Redes antisociales: una “locura necesaria” en la era del social media

Pese a que la tecnología apunta a la interacción, surgen estas plataformas que invitan a estar en ‘modo incógnito.’
Son incontables los esfuerzos de personas que buscan la creación de redes y aplicaciones para interconectar el mundo. De las ya fundadas se destacan Facebook, Twitter e Instagram. Sin embargo, pese a este auge, se han erigido plataformas que se instituyen como una paradoja para este contexto de hiperconectividad.

Las redes antisociales llegan al mercado online como la moda para evitar encuentros indeseables y escaparse de presencias non gratas, o por lo menos así las definen quienes se han sumergido en los gajes de este universo paralelo.

Chris Baker, cofundador de la red antisocial Cloak –que rastrea dónde están las personas con quienes el usuario no quiere encontrarse y le avisa cuando se aproximan a él para que pueda escapar–, afirmó que estas nuevas herramientas son una ‘locura necesaria’ para enfrentar la llegada a la cima de las grandes redes sociales.

De esta manera aparecen Secret, Rather, Hate with Friends, Rando, Whisper, Hell is the Other People, entre otras, como herramientas atípicas con componentes antisociales.

Incluso puede mencionarse en esta enumeración a Snapchat, que al eliminar mensajes a los 10 segundos de haber sido recibidos, también responde a la moda de lo misantrópico.

Algunas de estas redes o apps ofrecen la opción de reemplazar en Facebook aquellos contenidos que nos molestan sin necesidad de bloquear al contacto, lo que supone un respiro para aquellos que por cortesía prefieren no eliminarlo.

Otras con ayuda de Foursquare rastrean a tu jefe, amigo o pareja y te notifica su ubicación para que no coincidan en un mismo lugar. Y otras más arriesgadas permiten decirle a alguien si lo odias y si ese sentimiento es recíproco, una dinámica parecida a la de las apps, que en esta misma contracorriente, brindan la posibilidad de compartirle a alguien tu opinión sobre ella sin necesidad de revelar tu identidad.

En parte la proliferación de estas herramientas se debe al desarrollo de sistemas GPS utilizados por los servidores para sincronizar datos de las últimas publicaciones en redes como Instagram o Vine, y en un plano geográfico te indican la aproximación de un sujeto.

Varios desarrolladores afirman que estas plataformas son depuradoras de redes y su pertinencia está en que mientras la mayoría de la población expone su vida en el espacio cibernético, otro grupo en crecimiento busca lo contrario.

Parece ser que la intimidad está de vuelta y el boom de estas redes puede significar un nicho de mercado para nuevos emprendedores.

POR: MAYRA ALEJANDRA ROMERO SAYAS – EL HERALDO –

Compartir: