Santos admite que se le arrugó el corazón al escuchar sus testimonios de liberados

El Presidente Juan Manuel Santos admitió hoy que se le arrugó el corazón al escuchar los testimonios de los 10 miembros de la fuerza públicas liberados por las Farc por el trato inhumano y cruel que, encadenados, les dio ese grupo guerrillero durante el larguísimo cautiverio de 13 y 14 años.

El primer mandatario, junto con el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón visitó esta mañana en el Hospital Militar y la clínica de la Policia, respectivamente, a los 4 integrantes del Ejército y a los 6 policías, para conocer de primera mano su estado de salud y celebrar con ellos su retorno a la libertad.

El Presidente manifestó que por ahora el parte médico de estos cuatro miembros del Ejército y seis de la Policía es que “están muy bien de salud todos”, y añadió que los uniformados le dijeron “que se sentían bien de cuerpo y de alma”.

“Y gracias a Dios, y gracias al respaldo que estas personas tuvieron durante todo este tiempo, hoy pueden enfrentar su nueva vida, en libertad”, complementó el Jefe de Estado.

El presidente Santos se mostró conmovido por los relatos que le hicieron los uniformados sobre el prolongado cautiverio y también por un particular obsequio que le entregó el sargento de la Policia José Libardo Forero “a nombre de su señora y su hija”: un esfero elaborado en madera al cual le hizo un bordado e inscribió el nombre del primer mandatario.

En sus declaraciones, el presidente Santos reconoció nuevamente hoy el gesto de las Farc de liberar a los últimos 10 miembros de la fuerza pública que tenía secuestrados, pero le reiteró que no es suficiente, que debe liberar a todos los civiles y cumplir la promesa de no secuestrar más.

“Ojalá sean los últimos secuestrados de las Farc y que esta organización cumpla con su palabra de no volver a secuestrar nunca jamás”, expresó el primer mandatario, quien agregó:

“Como lo dije ayer es un paso que valoramos. Valoramos en su dimensión pero como lo dije también ayer, no es suficiente. Queremos unas muestras más fehacientes de su verdadera voluntad de terminar con este conflicto”.

El jefe del Estado dijo que los militares y policías liberados le manifestaron su voluntad de continuar en la fuerza pública, para seguir trabajando por el país en sus instituciones.

“Se siente uno muy orgulloso como colombiano de tener soldados y policías que lo único que dicen es sentirse orgullosos de pertenecer a la Policía, de pertenecer al Ejército, de haber sido combatientes, y están listos a seguir combatiendo. Eso es algo que nos llena a todos los colombianos de orgullo por nuestras Fuerzas”, precisó Santos Calderón.

Compartir: