Campesinos y Gobierno vuelven a llegar a un acuerdo

Compartir:

El ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, viajó este viernes de forma urgente a Tunja para evitar un nuevo paro nacional agrario, junto a uno de los asesores del Ministerio del Interior, Boris Zapata, y al líder de los campesinos, César Pachón.

En la reunión también estuvieron presentes campesinos boyacenses, el gobernador de Boyacá, Juan Carlos Granados, y el alcalde de Tunja, Fernando Flores, como garantes.

Allí se expusieron las herramientas necesarias para cumplir con los acuerdos pactados con los campesinos colombianos.

La primera tiene que ver con la emergencia de la sobreproducción de papa, donde el pequeño agricultor necesita vender su producto, pero a un precio justo. En esa emergencia, hay otra preocupación que es la de estabilizar los precios.

En la primera etapa se quiere aprovechar la emergencia de desabastecimiento en varios sectores del país. El transporte utilizado será el de gestión nacional del riesgo, el cual conducirá la compra de la papa en sus diferentes variedades, desde los departamentos de Boyacá Cundinamarca y Nariño, llevándola hasta el Chocó y hasta San Andrés. Esto se implementará desde este viernes y hasta el próximo miércoles posible para estabilizar el precio.

La semana que viene continuarán los diálogos sobre créditos y salvaguardas para el agro.

Después, se iniciará una segunda fase para que el mercado trate de poner el precio límite que permita a los campesinos que la cosecha no se produzca a pérdida.

César Pachón afirmó que los campesinos de las dignidades ya disponen de toda la organización y coordinación en los centros de acopio nacionales para que la compra sea efectuada efectivamente para los pequeños productores, y garantizan que el gobierno recibirá un producto de acuerdo a los estándares de calidad exigidos en peso, presentación, etc.

El precio va a regir con el tope de Corabastos, para que la medida se haga dentro de los términos legales.

Igualmente, una bolsa mercantil será la encargada de mediar la comercialización del tubérculo.

De otro lado, el ministro de Agricultura se adelantó la posibilidad de realizar un proyecto de ley con un fondo de sustitución para pequeños agricultores cuando se presente una depresión de los precios, como se está presentando en el momento.

Los campesinos aseguraron que esperan el cumplimiento real del Gobierno para volver a tener confianza, y no tener de nuevo que parar las conversaciones. El Gobierno insiste en que está cumpliendo conforme a procedimientos administrativos y de mercado legales para que a largo plazo, sean sólidos y positivos para el agro.

Compartir: