Contraloría embargó cuentas bancarias de Petro y de dos de sus colaboradores

Dentro de un proceso de responsabilidad fiscal por los descuentos decretados en las tarifas de Transmilenio, la Contraloría de Bogotá embargó las cuentas de ahorro del alcalde mayor Gustavo Petro y del secretario de hacienda Ricardo Bonilla.

La medida implica que los funcionarios no pueden retirar dinero de los cajeros automáticos y su salario de nómina debe ser cancelado a través de cheques.

La cuenta de la exsecretaria de Movilidad Ana Luisa Flechas, también fue embargada.
Según la Contraloría, Petro y sus dos colaboradores deben responder por la suma de 187.000 millones de pesos.

El propio secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla confirmó el hecho y dijo que “la Contraloría tomó esa decisión como medida cautelar para que no nos vayamos del país con nuestra plata, porque estamos en una imputación de responsabilidad fiscal por haberle girado a TM los recursos para que funcione”.

Sin embargo, Bonilla consideró ilegal la decisión del organismo de control, pues advirtió que no se siguió el debido proceso.

Simplemente, dijo, sin haber sido declarados culpables, “nos abrieron el proceso y ya nos embargaron”.

En su opinión, “el contralor prejuzga, ya nos condenó y no hay mucha claridad y garantías en este proceso”.
Bonilla dijo que los dineros fueron girados por la administración Distrital para que Transmilenio pudiera funcionar, debido a que la tarifa que paga el usuario no alcanza a cubrir todos los gastos.

Explicó que la Administración ordenó una rebaja en la tarifa en las horas ‘valle’ para intentar reducir la demanda en las horas ‘pico’ y eso implicó una especie de subsidio por parte de TM.

Compartir: