Bachelet debe conseguir apoyos

Compartir:

SANTIAGO, Chile (AP) — La socialista Michelle Bachelet deberá tejer alianzas en el congreso para concretar las reformas estructurales que fueron el piso de su programa de gobierno: los detractores y posibles aliados comenzaron a emerger en el escenario político chileno.

Bachelet ganó la primera vuelta del domingo con un 46,68% y la candidata oficialista Evelyn Matthei salió segunda con un 25,01%. Le siguieron el ex diputado socialista y díscolo Marco Enríquez-Ominami, con un 10,96% y el independiente de derecha Franco Parisi, con 10,12%.

Enríquez-Ominami anticipó que no traspasará sus votos a Bachelet y dijo que «mi candidata es la asamblea constituyente… lucharé porque la asamblea constituyente sea mi realidad», mientras Parisi dijo que Matthei «es una mala persona» y que «la señora Michelle Bachelet va a ser Presidente».

Aunque Bachelet tiene las mejores posibilidades para ganar la segunda vuelta, hay que considerar que en la víspera el 44% de los chilenos que podían votar se quedó en sus casas, y en las segundas vueltas el abstencionismo suele ser mayor.

La ex mandataria, (2006-2010) no tendría problemas para imponerse en la segunda vuelta del 15 de diciembre, pero desde ya debe trabajar para obtener los votos que permitan llevar a la práctica las reformas que fueron sus caballo de batalla durante su primera campaña.

Los recién electos dirigentes universitarios, una de ellas una joven anarquista y la otra de un movimiento no relacionado con los partidos tradicionales, anticiparon que retomarán las movilizaciones si Bachelet no cumple sus promesas, aunque no dijeron cuánto tiempo le darán de luna de miel.

Bachelet busca disminuir las enormes diferencias en los ingresos entre pobres y ricos y postula que una herramienta para ello es una mejor educación para todos.

Las fuerzas en el congreso de la coalición izquierdista sólo pueden aprobar los cambios tributarios, pero le falta un voto en el Senado y dos en la Cámara de Diputados para introducir los cambios en la educación.

Las reformas constitucionales están más lejos pues la Nueva Mayoría de Bachelet, necesita un 66% de los votos del congreso, y tiene 21 de los 38 escaños en el senado y 67 de los 120 curules en la cámara baja.

Los votos de la Nueva Mayoría incluyen seis de diputados del Partido Comunista, tres de los cuales son ex líderes universitarios que dirigieron las gigantescas protestas del 2011, que zamarrearon el gobierno del presidente Sebastián Piñera, que tuvo que conceder miles de becas y préstamos extras, y desaparecer los préstamos bancarios con intereses usureros.

Compartir: