Canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, acontecimiento histórico para Iglesia Católica

Por primera vez en la historia de la Iglesia Católica, este domingo se encontrarán cuatro Papas, dos que se convierten en santos, — Juan XXIII y Juan Pablo II — y dos que ofician la singular proclamación, Francisco y Benedicto XVI.

La presencia de Benedicto, Papa Hemérito, fue confirmada por el Vaticano, que al mismo tiempo informó que a la ceremonia concurrirán 150 cardenales y mil obispos de todo el mundo, además de 6 mil sacerdotes y 70 diáconos.

En el marco de la eucaristía, que se realizará este domingo y que será presenciada por cerca de un millón de personas que se apostarán en la Plaza de San Pedro y seguida a través de la televisión por más de 2 mil millones de personas en el mundo, el Papa Francisco invocará a la Santísima Trinidad para declarar Santos a sus antecesores Juan XXIII y Juan Pablo II.

Sendas imágenes de los dos pontífices flanquearán la Plaz, mientras sobre el altar estarán dos ampolletas (reliquias), una de las cuales contiene un fragmento de piel de Juan XXII y la otra, la sangre de Juan Pablo II.

La pomposa ceremonia comenzará a las 10 de la mañana, hora colombiana, con la Letanía de los Santos, a la cual seguirá la inscripción de los beatos en el Libro de los Santos y la invocación a la Santísima Trinidad para canonizarlos, esto es, declararlos Santos.

PAPA BENEDICTO XVI- FRANCISCO

Según el comunicado del Vaticano, el Papa emérito Benedicto XVI ha aceptó la invitación y comunicó al Papa Francisco que estará presente en la Misa de canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II.

El Papa emérito concelebrará. Ello no quiere decir que estará ante el altar, pero sí estará junto con
los cardenales y obispos, precisó el Padre Federico Lombardi en la rueda de prensa de este sábado por la mañana, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

PRUEBAS PARA LA SANTIFICACION
JUAN PABLO II – JUAN XXIII

Solo un milagro de cada uno fue necesario para elevar al santoral a Juan XXII y Juan Pablo II.
En un emotivo encuentro con los periodistas en el atrio del Aula Pablo VI, dos personas narraron los milagros.
Sor Adele Labianca, quien asistió a la religiosa Caterina Capitani, curada milagrosamente por intercesión de Juan XXIII, puso manifiesto el extraordinario testimonio de su santidad.

Sor Adele Labianca se refirió al gran sufrimiento de esta monja, tras la operación de estómago que se le había hecho cuando tenía 23 años.

Era el año 1966, y Juan XXIII había fallecido desde hacía tres años, por lo que tanto sor Caterina como sus hermanas religiosas lo invocaban en su oración cotidiana. Y en el momento más oscuro, le habían colocado una reliquia del Papa sobre su herida. Sor Caterina, relató, se despertó entonces y poco después contó lo que había sucedido.

A su turno, la señora Floribeth Mora Díaz, de Costa Rica, quien recibió el milagro de su curación por intercesión de Juan Pablo II, dio testimonio de la grandeza de Dios, como dice ella misma, contando que los médicos le habían dicho que humanamente ya no podían hacer nada, debido al aneurisma y derrame cerebral que padecía.

«Indigna como soy, el Señor me miró con su misericordia», añade destacando que a pesar de sus miedos, siempre tuvo fe en Dios. Rogando la intercesión del Papa Wojtyla y poniéndose en manos de la voluntad de Dios, el día de la beatificación de Juan Pablo II recibió la gracia tan anhelada, con su curación se sintió abrazada por la paz del Señor: ¡Levántate no tengas miedo! Con esta voz, vio una revista con la imagen del Papa santo que con sus brazos abiertos la alentaba a levantarse.

QUIENES FUERON LOS NUEVOS SANTOS

Angelo Giuseppe Roncalli nació el 25 de noviembre de 1881 en Sotto il Monte (Bérgamo), en el seno de una familia de humildes labriegos. De 1892 a 1904 cursa la formación sacerdotal en Bérgamo y en Roma. Doctorado en Teología, el 10 de agosto es ordenado sacerdote.
Fue secretario del obispo de Bérgamo, es movilizado en la I Guerra Mundial, tras la cual es nombrado director espiritual del seminario de Bérgamo. De 1921 a 1925 fue presidente para Italia de la Obra Pontificia para la Propagación de la Fe. Es ordenado obispo el 19 de marzo de 1925 y nombrado visitador apostólico de Bulgaria. En 1934 es nombrado delegado apostólico en Turquía y Grecia y administrador apostólico para los cristianos de rito latino de Constantinopla. De 1944 a 1952 es nuncio apostólico en Francia. Creado cardenal en 1953, es nombrado patriarca de Venecia.

Cinco años después es elegido Papa. Toma el nombre de Juan XXIII. Convoca el Concilio Vaticano II. Fallece el 3 de junio de 1963. Es el Papa bueno, el Papa del pueblo, el Papa del cambio. Fue beatificado en 2000.

Karol Jozef Wojtyla nació en la localidad polaca de Wadowice el 20 de mayo de 1920. Con tanto solo 20 años, y ya muertos sus padres y su único hermano y Polonia invadida por el ejército nazi, Karol, que prometía ser actor y escritor, al enfrentarse a la realidad del mal, descubre que solo el amor de Jesucristo es la clave de la felicidad que anhela el corazón del hombre. Ingresa en el seminario de Cracovia, estudia en Roma y es ordenado sacerdote el 1 de noviembre de 1946.

La universidad y los jóvenes fueron los principales ámbitos de los doce años de su ministerio como sacerdote. Su patria polaca se enfrentaba entonces a otro de los grandes males del siglo XX: el comunismo. Karol Wojtyla es obispo auxiliar de Cracovia de 1958 a 1962 y arzobispo metropolitano de esta misma sede durante 16 años. Cardenal desde 1967, el 16 de octubre de 1978 es elegido Papa con el nombre de Juan Pablo II. Durante más de veintiséis inolvidables años, desarrolla un admirable ministerio petrino. Fallece, tras ser visitado durante años por la cruz, el 2 de abril de 2005. Es beato desde 2011.

SON YA 80 PAPAS SANTOS

Con la canonización de Angelo Giuseppe Roncalli –Juan XXIII– y de Karol Wojtyla –Juan Pablo II–, se eleva a 80 el número de Papas que son declarados santos.

Hasta ahora la iglesia católica tiene 78 Papas santos y 11 beatos.
vaticano

En los nueve primeros siglos de historia, los papas santos (73) superan en número a los que no habían sido canonizados (36) y, concretamente, hasta el Papa romano Liberio (352-366), sin incluirse este, todos los Papas son santos, según la lista publicada por la Conferencia Episcopal Española (CEE).

El primer santo es San Pedro, de Galilea (Israel), al que siguen San Lino (Italia), San Anacleto (Italia), San Clemente (Italia), San Evaristo (Grecia), San Alejandro I (Italia), San Sixto I (Italia), San Telesforo (Grecia), San Higinio (Grecia) y San Pio I (Italia).
Desde el siglo II en adelante destacan algunos Papas santos originarios de países que no fueran Italia o Grecia, como San Aniceto, de Siria, que fue Pontífice alrededor del año 160; San Melquíades, de África, que ocupó el trono de Pedro entre el 311 y el 314; San Gelasio I, también procedente de África, que fue Papa desde el año 492 hasta el 496; Sergio I y Gregorio III, ambos de Siria; y León IX, de Francia.

Por el contrario, a partir de la segunda mitad del siglo IX –concretamente desde el final del Pontificado del Papa Adriano III de Roma (884-885)– y hasta la actualidad, es decir, durante los últimos diez siglos de historia, solo se cuentan cinco Papas santos, a los que este domingo se sumarán Juan XXIII y Juan Pablo II.

Mientras tanto, entre los Papas que han sido beatificados, se encuentran los italianos Víctor III (1086-1087), Eugenio III (1145-1153), Gregorio X (1271-1276), Benedicto XI (1303-1304), Inocencio XI (1676-1689), Pio IX (1846-1878); los franceses Urbano II (1088-1099) y Urbano V (1362-1370); e Inocencio V de Saboya (1276).

Compartir: