Trabajadores de la salud insisten en que no aceptan la reforma

Compartir:

Yesid Camacho, directivo de la Asociación Nacional Sindical de Trabajadores y Servidores Públicos de la Salud, afirmó que mientras la reforma que promueve el Gobierno Nacional mantenga el modelo económico de la Ley 100, ellos no van a ceder en su protesta.

«En general la reforma no nos gusta porque esa reforma mantiene el modelo de la Ley 100, y le consolida el negocio a las EPS, ahora convertidas en Gestores de Salud, crea la integración vertical en la baja complejidad, y además le aumenta las competencias a la baja complejidad», anotó.

Camacho dijo que el peligro de esta reforma es que les pone trabas a las personas más vulnerables para poder acceder a los beneficios de una alta complejidad.

«Quiere decir que van a poner una muralla china en la baja complejidad para que los pacientes no bajen de la baja complejidad a la mediana o alta complejidad», agregó.

Entre tanto, la Superintendencia de Salud, a través de un comunicado, anunció que sancionará a quienes no presten los servicios de salud durante el paro promovido por el sector de la salud.

De acuerdo con la entidad, la huelga es un derecho que tienen todos los trabajadores, pero el derecho a la salud no podrá verse vulnerado.

«La Superitendencia de Salud, impondrá multas o revocará la habilitación, si a ello hubiere lugar, a las personas naturales o jurídicas que se encuentren dentro del ámbito de su vigilancia, cuando violen las disposiciones del Sistema General de Seguridad Social en Salud», señala el documento.

De esta manera el ente de control busca que los colombianos no dejen de recibir sus servicios de salud por cuenta de el paro anunciado por los trabajadores de salud.

«La limitación del derecho a la huelga en algunas materias se soporta en la prevalencia del interés general y el entendimiento de que todo derecho tiene deberes correlativos dentro del orden constitucional», advierte la Superintendencia de Salud.

Por RCN radio

Compartir: