El Senado de EE.UU. alcanza un acuerdo para elevar el techo de deuda y reabrir el Gobierno

Compartir:

El Senado de Estados Unidos ha llegado a un acuerdo para elevar el techo de la deuda, a menos de 24 horas de que se alcance el límite y poner fin así al cierre parcial de la Administración federal, según han informado fuentes legislativas.

La propuesta del Senado eleva el techo de endeudamiento de Estados Unidos hasta el 7 de febrero y desbloquea el presupuesto federal para reabrir la Administración -paralizada parcialmente desde el 1 de octubre- hasta el 15 de enero, dando tiempo a que el Congreso inicie un debate sobre el gasto y reducción del déficit.

Un comité bipartidista y bicameral se encargaría de negociar un acuerdo presupuestario a largo plazo que debería ser presentado en diciembre. Los líderes de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, y de la minoría republicana en esa cámara, Mitch McConnell, han estado al frente de las negociaciones y han anunciado el acuerdo.

McConnell ha apuntado que el voto del Senado se producirá a última hora de este miércoles y Reid ha calificado el acuerdo de «histórico, consensuado, para reabrir la Administración y evitar la suspensión de pagos». La tramitación en el Senado deberá hacerse por vía urgente para permitir una aprobación rápida y no está previsto que se presenten enmiendas.

A continuación, votará la propuesta la Cámara de Representantes, su presidente el republicano John Boehner está dispuesto a agilizar el trámite legislativo sin bloquear la propuesta del Senado, aunque el grupo republicano vote dividido.

Obama aplaude el acuerdo bipartidista

La Casa Blanca ha celebrado el acuerdo bipartidista y bicameral para evitar que el país se declare en suspensión de pagos y reabrir la Administración, y ha urgido a ambas cámaras a aprobarlo «lo antes posible» para acabar con la crisis fiscal.

«El presidente cree que este acuerdo logra lo necesario para reabrir la Administración y eliminar la amenaza de obstrucción que ya ha dañado nuestra economía», ha dicho el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Obama «aplaude al líder de la mayoría demócrata (en el Senado, Harry) Reid y al líder de la minoría republicana (Mitch) McConnell por trabajar juntos para llegar a este acuerdo y alienta al Congreso a actuar rápidamente para acabar con esta paralización y proteger la confianza y el crédito pleno de Estados Unidos», ha añadido Carney.

El acuerdo también requeriría que se verifique el nivel de ingresos para las personas que buscan subvenciones para sus seguros de salud. La Casa Blanca se había resistido hasta ahora a aceptar ningún plan presupuestario que incluyera modificaciones a la reforma sanitaria de Obama, si bien Carney ha asegurado que no se oponen a la disposición incluida en el acuerdo. «Nos parece bien», se ha limitado a señalar el portavoz.

Un primer paso
El acuerdo en el Senado es un primer paso pero una vez alcanzado, tampoco es seguro que pueda votarse a tiempo en esa cámara, ya que los senadores republicanos ligados al Tea Party -como el grupo liderado por el tejano Ted Cruz- podrían recurrir al filibusterismo -es decir, a maniobras parlamentarias de bloqueo, en el límite de la legalidad- para retrasar las votaciones.

Sin embargo, el propio Cruz ha descartado esa posibilidad de obstruir y retrasar las votaciones porque «no hay nada que ganar», ha señalado a los periodistas.

Los republicanos de la Cámara de Representantes suspendieron anoche su debate interno, incapaces de conseguir una propuesta común que tuviera apoyo mayoritario.

Este martes la agencia de calificación Fitch puso en perspectiva negativa, de cara a una posible rebaja, la nota de la deuda de Estados Unidos, que por ahora sigue siendo la máxima, «AAA». Los mercados mantienen la confianza en que el acuerdo llegará a buen puerto y las Bolsas europeas han cerrado al alza.

Compartir: