Fasecolda propone seguro obligatorio sobre calidad de casas y edificios

Compartir:

Jorge Enrique Botero, presidente de la Federación de Aseguradores de Colombia, Fasecolda, asegura que el gobierno de Juan Manuel Santos definirá en próximas días si apoya la iniciativa de convertir en un proyecto de ley que los constructores estén obligados en adquirir un seguro obligatorio de estabilidad y calidad de la obra.

La propuesta surgió a raíz del desplome de la torre 6 del edificio Space en Medellín, y Botero, además analiza, que también daría tranquilidad a los futuros compradores de vivienda para no repetir casos como el de Campo Alegre en Barranquilla, donde propietarios buscan una compensación.
Botero explicó a El HERALDO que el proyecto debe ser claro en que el seguro obligatorio cubrirá contra siniestro de todo tipo de edificación y de todo uso, que vaya a ser habitado y con flujo permanente de personas.

“Ese seguro debe cubrir la responsabilidad de la empresa que construye y para el caso de afectaciones a sus dueños o a terceros, que no están cubiertos como compradores de la vivienda, tengan garantías de una efectiva indeminización”.

En el Senado también hay una propuesta en curso, pero será María Isabel Nieto, alta consejera de presidencia, en dar una respuesta a Fasecolda, preciso Botero.
La ley vigente obliga a que el constructor responda por 10 años y solo por daños provocados por fallos estructurales y en los materiales utilizados en la edificación.

Cuando se producen accidentes, explica Botero, son muy pocos constructores los que toman voluntariamente los seguros para asumir las obligaciones frente a la sociedad. Y frente a siniestros graves “lo que probablemente es que no tenga patrimonio líquido suficiente para salir a indemnizar a los afectados”. La razón es que la actividad constructora es ampliamente apalancada en deuda.

“En la actividad de construcción de vivienda, el constructor pone unos pequeños recursos propios de su patrimonio, porque la mayor parte de los recursos provienen de las cuotas iniciales, preventas de proyectos, o los créditos o endeudamiento del constructor con los bancos. Los endeudamientos después se sustituyen en créditos a largo plazo que se dirigen a los compradores”, detalló Boteró.

El presidente de Fasecolda destacó que el crecimiento de la competencia del mercado de los seguros, debe beneficiar en el costo de las primas para cubrir a más usuarios.

En Barranquilla son más los que aseguraron su carro entre enero y agosto de 2013 (29%), que los que la protegieron contra un caso de un incendio (10%).

Los desastres en construcción no son cotidianos y llevan a que el riesgo sea bajo y deben reflejarse en las tarifas de las primas, afirma Jorge Botero.

Barranquilla, más asegurada

Fasecolda muestra a la capital del Atlántico desde enero a agosto de 2013 como la cuarta ciudad que más adquiere seguros con un 3,7%. Bogotá, Medellín y Cali le superan.
Barranquilla emitió primas por valor de $400.000 millones a agosto de 2013 y un crecimiento del 10% frente al mismo período de 2012.

Hasta agosto de este año, las compañías han devuelto a sus asegurados $212.000 millones en reclamaciones (crecimiento del 27%) por siniestro. La cifra equivale al 4% del total de las reclamaciones del país.

Compartir: