Prenden alarmas por venta ilegal de aceite cocina en Bogotá

Bogotá, 15 de Mayo ¬_RAM_ La Secretaria Distrital de Salud intensifica la difusión del Reglamento Técnico de Grasas y Aceites Comestibles a todos los actores de la cadena productiva del sector de alimentos como son fabricantes, distribuidores y comercializadores.

En el marco de la estrategia de información y educación, se hace necesaria la sensibilización tanto a los comerciantes como a las amas de casa para que los aceites y grasas de consumo humano que se produzcan y comercialicen sean de excelente calidad y respondan a la aplicación de las Buenas Prácticas de Manufactura y consumo.

Esta estrategia busca controlar los diferentes factores de riesgo y evitar Enfermedades Trasmitidas por Alimentos (ETAS), además de cumplir con el Programa de Transformación Productiva (PTP) del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo que combate la ilegalidad y la informalidad. En las jornadas de sensibilización se repartirán afiches e imanes casa a casa y en establecimientos de comercio, con el fin de informar sobre las prohibiciones que existen actualmente en materia de uso y comercialización de grasas y aceites de consumo humano:

Se prohíbe la comercialización de aceites y grasas ya utilizados, así como la reutilización directa o indirectamente en cualquier tipo de industria de alimentos para consumo humano.

Se prohíbe la reutilización de envases.
Se prohíbe la comercialización de aceites y grasas sin rotular.
Se prohíbe reenvasar aceites y grasas para consumo humano en los expendios de alimentos, expendios ambulantes y demás lugares de venta al público.

Se destaca que en al año 2013 la Secretaria Distrital de Salud, como ente rector sanitario en el Distrito Capital, intensificó la vigilancia a través de las 14 Empresas Sociales del Estado, decomisando 3.297 litros de aceite y 20 kilos de margarina por no cumplir con la normatividad sanitaria, específicamente por incumplimiento en el rotulado, inadecuado almacenamiento, conservación y transporte. En lo que va corrido de 2014, se han decomisado 150 litros de aceite por la misma causa. Las principales localidades en las que se realizaron estos decomisos fueron: Ciudad Bolívar, San Cristóbal y Engativá.

La Asociación Colombiana de la Industria de Grasas y Aceites Comestibles (ASOGRASAS) estima que los aceites ilegales han capturado entre el 20% y el 30% del mercado a nivel nacional. El impacto para las empresas formales dedicadas a esta actividad productiva es de gran envergadura, considerando que esta industria factura un poco más de 2 billones de pesos anuales, genera más de 5.000 empleos directos y 40 mil indirectos.

Entre las faltas que se evidencian en la comercialización de aceite, vale la pena mencionar que se incumplen con las normas sanitarias de envasado, con las buenas prácticas de manufactura en su fabricación y manipulación, además se engaña al consumidor con la cantidad que se enuncia en la etiqueta en comparación con la cantidad real que contienen los envases.

De acuerdo a las prácticas ilegales, se ha podido comprobar que gran parte de los aceites que son re envasados y distribuidos ingresan al país por contrabando, lo que permite que penetren el mercado con mejores precios, evadiendo las leyes tributarias, cambiarias y aduaneras. Se estima que el mercado ilegal puede llegar a ser de 400 mil millones de pesos anuales (FEDEPALMA, ASOGRASAS 2010).

De esta manera, según ASOGRASAS, la ilegalidad y la informalidad en el comercio de aceites están generando los siguientes problemas sociales:

· Amenaza a la industria formal y a las fuentes de empleo: Un aceite ilegal implica una diferencia hasta de 30% frente al precio final del producto legal, por impuestos y costos laborales.
· Detrimento en las finanzas públicas: Los aceites ilegales y de contrabando no pagan impuestos.
· Efectos sobre la salud pública y el consumidor: Los aceites ilegales no tienen controles de calidad por lo que pueden estar contaminados y adulterados. Las propiedades de estos productos (olor, sabor y textura) pueden ser cambiadas para camuflar sus defectos.

RECOMENDACIONES

Compre aceites legales. Verifique que sea una marca conocida.
Verifique que cumpla con las condiciones de rotulado o procedencia.
Denuncie a la línea 123 los sitios en donde evidencie el incumplimiento de las normas sanitarias y/o prácticas ilegales en la fabricación, transporte y expendio de grasas y aceites.
Verifique que la tapa tenga anillo de seguridad.
Verifique que le aceite venga en su envase original.
Verifique que tenga fecha de vencimiento.

Compartir: