Juan Guerra

Compartir:

Una producción de colectivo Mambrú

La maravillosa clasificación de Colombia

Por Wbeimar Muñoz Ceballos

Colombia perdía 0-3 en el primer tiempo, que fue para el olvido. En el segundo se hizo amo del juego en una página para la historia, porque no sólo empató. El 3-3 definitivo lo clasificó directamente al Mundial de Brasil 2014.

Terminaron 16 años amargos en los que no asistimos a la máxima cita orbital del balompié. Hemos recuperado la fe y la alegría.

45 minutos de amargura.

Desde el vamos Chile se apoderó de la pelota y se hizo protagonista. Presionó con intensidad y Colombia ni tuvo posesión del balón, ni supo defender el espacio. Comenzó el visitante a dominar las orillas del terreno y el local parecía atornillado al piso: perdía en los duelos individuales, llegaba tarde a la marca, no ganaba en los rebotes, no filtraba en el medio y se equivocaba en la zaga. Todo un memorial de agravios, para un equipo que perdía el rumbo y que recibió tres goles en sólo 11 minutos. A los 18, penál de Ospina sobre Vargas que cobrado por Arturo Vidal, significó el 1-0. A los 21 inexplicablemente Vargas recibe en una zona muerta (nadie de Colombia referenciaba el sector) y Alexis Sánchez que venía en pareja con Estefan Medina ganó el duelo y el 2-0 paralizaba las tribunas del Metropolitano. A los 29 tiro de esquina cobrado por Valdivia y otra vez Alexis Sánchez le gana a Medina y cabecea, suelta Ospina y el jugador del Barcelona español celebró el 3-0.

No había respuestas individuales en Colombia (casos Aguilar, Cuadrado y Medina) y tampoco colectivas. Chile de 4 llegadas hacía un festín, mientras el local en 4 intermitentes apariciones en el arco de Bravo se iba en blanco. Contrastaban la velocidad y agresividad de Chile, con la lentitud y pasividad del local. La gente de Sampaoli ganó espacios y acercamientos con base en la rapidez, precisión e intensidad.

Segundo tiempo de celebración.

El ingreso de Guarín, quien se echó el equipo al hombro; Macnelli importante en el manejo de la pelota, más el aporte de Bacca y el traslado de Cuadrado al lateral derecho, recompusieron al combinado nacional que se hizo gobernante del juego a través de la pelota, superior en las bandas y dueño de la iniciativa. Pasó de tortuga a liebre. Simultáneamente Chile fué decayendo por el esfuerzo del comienzo y el panorama lo ajustó la expulsión de Carmona. Los australes con 10 hombres perdieron presión y agresividad y Colombia pasó de dominado a dominador. Llegó también nuestro festival de goles: minuto 23 gol de Teo Gutiérrez a un pase de Armero. Goles de penal en los minutos 28 y 38 cobrados por Falcao García (por sendas faltas sobre James Rodríguez) y un empate final 3-3, con sabor de victoria. Colombia había invadido al enemigo con toda la colmena y picaba por todos lados. Chile quedo en estado agónico, mientras Colombia en los últimos 10 minutos tocó el balón hacia atrás. No sacó más la espada como si tuviera piedad de un rival que terminó arrastrando cadenas y sin un sólo disparo al arco de Ospina.

Un tiempo para cada uno, en un partido de locos, frenético y generoso en las redes.

Colombia ya tiene el tiquete al Mundial y 46 millones de corazones latiendo a 1000 por minuto.

¡Nuestra bienvenida a la felicidad!

Los patrocinaos por COOMEVA

Semana dio a conocer el miércoles la que llamó «La bancada de la salud» en la que 14 senadores reconocieron que las EPS financiaron sus campañas políticas, cuando precisamente el proyecto de la reforma discute la posible eliminación de esas empresas como prestadoras de este servicio fundamental.

Ante esta publicación, el senador Gabriel Zapata Correa respondió que él nada tenía que ver con lo denunciado porque Coomeva hizo aportes al Partido conservador olombiano y esta organización política los repartió entre sus parlamentarios en el Congreso.

Lo dicho por Zapata puso en la picota pública al conservatismo con asiento en las cámaras legislativas, pues varios organismos anticorrupción ya están tras la pista de los padres de la patria beneficiados con esta repartija y Zapata Correa tendrá que explicar para bien de la «salud política» de su partido, cómo se tramitó por el conservatismo esa distribución de partidas.

Agarrón entre jefes uribistas paisas

A punto de intercambiar puñetazos estuvieron el pasado lunes el ex ministro Fabio Valencia Cossio y el senador Juan Carlos Vélez Uribe, quienes protagonizaron un bochornoso episodio en el marco de una asamblea regional celebrada en el Hotel Las Lomas, de Rionegro.

El florero de Llorente fue la inclusión en las listas para cámara por el sector «democrático» del uribismo de Santiago Valencia Gonzalez, hijo de Valencia Cossio, quien, según el senador Velez, estaría inhabilitado por haber sido manejador del gasto público a su paso por una secretaría de la Alcaldía de Medellín.

Recordemos que en el pasado, el ex senador Valencia se lio a puños con el entonces gobernador electo Alvaro Uribe Vélez, en un fallido intento por tratar de birlarle el triunfo que acaba de obtener en las urnas paisas. Después serían grandes amigos y aliados políticos.

Más entretelones uribistas

Otro aspecto que se conoció alrededor de la conformación de las listas uribistas tiene que ver con el veto impuesto al ex comisionado de Tv, Jorge Figueroa Clausen, por parte de la ex ministra de comunicaciones, Maria del Rosario Guerra.

Se supo que doña María le estaría pasando una cuenta de cobro a Figueroa porque solía oponerse, desde la desaparecida CNTV, a sus imposiciones dictadas desde la cartera a su cargo.

“La monjita”,como le dicen cariñosamente a la exministra sucreña, está proponiendo la nominación presidencial de Juan Lozano ante las dificultades insuperables entre Pacho Santos y Oscar Ivánn Zuluaga.

Le funcionará la tercería?

Finalmente, Juan Guerra estableció en buena fuente que la escogencia para la Cámara, por Cundinamarca, se hizo por el cara y sello, con la participación directa el delegado, Daniel Garcia Arizabaleta.

A las puertas del gran fallo judicial

Es los próximos días la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia debe tomar decisiones sobre el sonado proceso de la Yidis política en el que aparecen inmersos personajes que jugaron papel clave en la reelección del ex presidente Uribe.

Esta decisión tendrá enormes repercusiones no solo en la vida de cada una de los implicados y sus familias sino en la relación, supremamente tensa en los últimos años, entre el Uribismo y las más altas instancias judiciales.

Para los uribistas, esto es producto de la judicialización de la política y la politización de la justicia y creen que en el caso de la Yidispolitica, podrán mostrar nacional e internacionalmente, cómo existe un sector de la justicia que, según ellos, los están persiguiendo.

A través de sus medios informativos, los periodistas Gustavo Gomez, de Caracol Radio, y los del portal KienyKe publicaron varias contradicciones en las que pudo haber incurrido la principal testigo de tan sonado episodio.

Para la muestra, algunos botones

Por ejemplo, la testigo Yidis Medina –ante la sala penal– no pudo recordar con claridad cuántos semestres de sicología había estudiado. También olvidó que ella se había encadenado en una de las oficinas del antiguo Seguro Social, en Cúcuta.

Asimismo, en menos de 20 minutos, cambió, por lo menos tres veces, su historia sobre la forma en que había conseguido la hoja de vida de la persona que, según ella, le habían nombrado como director en una clínica en Barrancabermeja.

Fuego amigo

Ha sido tan lánguido y tan de poco impacto la irrupción del Centro Democrático y sus listas de candidatos a senado y cámara, que hasta los mismos prosélitos de Uribe se han dejado venir lanza en ristre.

Primero fue el ex ministro Fernando Londoño, luego el precandidato Oscar Ivan Zuluaga y ahora Plinio Apuleyo Mendoza, los encargados de disparar este fuego amigo contra sus aspirantes a los cuerpos colegiados.

Apuleyo Mendoza, a quien se le puede tildar de cualquier cosa menos de anti uribista, utilizó su columna del viernes en El Tiempo para cuestionar varios aspectos.

Dijo, por ejemplo, que el Centro Democrático es apenas un centro de pensamiento con una modesta oficina en Chapinero, donde José Obdulio Gaviria y Fernando Alameda (¿) ”mueven sus fichas en el tablero político de acuerdo con sus personales preferencias”.

Ellos, agregó, “están muy lejos de hacer de este Centro un real partido político”.

Más reparos

Se dolió este acérrimo uribista de los que llamó “índices insuficientes” de todos los precandidatos, y del más visible de ellos, Pacho Santos, opinó que “es visto como un hombre impulsivo y algo precipitado”.

Lamentó igualmente que “por culpa de un descuido inexcusable” quien sea elegido en la consulta popular de marzo como candidato “solo dispondrá realmente de un mes y medio para adelantar una campaña presidencial de verdad”.

Además, se quejó el inefable Plinio Apuleyo de la escasez de fondos que tiene la campaña. Alguien dentro de ella, estará diciendo a estas horas: Con amigos así, para qué enemigos.

Sorpresivo viraje

La columna de Plinio Apuleyo fue tan demoledora que hasta el propio Uribe dio muestras de querer enmendar y propuso, en medio del estupor de adeptos y opositores, una convención para escoger su candidato en quince días.

Convención que como todas esas reuniones son el banquete preferido de los manzanillos de todos los pelambres, y en la cual Pachito Santos, el hasta ahora favorito, nada tendría que hacer ante el ex ministro Oscar Iván Zuluaga.

Una cosa es oponerse de manera individual a alguien, y otra incorporarse al conglomerado politiquero. Es como cantar en una tuna, donde no se nota de desafinación de uno cualquiera de sus integrantes.

También desde la otra orilla

Pero desde el otro lado tampoco cesan de dispararle al CD y el último en hacerlo fue Juan Carlos Botero, quien también en su columna del viernes en El Espectador, consideró que el único objetivo de Alvaro Uribe para volver al senado “es sabotear desde el Congreso la agenda legislativa de Juan Manuel Santos”.

En un escrito que tituló “Las traiciones de Alvaro Uribe”, preguntó si hay derecho a que un ex presidente interfiera de manera tan persistente y entorpecedora en la gestión de su sucesor.

Botero solicitó que Uribe deje gobernar “sin filtrar diálogos secretos y coordenadas militares, torpedeando la gestión a cada paso. Es bastante difícil gobernador un país como Colombia para que además un ex presidente esté poniendo zancadillas. Uribe se siente traicionado, de acuerdo. Pero parece un dictador sensible y dolido, incapaz de dejar atrás sus rabias personales, y capaz de llevarse por delante a todo un país en aras de satisfacer sus deseos de venganza. Y esta es una traición peor, porque es a la Patria. Esta vez con mayúscula de verdad”.

Con la piedra en los dientes

Así les dio a los comentaristas deportivos de Antioquia que se creen sabios y dictan cátedra día y noche, el técnico del Atlético Nacional, Juan Carlos Osorio.

Todos los adoradores de la rosca paisa y del jueguito adormecedor estilo Maturana y “Bolillo”, no solo tuvieron que tragarse sus palabras y salidas en falso cada vez que hablaban de Osorio y trataban de ridiculizarlo, si no que variaron diametralmente su actitud.

Ahora no saben qué decir para elogiar al pragmático Osorio, quien sin una ofensa, sin un arrebato, sin soberbia, los puso a todos en su sitio mostrándoles solamente unos resultados inimaginables para muchos.

Volvieron a demostrar estos profetas del pasado, como con tanto acierto los llamó Jorge Luis Valdano, que tiene más consistencia una gelatina que ellos en sus posiciones.

Hasta Valdano

Jorge Valdano, ese extraordinario jugador campeón del mundo con Argentina en 1986, seguramente no conoce a Álvaro Uribe, ni lo ha tratado ni le interesará conocerlo.

Pero en una entrevista que le hizo el periódico El Tiempo el viernes, dio una respuesta que parece tener destinatario conocido de autos.

Dijo Valdano: “Hay personalidades egomaníacas que tienen la pretensión infantil de que el mundo se adapte a sus caprichos. En un líder eso es negativo porque hoy, en la sociedad del conocimiento, es importante que todos los que forman parte de un equipo tengan al menos la capacidad de liderarse a sí mismos. Ese jefe que tira orden desde arriba para qué un rebaño las cumpla ha terminado. Ahora hay un liderazgo más abierto, y eso le deja pocas opciones a la gente con un ego demasiado desarrollado”.

Un tremendo engaño

Ahora resulta que las adicciones al alcohol, la marihuana, la cocaína, la heroína y demás sustancias psicoactivas, dizque se curan radicalmente con un bebistrajo llamado Icadrol.

La adicción al alcohol es simplemente alcoholismo y la Organización Mundial de la Salud ya lo reconoció como una enfermedad que es progresiva, incurable y mortal, que se puede detener pero no curar.

Las adicciones a las demás drogas mencionadas no son un simple dolor de cabeza o de muela para que puedan superarse con un bebedizo, por milagroso que este sea, aunque en la práctica se trate solamente de un engaño más que se hace a los incautos, con el beneplácito y la complicidad de los ministerios de salud y de comunicaciones.

Que la publicidad del tal sanalotodo la haga uno de los tantos iletrados que hay en la radio, vaya y venga, pero que corra por cuenta de quien se autoproclama periodista profesional y dicta ex cátedra todos los domingos en un soporífero programa, sí da grima.

Se enfundó la casaquilla neo-uribista

Para los saltimbanquis de la política da lo mismo un partido que otro, un movimiento o un grupo que otro cualquiera, con tal de llenar sus apetencias y defender sus intereses personalistas.

Es lo que acaba de ocurrir con la ex senadora conservadora Liliana Rendón, quien obsesionada desde hace tiempos por ser gobernadora de Antioquia, cree que el mejor camino es el uribismo, ahora que su jefe, mentor y empujador de siempre, Luis Alfredo Ramos, afronta problemas con la justicia.

No solo dejó de ser conservadora sino “ramista” de corazón, y se le verá en adelante acompañando a los candidatos del Centro Democrático, no importa que en el pasado haya sido la primera y más acérrima opositora a la tercera reelección de su ahora nuevo jefe.

Todos los políticos y también las políticas, cambian de nido o de parecer como cambiándose la ropa interior.

Y los votos, qué?

Con excepción de quien la encabeza, Oscar Darío Pérez, y de Regina Zuluaga, quien aparece en el tercer lugar, en la lista uribista a la cámara de representantes por el departamento de Antioquia, nadie más aporta votos ni tiene alguna mínima recordación entre los ciudadanos del común.

Los otros dos que podrían tener cierto capital electoral, Carlos Ignacio Cuervo y Sebastián Moreno, fueron relegados a puestos no efectivos, y de ahí la renuncia de Moreno, quien alguna vez fuera presidente del Directorio conservador de Antioquia.

En “La Luciérnaga” del jueves se gozaron de lo lindo al joven Santiago Valencia González, el hijo del ex ministro Fabio Valencia Cossio, que ocupa el segundo renglón en dicha lista, pese a que el único cargo público que ha tenido en su vida es el de subsecretario de un despacho de poca monta en la administración medellinense.

La rosca paisa se ha trasteado del fútbol a la política.

Interbolsa paisa

Así definió el concejal Bernardo Alejandro Guerra el caso de la firma constructora Fajardo Moreno y de su representante legal, Andres Fajardo Valderrama, hermano del gobernador de Antioquia.

El concejal liberal que ha venido haciendo una serie de graves denuncias sobre el comportamiento de esa firma y de su representante, anunció para este miércoles la revelación de otra serie de documentos comprometedores que dejarán en evidencia –según lo expresó– las maniobras fraudulentas que en varios terrenos ha realizado el hermano del mandatario antioqueño.

Guerra afirmó que toda la documentación revelada por el hasta el momento, se encuentra en poder de la fiscalía general de la nación, la procuraduría y la contraloría general, y que está en espera de que esas temidas entidades hagan algo concreto para castigar a los responsables.

El miércoles el concejal también pondrá en evidencia a varios funcionarios que todavía están vinculados con la administración municipal y que con su omisión o complicidad, permitieron en las dos anteriores administraciones la elusión y evasión de impuestos, lo mismo que otras graves irregularidades.

Doble militancia?

En ella podrían incurrir Oscar Darío Pérez Pineda y Regina Zuluaga, primer y tercer renglón en la lista de cámara de Antioquia por el Centro Democrático, según estimaron personas conocedoras de estos bretes electorales.

Hasta el momento ni Pérez Pineda ni la ex concejal Zuluaga han renunciado a su partido conservador en el cual han militado desde que se asomaron por primera vez a las actividades políticas.

Dirán algunos que todavía no es tiempo porque el Centro Democrático no existe como partido oficialmente, pero cuando se surtan todas las exigencias para serlo, ellos tendrán que definirse.

Reforma inocua

La reforma al sistema de salud, herido de muerte desde la nefasta Ley 100 cuyo gestor principal fue el entonces senador Alvaro Uribe, es un simple maquillaje y en nada cambiará para beneficio de los colombianos, según la percepción generalizada entre expertos que conocen el tema.

“Esta ley perpetúa el sistema de salud que tenemos, sistema que se fundamenta en la compra venta y en la mercantilización de los servicios. Va a ser poco lo que se logre avanzar en el derecho fundamental a la salud”, opinó Luis Alberto Martínez, conocedor del tema y coordinador de la mesa por la transformación de la salud, que funciona en Medellín.

Esta reforma va a pasar después de la “operación no al trabajo suplementario” aplicada por los senadores, la cual les sirvió para doblegar al gobierno y conseguir el regalazo de los ocho millones mensuales que les había quitado el Consejo de Estado.

Más barato por docenas

Seguirá entonces, gracias al pernicioso sistema que implantó la condenable Ley 100, la “mercantilización de los servicios” a la que aludió el experto Martínez en la anterior nota.

Continuarán las negociantes EPS dejando acumular operaciones quirúrgicas no urgentes, hasta completar un grupo de ocho, diez o doce pacientes con el fin de contratar por volumen con cualquier hospital o clínica, entidades que dicho sea de paso se prestan a este infame comercio.

Con las parturientas no pueden actuar así, pero sí pudieran, seguro que también los niños nacerían en Colombia con diez, once o doce meses de gestación.

En la salud como en el comercio, a veces resulta más barato por docenas.

Anti radio

Aunque sea en vano, vale la pena insistir en el tema de la cloaca en que muchos han convertido buena parte del dial antioqueño, tanto en el segmento del a.m. como en el de la f.m.

Si se hiciera un concurso para ver cuál de las emisoras es la más vulgar, chabacana y ofensiva con sus oyentes, que tampoco deben ser cosa del otro mundo intelectual y moralmente, habría empate entre varias de ellas, incluidas, claro está, Olímpica, Radio Uno y Radio Cristal.

Ests dos últimas, para mayor vergüenza, pertenecen a la cadena RCN, entidad que como algunos periódicos proclaman por un lado la decencia, el respeto y las buenas costumbres, y por el otro, con sus medios subsidiarios, borran con el codo lo que escriben con la mano.

Mucha ciencia, mucha fibra óptica, muchos avances tecnológicos, hasta satélites en órbita, pero de cultura, educación y promoción de los valores, nada de nada por cuenta del inservible — en este terreno — Ministerio de las Comunicaciones.

Anti tv

Aunque también resulte estéril, hay que insistir en las ediciones mejoradas de “El Bogotano”, “El Caleño” y “El Espacio” en que han sido convertidos los noticieros de los canales Caracol y RCN.

No hay derecho a que con el cubrimiento que tienen, los recursos técnicos y financieros de que disponen y la nómina de periodistas que poseen, abran siempre sus emisiones con la puñalada, el disparo, el feto abandonado o el marihuanero aprehendido, cuando no con la borrosa “imagen” de la virgen en la pared de algún cuartucho de mala muerte.

De nada les sirve a sus directores y jefes de emisión el ejemplo de otros países que en materia de televisión informativa están a la vanguardia, pues prefieren la “peruanización”, el miserablismo, el morbo, el crimen y el semen.

Jamás con el formato que mantienen, los noticieros de Caracol y RCN podrán aspirar a figurar siquiera entre los medianamente aceptables del continente, no obstante tener unos directores de renombre, pero solo eso, porque no se ven ni su mano ni su orientación.

Cuento o realidad

Érase una vez un país donde el día solar fue alargado hasta las diez de la noche para que los más opulentos pudieran mejorar sus ingresos, gracias a la exacción hecha a los míseros sueldos que ganaban la mayoría de sus habitantes.

Los días de fiesta y el trabajo en domingo también fueron extirpados de raíz para satisfacer los deseos del príncipe y de quienes cumplían sus ucases en el congreso, todos ellos altamente apreciados y venerados por quienes gracias a esas decisiones, se lucraban y engordaban sus ya robustos presupuestos.

No obstante, los ignaros y torpes habitantes de ese pueblo adoraban a sus verdugos y les manifestaban su complacencia y sumisión entregándoles cada que podían, su voto para que siguieran en las mismas.

El contraste

Alguna vez, un poderoso organismo de ese país decidió hacer algo de justicia y poner fin a los abusos ofensivos que un grupo de privilegiados mantenía en medio de la miseria general.

Pero he aquí que el entonces vigente príncipe, el que había reemplazado al autor del zarpazo a los trabajadores años antes, decidió que no, que pobrecitos, que cómo así, y también de un plumazo les restituyó un regalo mensual de ocho millones de pesos, dinero que a algunos de esos privilegiados les alcanzará hasta para comprar la gasolina de sus vehículos.

Moraleja: Al pueblo sí lo capan dos veces, porque millones de imbéciles volverán a votar en las elecciones de marzo por estos pobres viejecitos sin nadita de comer.

Ejemplo y mala leche

En serio, ante el regalo gubernamental de ocho millones mensuales a cada congresista, el cual, dicen, no tuvo la intención de ponerlos a cumplir nuevamente con su tarea para la que se habían mostrado renuentes, uno de ellos, Ivan Cepeda, renunció a recibirlo.

En una postura decente y acorde con lo que propugna, consideró que “es hora de que los congresistas renunciemos a privilegios injustificados e innecesarios”.

Como una golondrina no hace verano, todos a una como en Fuenteovejuna los restantes HHPP estarán a dos manos esperando su regalo en la última quincena de octubre.

No podía faltar alguien con mala leche para fustigar a Cepeda. Y el asunto corrió por cuenta del papá del ministro del interior, el eterno congresista Aurelio Iragorri Hormaza.

“Me gusta mucho que haya gente que tenga tanta capacidad económica y que seguramente tienen unos subsidios que no conocemos”, manifestó el legislador caucano al lanzar, sin querer queriendo, su malévola sugerencia.

Lo que sí está claro es que ni Cepeda ni su familia tienen grandes extensiones de tierra, y mucho menos baldíos.

El ejemplo de Cepeda fue seguido después por Juan Lozano y por Camilo Romero, quienes también anunciaron su rechazo al “regalito” del gobierno.

Y el resto qué, ministro?

Para defender el regalazo a los congresistas, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, tan necesitado de la “buena voluntad” de ellos y de su obediencia en las cámaras, dijo que “no convienen los cargos mal remunerados, aunque a la gente le suene bien la reducción del salario de un congresista”.

Suena a música celestial esa afirmación ministerial sobre la no conveniencia de los cargos mal remunerados. Lástima que sólo sea extensiva a quienes devengan millonarios sueldos y no a los millones de compatriotas que deben hacer malabares día y noche para subsistir con el mísero mínimo.

Validación

Todo el anterior episodio sirve para justificar el pésimo concepto en que la mayoría de los ciudadanos tiene al congreso y a la gran mayoría de sus integrantes.

Igualmente da plena validez a conceptos como este, expresados en los últimos días: “El Congreso de Colombia no es otra cosa que una cloaca llena de ratas, con excepciones, pocas por cierto”…. “Como ciudadano siento ganas de vomitar cada vez que me toca leer o informar sobre la cloaca de la plaza de Bolívar”. Felipe Zuleta Lleras. El Espectador, domingo 6 de octubre.

O estas otras frases: “Inaceptable. Vergonzoso. Un Congreso donde desde años no se ventila una idea, donde no se conoce lo que es ética, ni compromiso con las regiones, sino que está reunido únicamente para inventarse componendas, para alcahuetear torcidos, para amangualarse entre ellos para poder seguir atornillados en sus curules…Se tapan entre todos la caca para qué no huela, aunque hieda por los pasillos”. Aura Lucía Mera, El Espectador, lunes 7 de octubre.

Intervención en política?

Andas felices los malquerientes del gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, quien al parecer y en el colmo de la ingenuidad, les dio “papaya” para que lo empapelen ante la Procuraduría.

Sin necesidad alguna le dió por poner lo que llaman puntos sobre las íes para referirse al descalabro de lo que ahora es el Partido Verde, en una carta dirigida a integrantes del movimiento Compromiso Ciudadano, del cual el mandatario antioqueño es principalísima figura.

Muchas llamadas se han hecho al gran inquisidor para que tome atenta nota de lo escrito y dicho por Fajardo en esta salida en falso, que podría acarrarle más de un problema en el inmediato futuro.

Senadora de dónde?

Desde cuándo es senadora Paola Holguín, quien hace parte de la lista de candidatos uribistas a la cámara alta ?

Si el solo hecho de figurar en una lista de candidatos otorga con anticipación la senaturía, sería esta la primera vez que tal cosa ocurra, algo que solo podía pasar en esta Colombia insólita.

Pues la ansiosa Holguín ya aparece con gran foto y firma como senadora del Centro Democrático, por lo menos en los boletines de prensa que hace llegar a los medios, lo que podría convertirse en una falsedad si se trata de otros documentos más serios y comprometedores.

A la linda Paolita habrá que recordarle aquello de que no por mucho madrugar amanece más temprano. Espere hasta marzo a ver qué pasa.

La retaguardia

Pérdida de investidura .- Al representante liberal por Antioquia, Oscar de Jesús Marín le fue decretada la pérdida de su investidura por el Consejo de Estado, al haber incurrido en conflicto de intereses, pues no solo no se declaró impedido -estando obligado legalmente a hacerlo-, cuando en la Cámara de Representantes hizo aprobar con su intervención y votó una solicitud de cambio de radicación de un proceso de responsabilidad fiscal seguido en su contra por la Contraloría General de Antioquia.

A pesar de que la Constitución Política le fija al Consejo de Estado un término de veinte días hábiles, contados desde la fecha de la solicitud, para decretar la pérdida de investidura, en este caso la mencionada corporación se demoró 665 días para ello, pues la solicitud fue presentada el 11 de septiembre de 2011 y sólo se decretó el 9 de julio de 2013. Pero lo más grave de todo, es que el representante Marín sigue fungiendo como tal, merced a tácticas vergonzosamente dilatorias como pedir la aclaración de la sentencia o interponer recursos impertinentes, sin que de otro lado, esa respetable corporación ponga fin a tamaña burla. Por eso, como dicen en los pueblos paisas, el aludido representante aspira a comer natilla ostentando la investidura parlamentaria.

Compartir: