Ucranianos votan en referéndum separatista

Donetsk. Los residentes de dos regiones del este de Ucrania votaron en un referéndum organizado a toda prisa por los separatistas con la esperanza de que se legitimara su levantamiento en favor de Rusia. Sin embargo, los opositores creen que éste sólo profundizará las divisiones que están rasgando al país.

Con Ucrania peligrosamente cerca de una guerra civil, la gente hizo filas para las improvisadas encuestas en Donetsk y Lugansk, donde los separatistas prorrusos han tomado el poder. La mayoría parecía estar votando en favor de distanciarse del gobierno de Kiev.

Los opositores del movimiento separatista se mantuvieron alejados en su mayoría de los centros de votación. El referéndum “es ilegal”, dijo un hombre de 35 años de edad, quien se identificó como Dmitry y refirió que no votaría. “Es sólo gente con pistolas, no es un referéndum democrático”, añadió.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania emitió un comunicado en el que llamaba al referéndum una “farsa criminal” organizada por una “banda de terroristas rusos”, lo que refleja la opinión del gobierno acerca de que los agentes rusos están detrás del movimiento separatista.

Los organizadores de la votación indicaron que hubo una alta participación. Por lo menos, las filas en los colegios electorales parecían reflejar un voto significativo de la protesta en contra del gobierno central de Kiev.

Las boletas preguntaban a los votantes si apoyaban la “independencia” o “autodeterminación” de las regiones de Donetsk y Lugansk.

Los líderes separatistas indicaron que no necesariamente buscan la independencia total de Kiev o una unión con Rusia. En lugar de ello, están buscando “el derecho moral para afirmar que no estamos contentos con los acontecimientos en nuestro país y exigir cambios”, dijo Roman Lyagin, jefe de la Comisión Electoral de los rebeldes en Donetsk.

Los líderes prorrusos expresaron que es probable que haya más referendos para decidir qué dirección deben tomar y qué otras regiones deben ocupar.

Muchos observadores dicen que el referéndum no tiene credibilidad, pues la lista de votantes incluye electores de dos años de edad, ya que un organizador electoral expresó que a cualquier persona que se presentara con un pasaporte se le permitió votar. Además de que el personal de los centros de votación y conteo de las boletas son los mismos activistas que apoyan un “sí”. No hubo misiones de supervisión internacionales.

Las encuestas indicaron que la mayoría de los residentes del este de Ucrania preferiría seguir siendo parte de ese país, una actitud muy diferente a la de Crimea, donde los residentes votaron para dejar de formar parte de Kiev.

Compartir: