‘En educación Colombia mejora, pero muy lentamente’: A. Schleicher

Bogotá, 25 de Abril ¬_RAM_Pese a los malos resultados obtenidos por los estudiantes colombianos en pruebas internacionales que miden sus desempeños y competencias, el país se está moviendo en la dirección correcta para revertir esta situación.
De este modo respondió Andreas Schleicher, director (e) de educación y asesor en política educativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), a las inquietudes que sobre este tema fueron planteadas por decenas de académicos que asistieron al evento ‘Colombia en las Pruebas Pisa: Desafíos y Perspectivas’, celebrado en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, de Bogotá.
Eso sí, Schleicher señaló que para que Colombia logre que sus estudiantes muestren desempeños similares a los obtenidos por alumnos de Corea del Sur y Singapur (que puntean en las pruebas Pisa, que administra la Ocde), se necesitarían hasta tres décadas de continua aplicación de las políticas adecuadas.
Schleicher aseguró que si bien el país tiene que tomar en serio los resultados de esta evaluación, debe preocuparse más por encontrar las razones y las posibles soluciones y no solo mirar los puntos negativos.
Insistió en que las Pisa no solo sirven para ubicar a Colombia en una clasificación en la que se le compara con otros países, “también da luces claras y contundentes sobre las posibles causas y consecuencias de esta ubicación y, dependiendo de la perspectiva desde donde se mire la situación, el vaso puede estar medio vacío o medio lleno”, afirmó.
Schleicher agregó que Colombia ha ido mejorando en muchos aspectos, «pero a un ritmo considerablemente más lento que el de los demás países que han tomado las Pisa, por esa razón se genera la impresión de que se está retrocediendo en materia educativa”.
El análisis de los resultados de las pruebas presentadas por los estudiantes colombianos mostró otro resultado preocupante, a juicio de Schleicher: que los alumnos no se sienten en control de su educación, por lo que tienden a echarle la culpa de sus fracasos al sistema.
“En China, por ejemplo, nueve de cada diez estudiantes creen que si les va mal en materias como matemáticas, su sistema educativo les puede ayudar a revertir la situación; los colombianos, en cambio, prefieren buscar alternativas facilistas, como estudiar carreras que no tengan que ver con las matemáticas”, comentó el experto.
Al hablar de las posibles soluciones para darle un vuelco a la situación, Schleicher llamó la atención sobre la necesidad de mirar más allá del aspecto económico. A veces, según el experto, en términos financieros resulta más valioso destinar correctamente los recursos, antes que pensar en invertir mucho más dinero en el sector educativo.
Y para la muestra están, sostiene Schleicher, los ejemplos de Luxemburgo y Corea, que invierten cantidades similares de dinero en educación, pero de manera distinta, lo que se ve reflejado, igualmente, en la distancia que los separa en el ranking.

Compartir: