Nelson Mandela muere a los 95 años

Compartir:

Héroe de la lucha contra el régimen de la segregación racial, «Tata» Mandela o «papá» Mandela, como le llamaban con respeto y afecto en Sudáfrica, su país natal, falleció este jueves 5 de diciembre.

En sus últimos días Nelson Mandela repartía su tiempo entre Johannesburgo y Qunu, su pueblo natal, donde se había instalado en mayo de 2012 en su casa remodelada.

Mandela, quien se retiró de la vida política en 2004, no perdió de vista a su país, según aseguró su viejo amigo y compañero de celda Ahmed Kathrada, de 82 años. «La última vez que lo vi, hace cosa de un mes, estaba ocupado leyendo sus diarios», confió recientemente. Los dos hombres permanecieron juntos en la cárcel durante 27 años.

Nacido en 1918 en Umtata, Transkei, Mandela renunció a su derecho hereditario a ser jefe de una tribu xosa y se hizo abogado en 1942. Dos años después ingresó en el Congreso Nacional Africano (ANC), un movimiento de lucha contra la opresión racial. Su ideología era un socialismo africano: nacionalista, antirracista y antiimperialista.

En 1948 llegó al poder en Sudáfrica el Partido Nacional, queinstitucionalizó la segregación racial creando el régimen del apartheid. Bajo la inspiración de Ghandi el ANC propugnaba métodos de lucha no violentos y la Liga de la Juventud, presidida por Mandela, organizó campañas de desobediencia civil contra las leyes segregacionistas.

Mandela fue detenido y liberado en varias ocasiones pero fue en 1964 cuando fue condenado a cadena perpetua tras una gira por diversos países en los que hacía propaganda de la causa sudafricana. Su lucha lo convirtió en un héroe de los Derechos Humanos.

En 1984 el gobierno intentó acabar con tan incómodo mito, ofreciéndole la libertad si aceptaba establecerse en uno de los bantustanes, «territorios independientes», donde se segregaban a los negros; Mandela rechazó el ofrecimiento.

Finalmente, Frederik De Klerk, presidente de la República por el Partido Nacional, liberó a Mandela en 1990, tras 27 años de reclusión, y lo convirtió interlocutor para negociar el proceso de democratización. Mandela y De Klerk compartieron el Premio Nobel de la Paz en 1993.

Mandela fue el primer presidente negro de Sudáfrica, de 1994 a 1999. Tras su triunfo fueron célebres sus palabras:»Nunca más sucederá que esta hermosa tierra experimente la opresión del uno sobre el otro».

Su última aparición pública fue en 2010, en el Mundial de Fútbol organizado por su país. Desde entonces, las ocasiones de verlo estuvieron reservadas a sus allegados, a jóvenes talentos que acudían a actuar para él, a personalidades, o a la televisión, como cuando se empadronó en octubre o recibió la llama del centenario de su partido, el ANC.

En octubre de ese mismo año publicó el libro»Conversaciones conmigo mismo» en el que confesó que: «Uno de los problemas que más me preocupaba cuando estaba en la cárcel era la falsa imagen que sin querer había proyectado en el mundo. Se me consideraba como un santo», escribió. «Nunca lo fui, incluso si se refiere a la definición según la cual un santo es un pecador que trata de mejorarse»,agregó.

La mayoría de los documentos vinculados al ex presidente de Sudáfrica, están disponibles en un proyecto web que fue lanzado en marzo de 2012, con el objetivo de mejorar el acceso a los registros que detallan su largo camino hacia la libertad.

En Nelson Mandela Centre of Memory se encuentran archivos que incluyen cartas que Mandela escribió a su familia y que fueron sacadas de contrabando de la prisión, su tarjeta de pertenencia a la iglesia metodista de hace unos 80 años y unos diarios escritos a mano.

Todos fueron digitalizados y colgados en el sitio convertido en una especie de museo virtual, que de ahora en más, tras su muerte, será lugar de culto para los internautas que siguieron la lucha de Mandela por liberar a los negros de la opresión.

BawP-57CUAMlYpi

BawYbs8IUAAYtCb

BawNYrZCYAA_1dN

BawPcX5CIAAN8qx

BawX3DSCMAE6FuW

nelson-mandela-prison1-08022013-jpg

Compartir: