Gobierno ruso desmintió representar una amenaza para Colombia

Compartir:

Bogotá, 15 de Noviembre ¬_RAM_.–.. El gobierno de Rusia negó tácitamente eventuales acciones militares en apoyo a Nicaragua y en contra de Colombia, al descalificar las afirmaciones que en este sentido hicieron recientemente dos oficiales de la marina de su país en Managua a propósito de la presencia de buques de guerra rusos en territorio nicaraguense.
En un comunicado, la cancillería rusa estableció que las declaraciones de los oficiales de navío rusos no corresponden a una situación real, ni a la actitud de la dirigencia política y militar de Rusia.
En el documento el gobierno de Moscú no hace mención al incidente de los bombarderos rusos que violaron espacio aéreo colombiano en su tránsito entre Venezuela y Nicaragua y viceversa.
El texto del comunicado dice así:
Con respecto a las publicaciones y aseveraciones que se presentaron en Colombia dando una interpretación tergiversada del carácter de cooperacion de Rusia con Colombia y sus países cercanos, quisieramos subrayar lo siguiente:
Valoramos altamente las relaciones amistosas ruso-colombianas que pasaron con éxito la prueba del tiempo. Son caracterizadas por un diálogo politico constructivo, relaciones económico-comerciales de mutuo beneficio, extensos intercambios en los ámbitos de ciencia, educación y cultura, contactos humanitarios y humanos. Este es un patrimonio común de nuestros países y lo apreciamos altamente.
En este respecto, basándonos en el análisis de la situación llevado a cabo por el Ministerio de Defensa de Rusia, podemos asegurar con toda certeza que la interpretación de declaraciones de cualquiera de los oficiales de la Marina rusa como manifestación de una supuesta disposición de los buques militares rusos de apoyar a una de las partes en caso de un hipotético conflicto por discrepancias acerca del dominio territorial de un grupo de islas de islas en el Caribe no corresponde a la situación real, ni a la actitud de la dirigencia política y militar de Rusia.
Nos sostenemos firmemente en que nuestra cooperación con los Estados de la America Latina, inclusive en la esfera técnico-militar, no está dirigida en contra de ningún país y no apunta a alterar el equlilibrio politico y militar en la región.
En las relaciones de Rusia con los países latinoamericanos la disposición constructiva, fundamentada en mutuo respeto, reconocimiento de la invariabilidad de las normas del Derecho Internacional y aspiración a buscar soluciones por la vía del diálogo y la diplomacia son una constante.
Esto en su totalidad es aplicable a la decisión proferida por la Corte Internacional de Justicia acerca del asunto territorial mencionado.
Tomando en consideración lo expuesto, estamos convencidos de que no habrá quien consiga sembrar una sombra de duda, inclusive por motivos de política interior, en los sentimientos de la franqueza, amistad y mutuo entendimiento propios del desarrollo consecuencia de las relaciones de Rusia y Colombia”, concluye el comunicado.
El pasado 13 de agosto llegaron a Nicaragua procedentes de Cuba, dos buques de la Armada rusa, uno de ellos el crucero lanzamisiles Moskva.
Las naves arribaron al puerto nicaragüense de Corinto, en el Pacífico.
Los buques arribaron a Nicaragua desde Cuba, a través del Canal de Panamá, con ocasión de la celebración del 33 aniversario de la Fuerza Naval del Ejército nicaragüense.
Entonces, los jefes de las poderosas naves, almirante Vladimir Ruban y el capitan de navío Keksey Osyannika anunciaron un hipotético apoyo belico a Nicaragua en caso de un enfrentamiento militar con Colombia.
Osyaninika declaró: “Nosotros mostramos que Rusia y Nicaragua son dos países amistosos. Si es necesario vamos a apoyar y existe la decisión política, nosotros vamos a apoyar”.
A su turno, Ruban complementó: Si Nicaragua tiene las necesidades para la preparación para las armas ligeras que no están prohibidas en esta región, nosotros vamos a apoyar.
Entonces, se destacó que Nicaragua planeaba modernizar su marina de guerra y comprar ocho nuevas patrulleras, entre otras tareas para proteger el espacio marítimo otorgado por la Corte Internacional de Justicia en el Caribe.
Los medios de comunicación nicaraguenses hicieron mención a la decisión adoptada en noviembre de 2012, por la Corte de La Haya, que dirimió un litigio marítimo entre Colombia y Nicaragua, concediendo a esta última los derechos económicos sobre una zona estimada en 75.000 kilómetros cuadrados.
El jefe del Ejército nicaragüense, Julio César Avilés, señaló que la renovación de la fuerza naval busca garantizar la seguridad de embarcaciones pesqueras de Nicaragua y otros países que, previa autorización de Managua, faenen en esas aguas caribeñas.
El subdirector del astillero ruso Sredne-Nevskiy, Alexandr Vlásov, anunció a principios de julio pasado que esta empresa de San Petersburgo construirá para Nicaragua dos lanchas misileras del proyecto 12418 Molniya. Otro astillero ruso, Vimpel, situado en Rybinsk, fabricará para los nicaragüenses cuatro patrulleras Mirage del proyecto 14310.

Compartir: