Nigeria sabía que Boko Haram iba a secuestrar a las niñas

Mientras el mundo sigue con atención la delicada situación de las 200 chicas que permanecen secuestradas en Nigeria, un nuevo informe de Amnistía Internacional ha dinamitado la poca credibilidad que le quedaba al Ejecutivo nigeriano. Según la organización de derechos humanos, las fuerzas de seguridad del país africano conocieron con al menos cuatro horas de antelación la amenaza y no hicieron nada para prevenirla.

«Es una vergüenza que el Gobierno nigeriano haya ignorado su deber de proteger a sus ciudadanos, que se han convertido en meros patos de feria durante estos ataques», denunciaba en un comunicado el director de Amnistía Internacional para África, Netsanet Belay. «Nigeria tiene que utilizar todos los medios a su alcance para asegurar que las chicas son liberadas y que nunca más ocurre algo parecido».

Según varios testigos, alrededor de las 7 de la noche del 14 de abril varias patrullas ciudadanas alertaron de la presencia de vehículos sospechosos que se dirigían a Chibok. Las autoridades políticas y militares de la región prometieron mandar unos refuerzos que nunca llegaron y que a la postre podrían haber desbaratado los planes de Boko Haram.

El informe ha salido a la luz el mismo día en que la delegación de expertos antiterroristas de Estados Unidos, entre ellos especialistas del FBI y del ejército, llegaban a Nigeria para comenzar a asesorar al Gobierno nigeriano en la búsqueda de las chicas.

En este sentido, la directora de la escuela secundaria donde fueron secuestradas, Asabe Kwambura, ha explicado a EL MUNDO.es que el tiempo se agota. «Cada día que pasa es un poco más complicado dar con ellas», lamentaba por teléfono desde Chibok. «Las chicas podrían haber sido separadas en pequeños grupos para llevarlas en direcciones distintas y dificultar su localización».

Según la prensa local, 30 personas murieron hoy viernes cuando Boko Haram hizo volar por los aires el puente que une Nigeria y Camerún a la altura de Gamboru, la localidad donde a principios de semana el grupo islamista radical asesinó a unas 300 personas en uno de los ataques más sangrientos de su historia.

Compartir: