Costeños y pastusos los que más votan en elecciones legislativas, rolos y paisas los más abstencionistas

Según un informe del Observatorio de Procesos Electorales de la Universidad del Rosario, los habitantes de los departamentos de Sucre, Córdoba, Atlántico, Nariño y Magdalena tienen las más altas votaciones del país en los últimos 12 años en relación con su censo electoral.

La abstención nacional llegó al 55,2% del potencial de votantes en las pasadas elecciones al Senado. San Andrés y Providencia la cuarta más alta.

Bogotá, abril 30 de 2014. Los habitantes de los departamentos de la Costa Caribe son quienes más votan a favor de candidatos al Senado con respecto a su potencial electoral, comparados con el resto de las regiones del país.

Así lo revela el informe Patrones departamentales de comportamiento electoral: el caso del Senado, del Observatorio de Procesos Electorales (OPE) de la Universidad del Rosario, que indica que Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca concentran el mayor índice de abstención.

Otro dato interesante del análisis es el caso de San Andrés y Providencia, que registró la segunda votación por candidatos más baja del país con respecto a su potencial electoral en las pasadas elecciones al Senado.

“Los datos del informe corroboran la hipótesis de culturas electorales distintas según las regiones del país y lo llamativamente baja que es la votación por candidatos al Senado en las zonas centrales”, dijo Camilo Vargas Betancourt, investigador del Observatorio de la Universidad del Rosario.

Es útil señalar que esta distribución desigual de la votación no es necesariamente algo excepcional de este año, sino que hace referencia a la profundización de tendencias vividas durante las últimas elecciones al Senado: 2006, 2010 y 2014.

Sucre, Córdoba, Atlántico y Nariño, los que más votaron

Mientras que el potencial electoral del país que votó a favor de algún candidato en las pasadas elecciones al Senado fue de 34,84%, en Sucre fue de 56,8% del potencial departamental, en Córdoba de 52,89% y en Atlántico de 43,86%.

El departamento de Nariño también se destacó muy por encima del nivel nacional. El 43,57% de su potencial electoral le dio su voto a un candidato. “Esto es llamativo por tratarse de un departamento andino y del sur del país, muy distante de los mencionados casos del Caribe”, indicó Vargas.

Incluso departamentos como Casanare (40,34%) y Guaviare (40,37%) se encuentran llamativamente por encima del ponderado nacional de votos por candidatos.

Las regiones más abstencionistas

Los departamentos de Antioquia (29,85%) y Valle del Cauca (29,71%) y el Distrito Capital (26,69%), los más habitados del país junto con Atlántico, se encuentran muy por debajo del nivel nacional, según el análisis de la Universidad del Rosario.

Incluso Cundinamarca (32,67%) y Boyacá (33,94%), cercanos a los centros de poder nacional, se encuentran bastante por debajo del ponderado nacional de votación al Senado. “Estos departamentos se destacaron este año por una alta votación en blanco”, precisó el investigador.

Caso San Andrés

En San Andrés y Providencia, de acuerdo con el informe, se puede encontrar que hay inconformidad con la oferta de candidatos, la cual se evidencia con las cifras de abstención –la cuarta más alta de la pasada votación a Senado- y el elevado nivel de tarjetones no marcados.

Marcada desproporción regional

En el contexto de unas elecciones con un promedio de abstención que alcanza el 55,2% del potencial de votantes y con una distribución de la participación tan diversa, es claro que los resultados del proceso electoral dependen de factores muchos más complejos y estructurales que la supuesta tendencia al fraude de los políticos de una u otra región del país.

La desproporción en la distribución regional de la votación al Senado puede estar relacionada con la ubicación geográfica de las regiones que están alejadas en relación con los centros de poder nacional y no solo ser un reflejo de casos de clientelismo, afirmó el investigador del Observatorio de la Universidad del Rosario.

“Antes de emitir juicios sobre la distribución regionalmente desproporcionada de los senadores electos, vale la pena entender por qué se pueden llegar a presentar este tipo de diferencias regionales en los resultados”, señaló Vargas.

Compartir: