Los “pecados” de Gustavo Petro

Compartir:

Qué se iba a imaginar Gustavo Petro que el pasado 18 de diciembre de 2012, cuando decidió implementar el nuevo esquema de aseo en la capital, empezaría su “pesadilla” disciplinaria que, casi un año después, lo tiene al borde de la destitución.

Lo que ha trascendido del proceso disciplinario que la Procuraduría General de la Nación lleva en su contra no es muy alentador. Incluso se rumora que el fallo del Ministerio Público contra el alcalde sería adverso.

“No he escuchado una sola versión de que el fallo va a ser absolutorio. Lo que pasa es que en manos de este Procurador no hay opción de que haya imparcialidad”, reconoce Guillermo Asprilla, exsecretario de Gobierno y quien fuera uno de los colaboradores más cercanos del mandatario local.

El proceso ya entró en la fase final. La procuraduría evalúa las pruebas y el centenar de quejas que interpusieron los ciudadanos en contra del esquema de aseo que, por varios días, sumió a Bogotá en una crisis ambiental por cuenta de los retrasos en la recolección de basura.

No obstante, hay tres aspectos que tienen a Gustavo Petro contra las cuerdas por las presuntas irregularidades en las que incurrió en su apuesta por el nuevo esquema de aseo.

La primera tiene que ver con la suscripción de contratos por parte de la Alcaldía con la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP), la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá y Aguas de Bogotá, para que asumieran la prestación del servicio público de aseo, toda vez que dichas entidades carecían de experiencia y capacidad para ejecutar tal actividad.

El segundo error de Petro, para la Procuraduría, consistió en la cancelación abrupta de los contratos con los anteriores operadores, lo que pudo ocasionar el detrimento patrimonial de dichas empresas.

Finalmente, el Ministerio Público le achaca a Petro la responsabilidad de la crisis ambiental que sufrió Bogotá entre el 16 y 18 de diciembre, fechas en las que, según el ente investigador, aumentaron los niveles de contaminación en la ciudad y la ubicación de basura en la calle.

Aunque se espera que el fallo se conozca el mes de noviembre, el procurador Alejandro Ordóñez pidió paciencia en el proceso, ya que el caso no está en su despacho.

Por Terra

Compartir: