El regreso de Petro a la Alcaldía

Gustavo Petro, junto a su esposa Verónica Alcocer, encabezó este miércoles la denominada ‘marcha del retorno’ junto a centenares de sus seguidores, que los llevó tras un breve tramo de varias cuadras por la emblemática Carrera Séptima –en el centro de la ciudad- hasta el Palacio de Liévano, donde asumió de nuevo el cargo de Alcalde de Bogotá.

La marcha, que se llevó a cabo en medio de una persistente llovizna, comenzó hacia las 4:20 de la tarde desde la tradicional plazoleta de Las Nieves y hasta la Plaza de Bolívar, justo al frente de la sede de gobierno distrital.

Petro, enfundado en una chaqueta blanca con el lema de su programa de Gobierno ‘Bogotá Humana’, iba acompañado de «Bacatá», una perrita de raza criolla que el restituido alcalde adoptó de la calle al comienzo de su Gobierno, y que por momentos se sobrecogía por el frío que golpeaba la tarde lluviosa de Bogotá.

«Petro se queda. Petro no se va», se alcanzaba a leer en las parcartas de todo tipo que llevaban decenas de seguidores del exguerrillero del M-19 y exsenador (quien se posesionó como Alcalde el 1 de enero de 2012), quienes con pitos y banderas celebraban el fallo de una tutela del Tribunal Superior de Bogotá, en el que se ordenó la restitución de Petro de su cargo.

En medio de la manifestación, uno de los seguidores del restituido mandatario precisó que «es la muestra del restablecimiento de la Bogotá Humana y de los derechos de Petro que había sido destituido ilegalmente. (…) Esperemos que no se inventen más cosas para volver a sacarlo», dijo.

Otra de las seguidoras de Petro aseguró que «aquí lo que estamos haciendo con esta manifestación, es demostrarle a la oligarquía de este país que la izquierda tiene la razón, que en este país sí se puede hacer política honesta y que Petro está con los más pobres y humildes (…) El presidente Santos y el Procurador sólo quieren hacer daño en el país».

Los manifestantes aseguraron que apoyarán al restituido Alcalde en la revocatoria de su mandato, prevista para los próximos meses.

Más de un mes fuera del cargo

En su intervención luego de regresar a su cargo como alcalde de Bogotá, Gustavo Petro aseguró que la aceptación por parte del Presidente sobre la decisión del Tribunal Superior de Bogotá que lo favorece, indica que el mandatario acató las medidas cautelares de la CIDH y no podrá ser nuevamente destituido.

«El fallo de tutela no sólo ordena restituir al alcalde, sino acatar las medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El Gobierno, consideramos nosotros, las ha acatado. Eso significa que así se caiga la tutela, las medidas cautelares siguen vigentes», indicó Petro.

Gustavo Petro regresó a la sede de la Alcaldía 33 días después de que el presidente Juan Manuel Santos decidiera no acoger las medidas cautelares pedidas por la Comisión Interamericana de DD. HH. (CIDH), para que se suspendiera la destitución e inhabilidad con la que lo había sancionado la Procuraduría por el cambio en el modelo de recolección de basuras.

«Es evidente que la justicia colombiana no solamente ha actuado sino que lo ha hecho de manera transparente, eficaz y oportuna», dijo Santos en ese entonces, durante una intervención el pasado 19 de marzo.

El Jefe del Estado había señalado que «el Gobierno de Colombia entiende la importancia y ha defendido el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Considera, sin embargo, que el papel de dicho sistema es complementario y alternativo, por lo cual solo debe operar en el evento de que no funcione o se dé una falla en el sistema interno».

Pero el martes pasado, el Tribunal Superior de Bogotá ordenó al presidente Santos acatar las medidas cautelares que le fueron otorgadas por la CIDH a Gustavo Petro y restituirlo en el cargo en menos de 48 horas.

El alto tribunal, a través de un oficio notificó que había fallado a favor de la tutela interpuesta por el ciudadano Óscar Augusto Verano quien reclamaba la violación de su derecho «de elegir y ser elegido» y, por ende, mantener en su cargo al Alcalde por el cual había votado.

En apenas 48 horas, Bogotá tuvo tres alcaldes: Petro tomó el relevo de su compañera de partido (Alianza Verde) María Mercedes Maldonado, elegida el lunes por Santos de una terna para sustituir al ministro de Trabajo, Rafael Pardo, que se había puesto al frente del Gobierno distrital desde que el primero fue destituido el 19 de marzo.

Compartir: