Procuraduría y Contraloría están detrás del presidente de Bancóldex

Compartir:

Los nombramientos en los cargos del alto gobierno siguen causando polémica. En la misma semana en la que renunció el presidente de Coljuegos ante sus cuestionados antecedentes, se anunció la llegada de la nueva cabeza de Bancóldex.

Se trata de Luis Fernando Castro Vergara, expresidente de la Cámara de Comercio de Barranquilla, quien tiene actualmente dos investigaciones por parte de la Procuraduría General de la Nación y una de la Contraloría General de la República. Además, forma parte del proceso que lleva la Superintendencia de Industria y Comercio por las irregularidades en la Cámara de Comercio de Barranquilla.

La primera investigación disciplinaria de la Procuraduría contra Castro Vergara es por cuenta del presunto sobrecosto en la compra del lote donde se construiría el Centro de Eventos y Exposiciones del Caribe. El ente de control también cuestiona las razones por las que se cambió el lugar, toda vez que inicialmente se iba a construir en el sector de La Loma.

Por este concepto igualmente están involucrados el exgobernador Eduardo Verano de la Rosa y el exalcalde Alejandro Char, pues los aportes públicos de estos entes territoriales financiarían parte del proyecto.

«Hasta el momento no hemos recibido ninguna citación de la Procuraduría al respecto y no creo que lo haya porque esa compra se pactó a precios del mercado», afirmó el exgobernador Verano de la Rosa a este diario.

La segunda investigación de la Procuraduría surge ante la denuncia de que lideró unas presuntas afiliaciones masivas de empresas antes de las elecciones de la Junta directiva de la Cámara de Comercio.

En el caso de la Contraloría, este ente de control realizó una auditoría fiscal entre 2007 y 2011, periodo del que fue responsable la mayor parte Castro Vergara, en el que se determinó un presunto detrimento patrimonial de 35.831 millones de pesos (ver gráfico).

En su reporte la Contraloría señala que como el 80 por ciento de los ingresos de la Cámara de Comercio en ese periodo correspondieron a recursos públicos, es competente de investigar el uso de los mismos.

La auditoría revela que las irregularidades en el manejo de gestión cívica; mejoramiento del entorno; desarrollo empresarial; promoción del comercio; gestión estratégica y gestión administrativa; fueron «por una gestión fiscal irregular, como también a la inobservancia de la normatividad vigente».

Frente a las irregularidades en la elección de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Barranquilla, como autoridad electoral al ser el presidente de la misma, el nuevo presidente de Bancóldex forma parte de este proceso que aún sigue en investigación, toda vez que en las últimas semanas se han conocido nuevas pruebas sobre presuntas irregularidades en la afiliación de empresas cuando él todavía estaba en el cargo.

El nuevo presidente de Bancóldex, quien asumirá funciones en la segunda semana de diciembre, responde que estas investigaciones surgieron de denuncias de personas que se han visto afectadas por sus actuaciones en la Cámara de Comercio y que tiene la tranquilidad para responder ante cualquier señalamiento (ver entrevista).

Este diario dialogó con uno de los miembros de la Junta Directiva de Bancóldex, quien aseguró que en el momento de selección se conocieron estas investigaciones, por lo que ya están notificados de las mismas y respaldan al funcionario.

¿Quién revisa antecedentes?
Lo cierto es que este caso pone en entredicho nuevamente la efectividad de las oficinas jurídicas de las entidades del alto gobierno.

El 22 de noviembre pasado se posesionó Fabio Olmedo Palacio Valencia como presidente de Coljuegos y cinco días después renunció luego de los cuestionamientos que surgieron por su nombramiento y la relación laboral que sostuvo con una firma ligada a un narcotraficante.

«O el Gobierno no tiene buenas fuentes de información, que sería lamentable porque lo mínimo que hay que hacer cuando uno va a nombrar a una persona no solo en el Gobierno sino en cualquier parte es revisar quién es, o es arrogancia en el sentido de que a mí no me va a pasar nada y no me van a investigar. En todo caso es muy grave. Esto lo que hace es reforzar la creciente desconfianza de los ciudadanos en las instituciones», aseguró la directora de Transparencia por Colombia, Elisabeth Ungar.

Otro de los funcionarios que siguen cuestionados por su pasado es el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, de quien está entredicho si debe o no declararse impedido en la discusión de la Ley de Baldíos por su relación con Indupalma.

«Me parece que no están funcionando los diferentes controles que deben revisar las hojas de vida, los antecedentes de las personas y no esperar a que se hagan los nombramientos para que luego surjan una cantidad de circunstancias que prácticamente inhabilitan a ese funcionario. Yo creo que aquí el gobierno tiene que exigir que haya una mayor transparencia para la selección de los funcionarios», manifestó Jaime Bernal Cuéllar, exprocurador General de la Nación.

La selección de altos directivos y empleados públicos en general debe ser incuestionable para generar confianza en las instituciones. No es bien visto que cada vez que se nombre a un funcionario empiecen a surgir cuestionamientos.

Mientras que los entes de control toman alguna decisión al respecto frente a los casos, Luis Fernando Castro Vergara se prepara para asumir la dirección de Bancóldex en los próximos días.

El Colombiano

Compartir: