Uribe tiene seguidores, pero no tiene partido

Compartir:

Por: @ojosdemujer

El Centro Democrático está muy lejos de ser un movimiento o partido político. Hoy tiene un líder indiscutible, el expresidente Álvaro Uribe y un formidable y fiel caudal de seguidores. En la mitad no hay nada.

El primer día de su Convención para elegir al candidato único a la Presidencia demostró que la Convención fue una idea improvisada, montada a las carreras y encomendada a una gerencia mediocre, incapaz de afrontar un reto de semejantes proporciones.

El tratamiento dado a delegados, invitados y convencionistas lindó con la falta de respeto. Delegados que llegaron a las 6 de la mañana a Corferias después de largos viajes por tierra, fueron sometidos a interminables esperas para que los dejaran ingresar al recinto. Le tocó al propio Uribe abrirle las puertas a los convencionistas.

Sólo para entrar, porque el proceso de registro y acreditación fue un desastre. Varios líderes, como don Raimundo Cerón Lazo de Génova, Nariño no habían recibido su credencial a las 7 de la noche, tras más de 12 horas de espera y 24 horas de viaje en flota.

El problema no fue sólo de Don Raimundo. Viceministros, Directores, Gerentes, Secretarios y altos funcionarios de los gobiernos de Álvaro Uribe, fueron desconocidos olímpicamente por los organizadores a pesar de que las reglas establecidas para la Convención les otorgaban la calidad de convencionistas con pleno derecho.

Ese caos con la acreditación de los delegados fue aprovechado por una de las campañas que, sintiéndose perdedora, se dedicó a desacreditar la Convención alegando persecución y falta de garantías. No entendió esa campaña que, en su angustia, le estaba restando legitimidad a su propia elección.

«Los organizadores pagaron la novatada”, dijo una observadora independiente. Puede ser. Pero la sensación que dejó el primer día de Convención es que el Centro Democrático no existe. Que Uribe está sólo y mal rodeado. Otra vez. Por personas que aprovechan el fervor que despierta el expresidente para ir en coche, sacar tajada en beneficio propio y maltratar a los demás.

Flaco favor le hacen esas personas al Expresidente y a su proyecto político.

Compartir: