La violencia de manifestantes enmascarados es «antidemocrática» y «bárbara» dice Rousseff

Compartir:

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, calificó de «antidemocrática» y «bárbara», la violencia de los manifestantes enmascarados en las protestas callejeras que se multiplican por Brasil desde junio.

«Defiendo cualquier manifestación democrática. Pero, sin duda, creo que la violencia de los enmascarados no es democrática, es antidemocrática, una barbarie», dijo Rousseff en momentos en que el país enfrenta protestas cada vez más violentas, con participación de enmascarados.

Esa violencia de los enmascarados «tiene que terminarse», añadió la presidenta en una entrevista a dos radios del sur del país.

«Es necesario que la justicia y los organismos responsables contengan esa violencia garantizando a la población que no haya ni violencia física contra personas ni ataques al patrimonio, público o privado», añadió.

El sábado, la presidenta había condenado la actuación de los Black Block -grupos anarquistas que se identifican por cubrir su cuerpo y rostro con ropas negras- a los que se atribuyó el ataque a un policía que sufrió una fractura en la clavícula y duros golpes y también el incendio de autobuses y daños a comercios principalmente en Sao Paulo y Rio de Janeiro.

«Son barbaries antidemocráticas (…); las fuerzas de seguridad tienen la obligación de asegurar que las manifestaciones ocurran de forma libre y pacífica», dijo el sábado Rousseff al condenar la agresión «cobarde de un grupo de Black Bloc en Sao Paulo».

Brasil vivió multitudinarias protestas callejeras en junio contra la corrupción y por mejores servicios públicos de salud, transporte y educación. Las manifestaciones han continuado, aunque mucho menos concurridas, y cada vez más violentas con participación de enmascarados.

Enfrentamientos con la policía durante una manifestación de profesores en Río de Janeiro, el 15 de octubre de 2013

Compartir: