Cesar Gaviria dice que los dineros del narcotráfico financiaron campaña de Pastrana

Compartir:

El expresidente Cesar Gaviria afirmó este viernes durante una entrevista hecha por Yamid Amad para el Noticiero CM& que la campaña presidencial del expresidente Andrés Pastrana estuvo financiada por dineros del narcotráfico.

A la pregunta “¿los casetes decían que el cartel de Cali ayudó a financiar las dos campañas, la de Samper y la de pastrana?, Gaviria afirmó que “exactamente era lo que decían, los dos casetes que habían financiado las dos campañas, no solamente la de del presidente Samper.

Gaviria tildó de «mentirosas» las declaraciones de Pastrana sobre su supuesta omisión ante unas grabaciones que apuntaban a una posible financiación ilegal de campañas presidenciales en las elecciones de 1994. Y posteriormente arremetió también contra Pastrana a través de Noticias RCN.

Cabe anotar que Pastrana afirmó el jueves en la presentación de su libro «Memorias olvidadas» que Gaviria conocía desde antes de ser presidente del dinero que el cartel de Cali depositó en la campaña del también expresidente Ernesto Samper (liberal, 1994-1998), y que derivaron en el escándalo conocido como el Proceso 8.000. «Las declaraciones del presidente Pastrana de que yo conocía los hechos referidos con anterioridad a esa semana son totalmente falsas, ilógicas y sobre ellas el señor Pastrana no aporta detalle de ninguna naturaleza», dijo Gaviria.

Pastrana, quien en 1994 era candidato a la Presidencia, fue quien recibió esas grabaciones, conocidas en Colombia como los «narcocasettes», al parecer de manos de un policía, y las puso a consideración del Gobierno de Gaviria. Samper ganó la contienda electoral y gobernó en medio del escándalo del «Proceso 8.000» de 1994 a 1998, mientras que Pastrana llegó a la Presidencia en 1998 con el Partido Conservador.

Pastrana dijo que Gaviria «es el eslabón perdido del Proceso 8.000», afirmación que el aludido entendió «como el remordimiento que debe acompañar al doctor Pastrana de no haber tenido el coraje para poner en conocimiento de los electores las grabaciones antes de la elección presidencial y no con posterioridad» y después de veinte años.

Gaviria incluso relató que en esas grabaciones, conocidas en Colombia como los «narcocasettes», «se refería una significativa contribución del Cartel de Cali a las dos campañas presidenciales del candidato Samper y del candidato Pastrana».

«Yo hice lo que creí que me correspondía legalmente, no consideré ni un momento informar a la opinión sobre grabaciones anónimas en las cuales se conocían algunas voces pero que no significaran que los hechos referidos de ingreso del dinero a las dos campañas fueran veraces», añadió el expresidente Gaviria.

«El doctor Pastrana respira amargura y resentimiento, no aporta pruebas sino afirmaciones mentirosas, yo tengo mi conciencia tranquila sobre la rectitud de mi conducta y no estoy seguro de que algún día no aparezcan las pruebas que vinculen a la campaña de Andrés Pastrana con el cartel de Cali como lo mencionan las grabaciones», concluyó Gaviria.

Lo dicho por Pastrana

El expresidente Andrés Pastrana Arango dijo que el también expresidente César Gaviria (Liberal 1990-1994) ocultó la existencia y la veracidad de los casetes en los que los jefes del Cartel de las drogas de Cali aseguraban que financiaron la campaña presidencial de Ernesto Samper (Liberal 1994-1998).

Así lo aseguró Pastrana (Conservador 1998-2002) durante la presentación del libro «Memorias olvidadas» (Penguin Random House) en la que desgrana apartes de lo que él considera historias que deben ser conocidas por las futuras generaciones. «Si a mí Gaviria me hubiera dicho que esas grabaciones son ciertas, así sea dos días antes de las elecciones, otra hubiera sido la historia de este país», señaló Pastrana.

Los llamados «narcocasetes» salieron a la luz pública en 1994 y fueron la semilla para el inicio del llamado «Proceso 8.000», convertido en el mayor escándalo del Gobierno de Samper, por la entrada de más de 6 millones de dólares del Cartel de Cali para financiar su campaña presidencial en 1994. Al decir de Pastrana, el expresidente Gaviria, al que sucedió Samper, «es el eslabón perdido del proceso 8.000» porque sabía con anterioridad de la existencia y la veracidad de esos documentos de audio.

En el libro escrito por el periodista Gonzalo Guillen, hoy en día fuera del país por amenazas contra su vida por denuncias de corrupción, Pastrana dijo que recibió esos documentos de un policía que trabajaba haciendo seguimientos al Cartel de Cali liderado por Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, extraditados a Estados Unidos, pero que no sabía si eran auténticos o una trampa. Añadió que curiosamente desde su campaña presidencial envió estos casetes a todos los directores de los medios de comunicación de Colombia, pero solo un noticiero de televisión lo hizo, el resto «nadie tuvo el valor ni el coraje de publicarlos».

Agregó que él le llevó los documentos al entonces presidente Gaviria, pero el Gobierno le propuso un pacto de silencio a sabiendas de que los casetes eran ciertos y eso generaría problemas entre la clase política. Uno de los capítulos del libro contiene una carta firmada por los Rodríguez Orejuela, fechada en junio 12 de 2000, en la que señalan que «NO fue a sus espaldas ni mucho menos a espaldas de los directivos de la campaña» la entrada de los dineros a la campaña.

De otro lado, Pastrana señala que si bien es cierto fue secuestrado (1998) por el Cartel de Medellín que dirigía Pablo Escobar, este lo quería para negociar la no extradición de narcotraficantes a Estados Unidos, pero que el que lo quería muerto era Alberto Santofimio Botero.

Santofimio, uno de los más cercanos consejeros de Escobar, está en la cárcel pagando una condena por ser el instigador de del asesinato del entonces candidato presidencial Luis Carlos Galán Sarmiento, ocurrido en 1989 en Soacha, una población vecina de Bogotá. Gaviria recogió las banderas políticas de Galán y fue elegido para el período 1990-1994. A lo sucedió Ernesto Samper (1994-1998).

Versión La Fm

Compartir: