Puja por un puesto de titular en la campaña reeleccionista

Compartir:

Con la entrada al juego reeleccionista del presidente Juan Manuel Santos son muchos los miembros de la Unidad Nacional que quieren jugar en la titular, la banca no es una opción.

Esta, la oportunidad de hacer parte del equipo titular de campaña, ha determinado que muchos sectores comiencen a trazar sus estrategias a fin de no quedar relegados de un lugar protagónico en las primeras filas de quienes buscarán el triunfo que garantice un nuevo cuatrienio del Jefe de Estado en la Casa de Nariño.

En la nómina titular que maneja el presidente Santos ya hay inamovibles y se comienzan a dar los últimos retoques de lo que será el equipo definitivo que emprenderá sus labores a partir del 25 de enero.

Para los analistas es evidente que la Fundación Buen Gobierno, si bien no es un partido político consolidado, es el cuartel general de la reelección y que su cabeza visible es el exministro Germán Vargas Lleras.

Desde el momento de la designación de Vargas Lleras en esta Fundación comenzaron a sumarse nombres. Llegaron Juan Mesa, el general (r) Óscar Naranjo, Roberto Prieto, José Fernando Bautista, los representantes Alfonso Prada, Augusto Posada, y los senadores Juan Fernando Cristo, Carlos Ramiro Chavarro y Plinio Olano.

Fuentes, que prefirieron la reserva, comentaron que el presidente Santos lo que está logrando en la Fundación Buen Gobierno es tener representantes de todos los partidos y que sacrificaron sus aspiraciones al Congreso para acompañar el proyecto reeleccionista.

Al lado de ellos, hay más nombres de personajes de la vida nacional que quieren tener un protagonismo directo con la opinión pública. De hecho, fuentes revelaron que la primera Dama, María Clemencia Rodríguez, tendrá un papel importante en la campaña y que se dedicaría a asistir a todas las obras sociales que estén en la agenda del Jefe de Estado de aquí en adelante.

Sobre el tema Vargas, analistas coinciden que el problema que tiene el exministro se debe a que existen resistencias en contra suya, porque él también es el jefe natural de Cambio Radical.

De hecho, el representante Alfonso Prada dice que en estos momentos lo que se presenta es “una coyuntura normal porque los partidos se encuentran en unos ajustes de sus listas al Congreso que los pone a todos en una sana competencia”.

Reitera que “precisamente por esta competencia, Vargas Lleras tiene resistencias en los demás partidos de la Unidad Nacional”, ya que considera que “en estos momentos cada partido busca resaltar sus listas y no pueden comenzar a ponerse de lado de alguien que tiene su propio partido”.

A su turno, el analista Ancízar Marroquín, comenta que “el mismo liderazgo que maneja Germán Vargas Lleras en la Fundación Buen Gobierno genera discrepancias, las cuales “se trasladan a Cambio Radical, porque es el partido del exministro”.

Para el expresidente de la Cámara, Augusto Posada, es claro que existen muchos sectores de la sociedad que no ‘simpatizan’ con Vargas Lleras, pero insiste en que “el Presidente le entregó toda su confianza, por encima de los demás miembros de la Unidad Nacional”.

La analista Claudia López considera que “lo que pasa en estos momentos es un fenómeno natural, porque cada uno de los miembros de los partidos, como las colectividades mismas, manejan sus intereses y compiten entre ellos”.

En paralelo, los mismos analistas piensan que son precisamente estos temas de coyuntura electoral los que generan estas diferencias, porque creen que solamente hasta después de marzo se va a conocer la verdadera Unidad Nacional.

Esta visión es compartida por el expresidente Verde, Alfonso Prada, quien manifestó que “en estos momentos la labor de los partidos se concentra en la construcción de sus listas a Senado y Cámara de Representantes”.

Además, comenta que “son precisamente este tipo de situaciones las que generan diferencias y que el Gobierno debe estar al tanto, a fin de evitar que la coalición de Gobierno llegue fragmentada”.

Líos en el liberalismo

Un elemento que se suma a la polémica es que en el interior del Partido Liberal se dice que Vargas se está llevando a algunos militantes a cuenta gotas.

Sin embargo, estas versiones no son confirmadas por ninguna de las partes, debido a que las fuentes solo apuntan a indicar que en ninguna colectividad se retienen a los miembros.

No obstante, desde el liberalismo le han pedido a Vargas que liquide Cambio Radical, a lo cual el exministro ha respondido que no lo hará.

Estas decisiones de Vargas, a juicio de analistas, determinan rencillas que terminan por afectar las relaciones con los demás colectivos de la Unidad.
Pero las mayores complicaciones están en la campaña. De hecho se conoció que Simón Gaviria se mantendría al frente de la colectividad y se convertiría en una pieza clave dentro de las intenciones reeleccionistas que tiene el presidente Juan Manuel Santos.

Pero, según se advirtió, Gaviria estaría inconforme con Juan Fernando Cristo, porque aterrizó en Buen Gobierno y cerró posibilidades para que el jefe liberal haga lo propio.

Con base en lo anterior, Cristo ha reiterado que “hay que diferenciar a cada partido en la coalición, cada uno es distinto”, por lo que dijo que “hay una competencia inevitable, una emulación y que a partir de marzo queremos ser la primera fuerza política y ganar las elecciones. Eso no quiere decir que no podamos superar estas diferencias internas para trabajar por la candidatura del presidente Santos”.

Otros partidos que no quieren ceder terreno en materia de respaldos a la reelección de Santos son La U y el Conservador.

Según una fuente, en la U están las voces inconformes de los senadores Roy Barreras y Armando Benedetti, quienes no han sido llamados al equipo
reeleccionista, por lo que prefieren quedarse en el área de la crítica.

Barreras dijo recientemente que los debates de los candidatos lo hacían los partidos y no las personas, por lo que conminó al Presidente a que sus cuadros principales de campaña estén compuestos por gente del partido.

A esto, el analista Ancízar Marroquín dijo que en este tipo de circunstancias existen personas que quieren ser protagonistas, porque de lograr “un cupo en el equipo ganador y más en un cargo directivo del mismo” les da una visibilidad en sus regiones, que ellos -después- capitalizan en votos.

Mientras tanto, el Gobierno busca mantener la Unidad Nacional, sobre todo en sectores que aún no se han definido en concreto si apoyan o no la reelección, como los partidos Conservador y Verde, de los cuales solo se conocerá una decisión a principios del año entrante.

Así mismo, están colectividades indecisas como Opción Ciudadana y el Mira, que aún no se han manifestado sobre si apoyarán o no la aspiración reeleccionista de Santos.

Toda una apuesta electoral

Los analistas consultados por este diario coincidieron en que los partidos que hacen parte de la Unidad Nacional están, en estos momentos, en una competencia electoral para marcar diferencia.

Por ello, sostienen que haya personajes de estos colectivos que quieran mostrarse más y armar polémica, a fin de lograr el respaldo popular.

En este sentido, la analista Claudia López manifiesta que “lo que se observa en la actualidad es más o menos normal” y explica que “ellos, los partidos, lo que pretenden es una visibilidad frente a los demás partidos de la coalición, a fin de captar la atención de los votantes”.

Augusto Posada, entre tanto, coincide en la normalidad de este fenómeno, ya que en su experiencia ve que “si bien hay diferencia en algunos miembros que no se encuentran cómodos con las personas que manejan la reelección, terminarán por ‘alinearse’ después de las elecciones al Congreso de marzo”.

Lo manifestado por Posada demuestra que algunas colectividades esperarán hasta saber la composición del Congreso el año entrante y luego de ello se determinarán las posibles alianzas y coaliciones que puedan surgir para estar al lado de Santos.

En este sentido, el analista Ancízar Marroquín asegura que “los políticos quieren ser lo más visibles durante las campañas, porque es lo único que les marca diferencia con respecto a los demás partidos de la coalición”.

Por El País de Cali

Compartir: