Consejo de Estado revocó medidas cautelares que suspendieron venta de Isagén

La Sección Cuarta del Consejo de Estado revocó el auto emitido el pasado 28 de marzo por medio del cual se ordenaron medidas cautelares con las cuales se suspendió provisionalmente el decreto 1609 de 2013 la venta del paquete de acciones de la empresa Iságen.

Esta decisión se tomó tras resolver los recursos de súplica interpuestos por los Ministerios de Hacienda y Crédito Público y Minas y Energía, respectivamente, al considerar que el demandante no hizo un aporte de las pruebas para sustentar la necesidad de conceder las medidas cautelares.

Sin embargo sí se consideró que las partes demandadas presentaron elementos materiales probatorios que sustentaron la inconveniencia de esta suspensión. Entre las pruebas presentadas se encuentran los trámites y procedimientos exigidos por la ley para la expedición del decreto que autorizó la venta.

“La Sala encuentra que en las pruebas aportadas por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, existen los estudios de valoración de las acciones de Isagén y se explican las variables y métodos a partir de los cuales se realizó dicha valoración, por lo tanto no se encuentra probada la vulneración a la que hace referencia el demandante en este punto”, precisó el alto tribunal al considera que los requisitos para la venta accionaria del Estado en empresas están establecidos en la Ley 226 de 1995 se cumplieron.

Para la Sala “en lo que tiene que ver con la afirmación del demandante, según la cual no es posible trasladar bienes del patrimonio público al patrimonio privado, la Sala advierte que el artículo 60 de la Constitución Política, contrario a lo afirmado por el demandante, establece la posibilidad de privatizar la propiedad del Estado. Así, según el artículo mencionado cuando el Estado enajene su participación en una empresa, tomará las medidas conducentes a democratizar la titularidad de sus acciones, y ofrecerá a sus trabajadores, a las organizaciones solidarias y de trabajadores, condiciones especiales para acceder a dicha propiedad accionaria”.

El Espectador

Compartir: