Redes sociales nuevo campo de los ciberyihadistas

Según un informe de la Liga Anti Difamación (ADL), los distintos grupos terroristas han venido recurriendo a las nuevas tecnologías con el objetivo de recaudar fondos, reclutar y adiestrar a fundamentalistas para sus distintas misiones.

El informe Crecimiento del extremismo islámico en 2013: los peligros de reclutamiento en línea y la autoradicalización, además, remarca que varios complots terroristas sucedidos en los últimos años se han gestado a partir de la propaganda en línea.

«El conflicto sirio ha revolucionado los métodos empleados por los yihadistas para retratar sus actividades y defender su causa», explicó Charles Lister, experto del centro de estudio Brookings de Doha.

El diario República señala que Twitter durante las protestas de la Primera Árabe, que llevaron al derrocamiento de los regímenes de Ben Alí en Túnez y Hosni Mubarak en Egipto, fue un poderoso instrumento utilizado por los jóvenes.

Plataformas como Facebook, Twitter o YouTube ya han superado a los tradicionales foros de Internet, una herramienta muy utilizada desde hace tiempo por los fundamentalistas.

Según Lister, Twitter y YouTube «son de gran valor para ellos, porque son menos susceptibles de ser cerradas por las autoridades». El especialista apunta que la red social de los 140 caracteres ha sido fundamental para facilitar el reclutamiento de nuevos combatientes.

YouTube, por su parte, ha servido a los yihadistas para subir a la web los videos de sus «hazañas», y así incentivar a sus seguidores a seguir el ejemplo.

De acuerdo con lo explicado por Aron Lund, experto en yihadismo, varias personalidades extremistas han incurrido a Internet, donde debaten ideología y distintos operaciones terroristas, como la disputa entre el Frente al Nusra –vinculado a Al Qaeda-, y el Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL).

«Las discusiones en Twitter suelen ser agrias por el formato breve y rápido. Es posible que esto haya contribuido al odio que se ha desarrollado entre ambos grupos», subraya el editor de la web Siria en Crisis del centro de Investigación Carnegie Endowment.

Todas las ramas de Al Qaeda y sus simpatizantes ya tienen sus propias cuentas de Twitter. Asimismo, las células de la red terrorista han creado sus propios medios para publicar sus mensajes oficiales: Al Shahab sirve para Al Qaeda central, Al Andalus Foundation funciona en el Magreb; Al Malahem, para la península Arábiga; y Al Furqan en Irak.

Por su parte, otro campo que está cubierto por los llamados «ciberyihadistas», es el de la seguridad informática. Con el objetivo de desarrollar programas de seguridad, crearon su propio centro de investigación y de estudios técnicos.

«Estamos librando una batalla, y más de la mitad de ésta se desarrollará en la arena informática», declaró Ayman Al Zawahiri, actual líder de Al Qaeda, a mediados de la década del 2000.

Esa «batalla» a la que hizo referencia el por entonces número dos de Osama bin Laden, tiene cinco objetivos, de acuerdo con Philippe Migaux, ex agente de la inteligencia francesa y profesor de ciencias políticas en París: amenazar a los enemigos a través de la propaganda, preparar operaciones, intercambiar información, realizar una instrucción ideológica y militar, reclutar a nuevos miembros.

«La yihad en Internet sirve para difundir el terror», concluyó Philippe Migaux.

Compartir: