Ser candidato en el 2014 o seguir con Santos, el dilema de Vargas Lleras

Compartir:

Pese a que el exministro Germán Vargas Lleras atraviesa por el que es sin duda el mejor momento de su carrera, el escenario electoral lo ubica frente a un enorme dilema: cortar con el Gobierno y arriesgarse con una candidatura propia en mayo del 2014 o ser leal a Juan Manuel Santos y resignar la que podría ser su gran oportunidad de alcanzar la Presidencia de Colombia.

Para algunos analistas las cifras de la última encuesta Gallup, publicada esta semana por El País, son tentadoras. Vargas Lleras no solo registra la mayor intención de voto (29 %) y la imagen más favorable entre quienes buscan llegar a la Casa de Nariño (57 %), superando incluso al propio Santos, sino que es visto como la persona más preparada para afrontar los principales problemas que azotan al país.

Estos resultados tentarían a cualquier político a lanzar su candidatura, pero Vargas Lleras tiene un compromiso de lealtad con Santos, quien hábilmente lo puso al frente de la Fundación Buen Gobierno, con lo que lo bloqueó y lo comprometió con su causa.

El constitucionalista Juan Manuel Charry no tiene duda en que Santos anunciará en una semana su intención de buscar la reelección presidencial y que en ese sentido es muy baja la posibilidad de que el exministro Vargas Lleras lance una candidatura.

“La encuesta muestra un escenario donde está Vargas Lleras como candidato del Gobierno, pero no consulta un escenario donde estén Santos y Vargas enfrentados; en ese caso entrarían a dividir y uno tendría 15 puntos y el otro 14 y ahí el panorama cambia por completo”, indicó Charry.

El politólogo Fernando Giraldo, por su parte, dijo que Vargas Lleras no controla los partidos de la Unidad Nacional y solo con Cambio Radical no va a llegar al poder por lo que su dilema es otro: “Mantener una opinión favorable no siendo candidato o ser candidato y no tener las maquinarias políticas que le ayuden a obtener los votos”.

“Vargas Lleras sabe que está bien posicionado entre la opinión pública colombiana, pero no puede perder la perspectiva y ver un oasis en el desierto porque si se deja tentar y se separa de Santos, no tendrá la lealtad del Partido Liberal, ni de la U y el conservatismo no va a tener la menor duda de postular candidato propio”, dijo Giraldo.

Pese a coincidir en que el exministro está en su mejor momento político, el politólogo Vicente Torrijos aseguró que la situación que enfrenta hoy Vargas Lleras no es más que el resultado de los errores cometidos en su vida política.

“El primero fue abandonar la campaña de Horacio Serpa para sumarse a Álvaro Uribe en el 2002, con lo que se desmoronó por completo la candidatura liberal; allí se convirtió en el heredero político del expresidente Uribe, pero rompe esa relación (por oponerse a la segunda reelección) y el candidato terminó siendo Santos. Y el tercer error es subordinarse a Santos y desperdiciar su oportunidad histórica de ser presidente de Colombia”, dijo Torrijos.

Montado en el barco…

Creen los analistas que si hoy Vargas Lleras se enfrenta a semejante encrucijada, es solo porque el presidente Santos ha sabido manejar las cosas con quien de plano sabía que era la persona que podría amenazar su posibilidad de reelegirse en mayo próximo.

De hecho, una frase pronunciada por Santos hace algunos meses terminó de apretar el nudo que ata a Vargas a su proyecto: “Tengo una gran confianza en Germán. Ha sido un gran ministro, ha sido de una increíble lealtad y no tengo la más mínima duda sobre el comportamiento de Germán Vargas Lleras”.

Con este tipo de actitudes, según Torrijos, lo que ha hecho Santos es neutralizarlo. “Eso fue lo que hizo al atraerlo a su gobierno para ocupar los ministerios del Interior o de Vivienda donde quedó subsumido como un simple funcionario con apetito burocrático y ahora es una ficha de ajedrez del Presidente”.

El exfiscal Alfonso Valdivieso, quien fue senador por Cambio Radical, no cree que Vargas sea la clase de persona que manejan a su antojo. “Naturalmente que él está en su mejor momento político y eso no es incompatible con lo que está haciendo; está cumpliendo un papel muy importante y es dirigir la fundación que trabaja en el proceso de la muy segura reelección del presidente Santos”.

El vocero de Cambio Radical en el Senado, Carlos Fernando Motoa, indicó por su parte que “entre los principios y las virtudes del exministro Vargas está la lealtad y por eso ha dicho que respaldará un segundo mandato del presidente Santos si decide reelegirse”.

“Por razones que son conocidas, los colombianos consideran que Germán Vargas es un candidato idóneo para la Presidencia porque tiene el prestigio, la imagen, el conocimiento y la capacidad para dirigir el país”, indicó Motoa.

Otros analistas creen que más allá de la estrategia propia que tiene Vargas Lleras para su futuro político, Santos sí se ha mostrado como un gran jugador con quienes fueron sus adversarios en las elecciones del 2010.

Coinciden en que logró sumar a su proyecto político a todos aquellos que pudieran disputarle el poder a futuro y, además de Vargas, ‘reclutó’ a Rafael Pardo en el Ministerio del Trabajo y a Luis Eduardo Garzón como alto consejero, lo que no hizo con Antanas Mockus ni con Noemí Sanín porque consideró que estaban de salida en la política.

Un silencio estratégico

Aunque es apabullante el silencio que mantiene Vargas Lleras frente a temas como el proceso de paz o la reelección, los especialistas creen que todo se explica en que él seguirá siendo el Plan B del Gobierno hasta que Santos anuncie oficialmente que buscará la reelección.

Además, es de conocimiento público que Vargas no comparte del todo la metodología con que el Gobierno ha llevado el proceso de paz con las Farc y opta por el silencio para no confrontar.

Giraldo considera que Vargas Lleras tiene quizá una posición más ortodoxa que Uribe sobre el conflicto, pero no lo puede expresar; en ese tema él es más cercano a Uribe que a Santos.

Para el exmagistrado Carlos Gaviria es probable que el silencio de Vargas Lleras se deba a otras causas, “pero naturalmente las condiciones en que él está, con una buena imagen e intención de voto, es perfectamente lógico que se interprete su silencio como un no compromiso” con algunos temas.

Pese a que Vargas Lleras ha hecho la tarea y está en una posición inmejorable ante la opinión pública, su futuro político, como en el fútbol, va a depender de otros resultados. En este caso, de que el presidente Santos culmine con éxito un eventual segundo mandato.

El analista y politólogo Ancízar Marroquín agregó que también dependerá del lugar que ocuparía en un segundo mandato del presidente Santos. “Creo que debe ser en la Embajada de Washington y no dudo en que seguirá preparándose y orientando su campaña”.

En cualquier circunstancia, el exministro Camilo González Posso consideró que este es un país de príncipes y virreyes “y Vargas Lleras sabe que si le guarda la espalda al presidente Santos, él estará en la fila con altísimas probabilidades dentro de cuatro años”.

Fuente El País de Cali

Compartir: