angustia de ser amenazados o secuestrados.

La paz, lo recalca Santos, se hace con el enemigo, pero a través del diálogo civilizado, no del plomo enardecido ni del ruido ensordecedor de motosierras y metrallas. Hartos estamos de tanta barbarie. Cincuenta años son suficientes. Basta ya. La decisión es crucial: ¿Guerra o paz?

Ustedes deciden.

Compartir: