Chocan estudiantes y policías por paro agrario

BOGOTA, Colombia (AP) — Decenas de estudiantes universitarios enfrentaron el miércoles por varias horas a la fuerza pública en esta capital en apoyo a un paro campesino que se inició hace diez días y que ha dejado heridos y detenidos, informaron las autoridades.

El coronel Juan Carlos Vargas, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, explicó por teléfono a The Associated Press que los disturbios se presentaron en los alrededores de las universidades Nacional y Pedagógica.

Tras varias horas de choques, según Vargas, al menos dos policías resultaron heridos y un número indeterminado de estudiantes detenidos.
Los universitarios «arengaban apoyando al paro agrario que afecta a varias zonas del país», agregó el jefe policial.

El general Jorge Nieto, comandante de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, indicó telefónicamente que hay unas 30 concentraciones de campesinos en diferentes puntos del país, sobre todo en el sur y en el noreste colombiano.

Entre 300 y 600 personas se encuentran en esas concentraciones, precisó Nieto. Al menos 44 personas han sido arrestadas durante las protestas y 63 uniformados han resultado lesionados.

«Nosotros estamos controlando este paro agrario con entre 10.000 y 15.000 hombres antimotines para evitar inconvenientes de última hora. Pedimos que estas protestas sean pacíficas y que no se altere el orden público», enfatizó el alto oficial.

Unos 20.000 indígenas se unieron el miércoles al paro agrario en 17 puntos del país, dijo vía telefónica Luis Fernando Arias, presidente de la Organización Indígena de Colombia.

«Esta es una marcha pacífica, no queremos provocar ningún problema de orden público; por eso tenemos nuestras propias guías indígenas de seguridad», comentó Arias.

Los pequeños cultivadores de papa, cebolla y hortalizas de regiones del centro del país acusan al gobierno de haber incumplido pactos que buscaban reducir los precios de los fertilizantes, solucionar las deudas de los agricultores con bancos y tiendas de suministros y controlar las importaciones desde países con los que Colombia tiene tratados de libre comercio.

Las protestas campesinas se producen a escasas tres semanas de las elecciones presidenciales en las que el presidente Juan Manuel Santos buscará reelegirse por cuatro años más.

Delegados del gobierno de Santos sostienen que han cumplido los acuerdos pactados en la huelga anterior, de septiembre de 2013, y que han desembolsado miles de dólares en auxilios a los campesinos.

Los manifestantes han dicho que al menos 42.000 familias viven del cultivo de la papa y otras 12.000 de la cebolla en la región central del país.

Las partes tratan de llegar a acuerdos en una mesa de conversaciones.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ha dicho que el presupuesto del despacho de Agricultura en 2014 es de unos 2.680 millones de dólares, el triple que hace cuatro años, y que se están refinanciando las deudas de los cultivadores por lo cual considera injusta la protesta.

Compartir: