Rusia niega que sus aviones de guerra hayan violado espacio aéreo colombiano

Compartir:

El gobierno ruso negó tácitamente que sus aviones de guerra hayan violado el espacio aéreo colombiano, en respuesta anticipada a la nota de protesta que anunció el presidente de la república Juan Manuel Santos, tras dar a conocer el incidente.

Aunque en el comunicado el Ministerio de Defensa Ruso no menciona directamente el punto de la violación del espacio aéreo colombiano, afirma que “todos los vuelos de los aviones de la Fuerza Aérea se llevan a cabo en estricta conformidad con las normas internacionales para el uso del espacio aéreo”.

En el escrito, difundido en las últimas horas por el informativo “Rusia Today”, asegura, además, que “los bombarderos han sobrevolado el Caribe, el este del Pacífico y la costa suroeste del continente norteamericano, y han aterrizado en el aeropuerto de Maiquetía, de la República Bolivariana de Venezuela”.

Igualmente el comunicado establece el itinerario que cumplieron los bombarderos rusos, así:
“Empezaron a patrullar regiones lejanas el 28 de octubre. Sobrevolaron la costa de Noruega acompañados por dos cazas F16, pasaron por Islandia y Reino Unido y aterrizaron en el aeródromo de Maiquetía en Venezuela. Después, tras realizar una serie de preparativos y revisiones técnicas, los bombardeadores rusos volaron sobre el Mar del Caribe y aterrizaron en el aeródromo de Managua, en Nicaragua”, informó Rusia Today.

Según el comunicado, otros dos bombarderos estratégicos, Tu-95MS, fueron los encargados de facilitar la comunicación en zonas remotas entre los centros de mando que intervinieron en la misión. Los Tu-160 recorrieron más de 10.000 kilómetros en un vuelo que duró alrededor de 13 horas. Al sobrevolar el territorio de Noruega, fueron escoltados por dos cazas F-16 que despegaron de la base aérea de Bodo.

Finalmente señala que los dos bombarderos Tu-160 volvieron a su base permanente en Rusia.
El presidente colombiano Juan Manuel Santos reveló detalles del incidente con los aviones rusos e hizo el anuncio sobre la nota de protesta, tras un consejo de seguridad celebrado la víspera en la ciudad de Pasto.

Al efecto, expresó:

“Quisiera hacer referencia a un tema que tiene que ver con la seguridad del país pero que no tiene que ver con este Consejo. Simplemente a título de información.

Ha circulado en algún medio una información sobre unos bombarderos rusos.

La situación con esos bombarderos rusos es la siguiente: el viernes, dos bombarderos rusos volaron de Venezuela hacia Nicaragua; volaron por encima del espacio aéreo colombiano. Como son aviones militares y de Estado, han debido pedir permiso. No lo pidieron.

En ese momento simplemente hicimos un requerimiento a la Cancillería para que hiciera la nota respectiva al Gobierno ruso.

Luego esos mismos bombarderos regresaron hacia Venezuela. Nuevamente entraron en espacio aéreo colombiano, fueron detectados por nuestros aviones de inteligencia y como estaban en el espacio aéreo colombiano, fueron interceptados por dos de nuestros aviones Kfir, salieron del espacio aéreo colombiano y continuaron hacia Venezuela.

Eso nuevamente amerita una nota diplomática al Gobierno ruso y eso es lo que está haciendo la Cancillería.

Eso fue lo que sucedió con estos dos aviones bombarderos rusos en días recientes”, concluyó Santos.

LOS AVIONES TU – 160

Los Tu-160, considerados los aviones de guerra más grandes del mundo, llegaron a Venezuela el pasado 10 de septiembre para efectuar maniobras de vuelo en aguas internacionales del Océano Atlántico y el Caribe, que terminaron el 15 de octubre.

El Tu-160, (Black Jack, según la OTAN), es capaz de portar doce cohetes de crucero con ojivas nucleares o convencionales y 40 toneladas de bombas.

No obstante, Vladímir Drik, portavoz de las Fuerza Aérea Rusa, FAR, afirmó que “no había armas nucleares a bordo de esos aviones”.

En las maniobras en Venezuela tomaron parte el crucero nuclear ‘Piotr Veliki’ (Pedro el Grande) y la fragata antisubmarinos ‘Admiral (Almirante) Chabanenko’”, además de un buque de salvamento y un barco cisterna.

Compartir: