Lula da Silva: «Cristina Fernández no sólo es importante para Argentina, sino para toda la región»

Compartir:

BUENOS AIRES, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha afirmado este lunes que la mandataria argentina, Cristina Fernández de Kirchner, «no sólo es importante para Argentina, sino para toda la región», al tiempo que le ha deseado una pronta recuperación tras su operación de una lesión cerebrovascular.

«Nuestro primer deseo es que se restablezca plenamente una gran amiga y líder política. Tengo plena confianza en que se recuperará rápidamente», ha dicho Lula da Silva en una entrevista publicada por el diario argentino ‘Página 12’.

Fernández de Kirchner recibió el domingo el alta médica «con un excelente ánimo» tras su evolución dentro de los parámetros previstos por los médicos, según el Gobierno argentino. El reposo que debe guardar la mandataria dificultará su participación en la campaña para las elecciones legislativas del 27 de octubre.

La presidenta no podrá asistir a ningún acto de campaña, aunque el oficialismo espera que pueda participar por vídeo en algunos actos de clausura del candidato al Parlamento por la provincia de Buenos Aires, Martín Insaurralde.

Durante la entrevista, Lula da Silva ha subrayado que las relaciones bilaterales entre Brasil y Argentina han vivido en los últimos diez años «el mejor periodo de su historia». «Sin embargo, seguro que pueden ser aún más fuertes. En el plano político tenemos un diálogo excelente, pero podemos ampliar, y mucho, la integración física, cultural, de cadenas productivas y de turismo», ha valorado.

Asimismo, ha destacado que «por más que los conservadores intenten negarlo, América del Sur avanzó mucho en los últimos diez años». «Todos nuestros países viven en democracia. Crecen y se desarrollan con distribución del ingreso e inclusión social. La región hoy es mucho más soberana y respetada en el mundo», ha sostenido.

En este sentido, ha abogado por una integración «más profunda y abarcativa» y ha puntualizado que se necesario «un pensamiento realmente estratégico que encare los problemas estructurales de integración, que presente soluciones para los desafíos de integración física energética, productiva, socio-laboral, cultural, ambiental y financiera».

«Tenemos que ir más allá de los gobiernos. Comprometer a la sociedad civil, a los sindicatos, a los empresarios, a la universidad, a la juventud. Se trata de construir una voluntad popular de integración», ha explicado Lula da Silva.

MANIFESTACIONES EN BRASIL

Por otra parte, ha dicho que las manifestaciones contra el Gobierno de su sucesora, Dilma Rousseff, para exigir mejoras sociales y económicas, «sorprendieron», y las ha descrito como «una señal de alerta importante» para el Partido de los Trabajadores.

«El país avanzó de manera extraordinaria en los últimos años. Nos incitan a hacer aún más cosas, hasta por el simple hecho de que un pueblo que consiguió tantas conquistas en un período reciente es natural que quiera más», ha manifestado.

«Millones de personas tuvieron acceso a la enseñanza superior y ahora quieren empleos calificados. Pasaron a utilizar servicios públicos de los que antes no disponían. Ahora quieren mayor calidad», ha añadido en este sentido.

Asimismo, ha aplaudido la «sensibilidad extraordinaria» mostrada por Rousseff ante las protestas y ha puntualizado que «la población entendió y valoriza los esfuerzos de la presidenta y que la solución a esos problemas se dará progresivamente».

Lula da Silva ha reiterado su respaldo a la presidenta de cara a las próximas elecciones, previstas para 2014, y ha destacado que será «un militante dedicado en favor de la presidenta». «Tengo la siguiente convicción: así como mi segundo mandato fue mejor que el primero, el segundo mandato de Dilma también lo será», ha indicado.

ESPIONAJE DE EEUU

Por último, ha descrito como «muy graves» los actos de espionaje de Estados Unidos contra el Gobierno brasileño y ha resaltado que los mismos «hirieron la soberanía de Brasil y vulneraron los principios más elementales del Derecho Internacional».

«No sólo contra Brasil. También en México y sobre autoridades y gobiernos de muchos otros países. No podemos aceptar como normal la intercepción de llamadas telefónicas y la invasión de correspondencia reservada de los presidentes de la República de países amigos», ha puntualizado.

«Brasil es un país que respeta a otras naciones del mundo y tiene relaciones pacíficas con ellas. Y quiere ser respetado de la misma forma», ha remachado Lula da Silva.

El escándalo se destapó el pasado 2 de septiembre, cuando la cadena brasileña O’Globo reveló que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) espió a Rousseff y al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, cuando aún era el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a las elecciones del 1 de julio de 2012.

De acuerdo con esta información, la NSA espió llamadas telefónicas, correos electrónicos y mensajes de texto de Rousseff y varios de sus «asesores clave», así como de Peña Nieto y nueve miembros de su equipo de campaña electoral.

Tras ello, los ministerios de Exteriores de Brasil y México convocaron con carácter de urgencia a los embajadores estadounidenses en sus respectivos territorios para pedir explicaciones sobre el espionaje a sus presidentes.

Además, Brasil amenazó con llevar este asunto a Naciones Unidas, mientras que México propuso imponer sanciones multilaterales a Estados Unidos, si finalmente se demuestra que el contenido de los documentos de la NSA es cierto.

En respuesta a ello, Rousseff anunció el domingo a través de su cuenta oficial en la red social Twitter la implantación de un sistema para proteger los mensajes del Gobierno Federal del espionaje.

«Determiné que el Serpro (Servicio Federal de Procesamiento de Datos) implantase un sistema seguro de emails en todo el Gobierno federal», dijo. «Es necesaria más seguridad en los mensajes para prevenir el posible espionaje», agregó.

Compartir: