La Carta de Roy a la Luciérnaga

El senador Roy Barreras le envío una carta a hernán peláez director de la Luciérnaga reclamándole por las agresiones verbales en su contra del escritor Alvarez Gardeazabal y aseguró que Gardeazabal desinforma a los oyentes y usa sus comentarios para «cobrarse vengancitas personales y regionales».

Barreras se refiere al comentario de Gardeazabal sobre la entrega de puestos en Caprecom para conseguir los votos de la presidencia del Senado que le corresponde al Partido de la U y a la que él está aspirando. » Caprecom No tiene dueño, es de todos los colombianos. El director Botero No tiene jefe político, es un hombre independiente y obedece a su ministra como lo sabe todo el que le conoce y la presidencia del Senado No se decide a punta de puestos ni en Caprecom, ni en la Gobernación del Huila y en el sector minero, sino por la decisión libre y soberana de los senadores de la República que saben que lo que está en juego es la consolidación de la seguridad, la posibilidad de la paz, la descentralización eficaz de las regalías, la defensa de la ley de Víctimas y restitución de tierras, es decir, la agenda de un Gobierno que quiere hacerlo bien y a la que mi partido, como partido de Gobierno tiene la obligación y la decisión de ayudar».

La carta es la siguiente

Señor Hernán Peláez:

Usted sabe que trato de evitar comentarios y mucho menos rectificaciones que surgen inevitablemente de la exposición pública y la confrontación política. Por eso créame que escucho con buen humor, como la mayoría de los colombianos, las caricaturas verbales que se hacen en el programa más escuchado y probablemente más querido de los colombianos, el cual usted a bien dirige. Sin embargo, ante la ya conocida, reiterada y permanente agresión verbal del escritor Alvarez Gardeazabal con afirmaciones malintencionadas y perversas sólo quiero decirle que los personajes públicos tenemos que soportar este tipo de difamaciones, pero sus oyentes que son miles, si deben saber que están siendo asaltados todos en su buena fe y que los micrófonos de La Luciérnaga los usa Gardeazabal para desinformarlos y cobrarse pequeñas vengancitas personales y regionales.

En el caso de Gardeazabal no son gratuitas sino que se originan en viejas disputadas políticas-y en el hecho que me satisface, de haber estado siempre en orillas políticas regionales diferentes: en su candidatura a la Gobernación, yo acompañé a Carlos Holguín, luego en su defenestración no hice parte del coro de lamentos y luego en sus simpatías políticas departamentales y locales tampoco hemos coincidido, pero para no quitarle tiempo doctor Peláez con historias anodidas, le mando como perla este botón.

Sabe muy bien Gustavo Alvarez que el nuevo director de Caprecom era el secretario de Hacienda de su pupilo Jorge Iván Ospina, de quien Gardeazabal fue su mentor.  Sabe que tanto Botero como Ospina jamás han militado conmigo, ni pertenecen al Partido de la U. Todo lo contrario, el hermano del exalcalde es el senador Mauricio Ospina del Polo Democrático y tanto Ospina como Botero han orbitado más alrededor de Angelino Garzón que de cualquier otra fuerza.  Sabe también  Gardeazabal que la nueva ministra recibió las mejores referencias técnicas y de independencia de Botero; No del partido de la U sino del actual alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero y por tanto está claro que en la nueva administración de Caprecom no hay ninguna responsabilidad política de mi partido, aunque por supuesto, le deseamos la mejor de las suertes al doctor Botero y le pedimos al Gobierno todo el apoyo para salvar la única EPS pública del régimen subsidiado, es decir, la única que en la práctica atiende a los pobres de Colombia. Los males que aquejan a Caprecom son tan viejos con la improvisación con que se permitió su desordenado crecimiento y no pueden achacarse a los escasos dos meses y medio donde estuvo al frente el doctor José Ricardo Rodríguez, un muy buen profesional, el sí militante de la U y quien salió de la entidad, al igual que todo el equipo anterior con esta nueva administración.

En conclusión doctor Peláez y agradeciendo los minutos de su tiempo dedicados a este comentario: Caprecom No tiene dueño, es de todos los colombianos. El director Botero No tiene jefe político, es un hombre independiente y obedece a su ministra como lo sabe todo el que le conoce y la presidencia del Senado No se decide a punta de puestos ni en Caprecom, ni en la Gobernación del Huila y en el sector minero, sino por la decisión libre y soberana de los senadores de la República que saben que lo que está en juego es la consolidación de la seguridad, la posibilidad de la paz, la descentralización eficaz de las regalías, la defensa de la ley de Víctimas y restitución de tierras, es decir, la agenda de un Gobierno que quiere hacerlo bien y a la que mi partido, como partido de Gobierno tiene la obligación y la decisión de ayudar.

De usted, atentamente.

 

ROY BARRERAS

Senador de la República

Compartir: