Ejército ucraniano en estado de alerta, plan de ayuda del FMI

Ucrania puso a sus fuerzas armadas en estado de alerta máxima para intentar impedir una propagación de la insurrección prorrusa en el este de este país que va a beneficiarse de un plan de ayuda del FMI de 17.000 millones de dólares.

Las fuerzas armadas ucranianas se encuentran «en estado de alerta total» para el combate ante la amenaza de una intervención rusa, dijo.

Rusia reaccionó criticando las declaraciones de Kiev que tildó de «retórica beligerante dirigida a su propia población».

El Ministerio ucraniano anunció este miércoles que fue declarado «persona non grata» el agregado militar ruso tras ser «detenido» en flagrante delito de espionaje que no precisó.

En una entrevista telefónica, el presidente ruso Vladimir Putin y el primer ministro británico David Cameron coincidieron en que la crisis «sólo podrá lograrse mediante medios pacíficos», informó un comunicado del Kremlin.

El presidente Turchinov declaró en Kiev que «el objetivo primordial es impedir que el terrorismo se extienda» de las regiones de Donetsk y de Lugansk a otras regiones.

«Hay intentos de desestabilizar la situación en Jarkov (este), Odesa (sur), Dnipropetrovsk (este), Zaporijia (sudeste), Jerson y Mykolaiev (sur)», recalcó.

Estas ocho regiones, puestas juntas, constituirían un ancho arco de territorio contiguo a Crimea y Transnistria (región separatista de Moldavia) que Rusia controla ya de facto.

Turchinov dijo además temer «actos de sabotaje» de parte de Rusia durante las fiestas de comienzos de mayo.

Los servicios de seguridad ucranianos (SBU) afirmaron el miércoles haber descubierto un grupo de saboteadores que preparaban un atentado para la fiesta del 9 de mayo que conmemora tanto en Rusia como en Ucrania la victoria sobre la Alemania nazi en 1945.

«Los criminales se preparaban para cometer un atentado con explosivos en momentos en que los veteranos de guerra depositaran una ofrenda floral en el monumento de la Segunda Guerra Mundial» en Mykolaiev, según ellos.

De su lado, el presidente Putin y su primer ministro Dimitri Medvedev tienen programado visitar Crimea después del tradicional desfile militar previsto en Moscú ese mismo día, informa la prensa rusa.

Los rebeldes prorrusos han continuado en los últimos días extendiendo su dominio sobre una serie de ciudades del este de Ucrania, controlando actualmente sitios estratégicos (alcaldía, cuartel de policía y servicios de seguridad) en más de una docena de ciudades.

El ayuntamiento de la ciudad de Gorlivka fue ocupado el miércoles en la mañana por militantes prorrusos, informó el servicio de prensa, precisando sin embargo que los rebeldes no habían interrumpido el trabajo de la administración.

El martes unos 3.000 manifestantes favorables a Rusia ocuparon un edificio de la administración regional en Lugansk. Unos 20 jóvenes con barras de hierro rompieron una ventana para ingresar en el edificio, que no estaba vigilado por la policía, mientras la multitud esperaba afuera para entrar.

La suerte de los observadores de la OSCE (la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa), retenidos por militantes prorrusos en Slaviansk, bastión rebelde del este de Ucrania, seguía siendo incierta.

«Es una buena señal que el inspector sueco haya sido liberado. Desgraciadamente en estos últimos días no percibimos signos alentadores de Slaviansk que indiquen que van liberar rápidamente a los inspectores», declaró en Viena el embajador ucraniano ante la OSCE, Igor Prokopchuk. Los observadores «son rehenes», estimó.

«Habrá una nueva visita de representantes de la OSCE hoy y nuevas negociaciones. Tenemos un buen diálogo pero no pienso que serán liberados hoy o mañana», declaró, citado por el diario alemán Bild Zeitung.

El líder separatista local que los retiene, Viacheslav Ponomarev, habló el martes de «progresos significativos» en las actuales negociaciones con la OSCE.

«Las negociaciones continúan», declaró su portavoz el miércoles en la mañana en Slaviansk.

«No vamos a hacer cosas estúpidas rápidamente, queremos dar la oportunidad a nuestros socios de calmarse», dijo este miércoles el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, en Santiago de Chile. Pero «si sus acciones van a continuar (…) estudiarremos la situación».

En una cena de gala del Atlantic Council, un centro de reflexión de Washington, la estrella pop ucraniana Ruslana, premiada en Eurovision y activa militante del grupo opositor Maidan, pidió el miércoles la «ayuda» de Estados Unidos y que el presidente Barack Obama demuestre «coraje» para detener la intervención rusa en su país.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la crisis ucraniana ha sumido a Rusia en la recesión por la caída de las inversiones como consecuencia de las sanciones occidentales.

La economía ucraniana volvió a caer el primer trimestre. Su Producto Interno Bruto (PIB) retrocedió un 2% respecto al cuarto trimestre, según estadísticas publicadas el miércoles por el Instituto Ukrstat.

El FMI aprobó este miércoles un plan de ayuda de 17.000 millones de dólares en dos años para Ucrania, en peligro de bancarrota.

La adopción de este plan permite el desbloqueo inmediato de un primer préstamo de 3.200 millones de dólares a Kiev, que debe pagar a Rusia una factura de gas de varios miles de millones de dólares.

AFP

Compartir: