Relaciones entre Colombia y Venezuela avanzan hacia la recuperación

Compartir:

La conclusión tras encuentro de cancilleres de Colombia y Venezuela, que se dio el pasado miércoles, es que ambos países, en palabras del canciller Venezolano, Elías Jaua, “nunca habían estado tan bien”.

Tanto María Ángela Holguín, como Elias Jaua, de Colombia y Venezuela, respectivamente prometieron avanzar en la construcción del oleoducto Guafitas – Caño Limón, que permitirá exportar por el pacífico el petróleo extraído de los dos países. Además, hubo avances en seguridad, comercio y desarrollo fronterizo.

Estas reuniones fueron ordenadas el pasado 22 de julio por los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro. Ese día se determinó volver a recuperar las relaciones que se habían perdido por un incidente provocado tras la visita del líder opositor Henrique Capriles a la casa privada del presidente Santos.

Las relaciones en ese momento fueron calificadas por la canciller María Ángela Holguín como muy frías, además existía el temor de que los dos países recuperaran la tensión que se vivió al final del gobierno de Álvaro Uribe.

Sin embargo, los canales de comunicación se reactivaron mediante el diálogo.

Los encuentros de alto nivel comenzaron el 2 de agosto cuando una reunión de la Comisión Técnica Binacional presidida por los cancilleres de Colombia y Venezuela logró la firma del convenio de Cooperación Técnica para equipos terminales móviles robados.

Algunos de los logros se obtuvieron durante el primer mes de trabajo. El 6 de agosto se reunieron los ministros de Hacienda y Comercio de ambos países para concretar el pago a los exportadores de alimentos colombianos.

El 9 y el 13 de agosto se habló sobre la reactivación del Puente José Antonio Páez como Puente Internacional y hubo una reunión entre los ministerios de Defensa de ambos países.

El 14 y el 17 de agosto se reunieron los viceministros de Comercio y Agricultura para el seguimiento de Acuerdo de Alcance Parcial y por otro lado, los ministros de Minas y Energía para la reactivación de la importación de combustible a la frontera.

Los días 17, 22 y 23 de agosto se reunieron de las autoridades de transporte de los dos países logrando acordar la totalidad del borrador de acuerdo de transporte de mercancías por carretera. Así mismo, se reunieron las autoridades de policía y fiscalías sobre vehículos devolución de vehículos hurtados.

Las reuniones se adelantan, con disciplina, cada tres semanas.

Hablan los analistas
Según Juan Ramón Martínez Vargas, profesor de derecho internacional de la Universidad del Rosario, estos encuentros hacen parte de un escenario de confianza que se está reconstruyendo y que se había perdido en la etapa final del gobierno de Hugo Chávez.

“La relación ha adquirido unos visos mucho más interesantes partiendo del cumplimiento de las obligaciones de los dos países. Estamos viendo que la relación es simbiótica entre los dos países era inevitable que se generaran acuerdos”, agrega.

En ese sentido, el analista Mauricio Jaramillo opina que el solo hecho de que se estén dando los encuentros binacionales y que ningún país haga comentarios sobre las situaciones internas del otro es un gran avance, “si se compara la relación con los peores momentos que vivieron ambas naciones los resultados ya se ven”.

Para el profesor de Derecho Internacional del Rosario Ricardo Abello los dos países se dieron cuenta que es necesario tener buenas relaciones entre las dos naciones “independientemente del régimen político o ideológico de cada una, hay una necesidad de una buena relación partiendo de la misma necesidad del intercambio económico”.

Los analistas coinciden en que se está avanzando y que no se pueden pedir resultados de la noche a la mañana, “las demoras son normales y complejas hay muchas prevenciones entre los dos países, se han presentado muchos incumplimientos y es un riesgo alto cualquier proceso de concertación, pero hemos entendido que no podemos vivir el uno sin el otro”, asegura Martínez Vargas.

Según Abello los dos estados “pueden pasar por dificultades, pero la necesidad de las buenas relaciones será siempre la que sea el norte a seguir”.

Los analistas coinciden en que las propuestas que han salido de los distintos encuentros son factibles en el mediano y el largo plazo.

Compartir: